Ganadería

“Vamos a trabajar con toda la cadena completa”, afirmó Lapido

Asumió ayer el nuevo titular del Instituto Nacional de la Leche.


El Instituto Nacional de la Leche (Inale) representa a los productores, grandes, medianos y chicos. Vamos a trabajar con toda la cadena completa”, afirmó ayer el Ing. Agr. Álvaro Lapido Bove al asumir la titularidad del organismo donde el Ejecutivo, los productores y la industria se sientan en la misma mesa, para delinear la política lechera.

Lapido, que además de productor lechero fue directivo de la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole), durante la presidencia de Carlos Panizza, sustituyó a Ricardo De Izaguirre, que durante estos últimos cinco años dirigió Inale, en medio de las turbulencias que afectan al sector lechero.

El cambio de mando se realizó ayer, a puerta cerrada, en la sede del Inale, con la presencia del ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte.

El jerarca de gobierno le había pedido a las gremiales de tamberos que le acercaran el nombre de quienes entendían debía estar al frente del Inale, en el marco de un hecho inédito, sumamente valorado por los productores. Las gremiales elevaron tres, pero finalmente la responsabilidad, finalmente, recayó en Lapido.

El presidente saliente, De Izaguirre, le auguró a Lapido: “que el presidente de Inale cuente con el apoyo real del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca es muy bueno”.

A su vez, agradeció a todo el equipo con el que le tocó trabajar y el apoyo de las instituciones que integran el organismo que busca ordenarle el camino a la lechería uruguaya.

Por su parte, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, cerró la ceremonia resaltando la importancia que tiene la lechería para el gobierno de Luis Lacalle Pou. “Estamos convencidos de que es una de las bases más importantes que tiene el Uruguay para crecer”, afirmó Uriarte.

La lechería uruguaya busca levantar la cabeza y salir de un endeudamiento bancario cercano a los US$ 270, a lo que se le debe sumar otros US$ 20 millones con los proveedores. Es endeudamiento para poder crecer y continuar produciendo, siguiendo las señales que le daban los mercados, pero la realidad cambió.

El mundo sigue mirando hacia China, que mueve el mercado mundial con su demanda y lentamente comienza a reactivarse. Además de fortalecer su producción local, también necesita importar y esa es una buena noticia para el mundo lechero y para países productores de alimentos como lo es Uruguay.