Publicidad

Renta Bruta de Semovientes

El impacto que tendrían estos precios en la Renta Bruta de semovientes y cómo se puede ir evaluando el impacto de cara a octubre, que es el vencimiento del pago y presentación de la Declaración Jurada de IRAE Agropecuario

Mercedes Gómez.jpeg
Estudio Nopitsch &amp; Asoc.<br/><br/>

Mercedes Gómez | Socia del estudio Nopitsch & Asoc. | [email protected]

En columnas anteriores estuvimos conversando sobre cómo pueden incidir los altos valores de los bienes agropecuarios en aquellos contribuyentes que estuvieran liquidando IMEBA como impuesto definitivo, dado que la continuidad en este impuesto depende entre otros factores, del nivel de ingresos originado por la venta de bienes agropecuarios.

En esta ocasión nos pareció interesante, repasar para aquellos que liquidan el IRAE en forma Real el impacto que tendrían estos precios en la Renta Bruta de semovientes, y como se puede ir evaluando el impacto de cara a octubre, que es el vencimiento del pago y presentación de la Declaración Jurada de IRAE Agropecuario.

IRAE Real.

Recordemos que en grandes líneas podemos decir que la liquidación del IRAE real implica la aplicación de la tasa del 25% sobre el resultado fiscal, ingresos menos gastos, aplicando la normativa fiscal, lo que implica analizar la tributación de la contraparte y que los gastos estén debidamente documentados. A su vez, debemos considerar ciertas restricciones en la deducción de ciertos gastos y deducciones incrementales en otros, así como la renta bruta de semovientes, siendo este ajuste en particular el que comentaremos hoy.

La renta bruta de semovientes resulta de deducir a las ventas el costo de las mismas. Dicho costo es igual a la existencia inicial más las compras del ejercicio menos la existencia final. La existencia inicial y la final se valúan a precios en plaza de fin de ejercicio para cada categoría de semovientes, atendiendo lo declarado en la Declaración Jurada de Dicose. Los “precios en plaza” son fijados por la Administración Fiscal cada año con el asesoramiento del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, en general los mismos se publican en el mes de agosto.

La definición que hay detrás de la renta bruta de semovientes es de capital operativo, no financiero, es decir, la empresa va a tener un resultado positivo si tiene un número mayor de cabezas de ganado o si al cierre tiene ganado de una categoría más valiosa. No va a tener un resultado por el aumento de precios del ganado, dado que la existencia inicial y final se valúan a los mismos valores, con la excepción de las compras y ventas donde los valores a considerar son los de las respectivas transacciones.

Entonces, se debe atender la situación particular de cada explotación para analizar el resultado derivado de la Renta Bruta de Semovientes.

Por ejemplo, si estuviéramos frente a un productor que inició su explotación en este ejercicio, se dedica a invernar, realizó compra de ganado y aún no concretó ventas. A pesar de no haber vendido va a tener que pagar IRAE, porque va a tener una RBS positiva, asumiendo que los valores de compra serán inferiores al valor en plaza determinado por la Administración Fiscal. Con esto, lo que queremos dejar claro es que este es un ajuste muy particular, para cada tipo de explotación, con lo cual, en agosto, cuando tengamos los valores fijados por DGI es recomendable realizar una estimación de lo que sería la renta bruta de semovientes del ejercicio que finalizó en junio del 2022.

Recomendación.

Nos ha sucedido muchas veces, quedar sorprendidos por el resultado del IRAE cuando hay mucha volatilidad en el dólar, dado que las empresas con moneda funcional dólar, manejan el balance en esta moneda y los impuestos se liquidan en pesos. Entendemos que lo mismo podría suceder dependiendo de la brecha que resulte entre los valores de compra y el valor en plaza fijado por la Administración Fiscal que se utilizará para la valuación del stock de ganado al inicio y al cierre, por eso recomendamos realizar esté cálculo con tiempo e ir evaluando el impuesto a pagar en octubre.

Se agrava la sequía y las consecuencias serán profundas en todas las producciones. El litoral ha tenido más suerte, aunque con lluvias muy desparejas. La falta de agua le mueve el piso a las cadenas productivas y lo sentirá toda la economía.
El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo

Publicidad

Publicidad