Ganadería

La oferta de ganado gordo sigue escasa

Sin presión de la demanda el mercado se estabiliza

El mercado de haciendas parece haber encontrado estabilidad en los valores y la demanda no presiona sobre la oferta, buscando evitar que se disparen los valores del ganado.

Si bien hay rumores de negocios con novillos de punta a US$ 3,30 por kilo, las referencias están bastante por abajo.

En ese sentido, el consignatario Carlos de Freitas, principal de la firma Carlos de Freitas & Cía., dijo a El País que se manejan como valores de referencia para el novillo gordo especial en el eje de US$ 3,20 a US$ 3,25 por kilo.

En el caso de la vaca gorda especial -bien pesada y terminada- las referencias se centran en el eje de US$ 3,05 por kilo. “La oferta de ganado gordo continúa siendo escasa”, admitió el consignatario de ganado. “Es más vendedora en los lugares donde el clima no fue tan benigno” y se precisa sacar ganado de los campos y “menos vendedora en los lugares donde llovió bien”, explicó de Freitas.

En las zonas donde las lluvias ayudaron a recomponer las pasturas, los productores aprovechan a darle más kilaje a los ganados y esperan mejores valores para vender. Por el contrario, en las zonas donde el clima aprieta, los vendedores son más flexibles a negociar.

Desde la óptica del entrevistado, “el mercado de cara a la segunda quincena de enero comenzará a armarse a partir de hoy martes. Noté la semana pasada como que los compradores no estaban presionando sobre la oferta. Estaban más bien expectantes para comenzar a conversar”.

Ni la industria exportadora presiona la demanda por la desaceleración del mercado mundial de carnes, ni el abasto muestra avidez por vaquillonas, categoría cuya demanda se ve incrementada sobre finales de año, apostando al verano en el Este.  “Hay una oferta de vaquillonas muy grande, pero no hay puja en el abasto por esta categoría”, destacó de Freitas.

La poca demanda hace parecer a la oferta como excepcional y contrasta con el panorama que vivían los productores en años anteriores.

Según los datos del Instituto Nacional de Carnes generados hasta el pasado sábado 19, la faena de vacunos cayó 10,8% comparado con igual semana del año pasado. Los frigoríficos industrializaron 44.805 cabezas bovinas y en la semana se mataron 1.949.083 vacunos.

A su vez, con la menor demanda del abasto, la faena de vaquillonas cayó 9,5% (en las mismas fechas de la comparación anterior), habiendo pasado por los frigoríficos 271.389 cabezas bovinas.