Rurales El Suplemento

¿Qué novillo debe producir hoy Uruguay? La visión de los criadores

Seis criadores responde: Rodrigo Fernández, gerente agropecuario de Frigorífico Modelo y director de SG San Salvador; Fernando Alfonso, director de Las Anitas; Álvaro Díaz Nadal, presidente de la Sociedad de Criadores de Angus; Felipe Bove, director de la Sociedad Criadores de Hereford; Alberto Stolovas, vicepresidente de la Sociedad de Criadores de Braford; y Fernando Rovira, presidente de la Sociedad de Criadores de Brangus.

“El que enmascare altos costos con la eficiencia genética”

Rodrigo Fernández, gerente agropecuario de Frigorífico Modelo y director de SG San Salvador: 

– El ideal tiene que coincidir con el que produce el invernador y precisa la industria frigorífica, tiene que existir un equilibrio para que sea un negocio para ambos, sino no es real.

– ¿Por ejemplo?

– Para el industrial, seguramente el ideal sea un novillo de 600 kilos para que baje costos de faena y con nivel de grasa dos, pero ese animal no es el ideal para el productor, por los costos de producción que requiere ponerle grasa a ese novillo y el mantenimiento de esa madre, una vaca de energía de manutención excesiva.

– Entonces, ¿cuál sería el novillo ideal para el productor?

– El invernador precisa un novillo con eficiencia de conversión en un tamaño mediano – frame 4 – que enmascare los altos costos de producción con la eficiencia de su genética y la velocidad de terminación. Para ser ideal tiene que dar 250 kilos de carne con grasa 2 a los 2,5 años si se termina en pastura o 2 años si se termina en feedlot. También tiene que tener un predominio de cortes de valor en el cuarto trasero, y así mayor valor industrial. Ese novillo accede hoy a todos los mercados de calidad, el ideal para el frigorífico.

– ¿Cuál sería el desafío a futuro para la producción?

– Buscando un ideal superlativo, pensaría en ponerle marmoreo a los cortes de alto valor. Para eso hay que invertir en genética con DEPs altos en marmoreo, que obviamente están en el mercado pero no se pagan, aunque hoy no son más caros. Por tanto es una buena oportunidad para que el productor utilice ese EPD e invierta, porque a futuro se va a pagar en la industria cuando algún mercado específico, dentro de Japón por ejemplo, lo requiera.

– ¿Qué desarrollo debe tener es novillo ideal para el país?

– Tiene que tener la plasticidad que con la misma genética llegue con dos dientes a los 480 o 500 kilos en feedlot y con cuatro dientes, al mismo kilaje, en pasturas.

 

“El que explote la conversión de pasto a carne en 18 a 24 meses”

Fernando Alfonso, director de “Las Anitas”:

– Como proveedores de genética a los productores, intentamos hacer un novillo flexible, que se adapte a lo que el productor quiere: que nazca sin problema y a partir de los primeros días de vida empiece a tener una ganancia de peso importante, la más que se pueda, siendo eficiente en la conversión de pasto a carne y explote hasta los 18 a 24 meses, que es la edad de faena que apuntamos como productores. Buscamos un novillo joven, pesado, con carcasas de 240 kilos como mínimo; y que se adapte a las condiciones pastoriles del país con una ganancia de peso muy destacada hasta esos meses.

-¿Qué sucede con las hembras cuando se busca un animal pesado?

– En Uruguay no predomina la utilización del semen sexado, el 50% de los animales que nacen son machos y el otro 50% son hembras, tenemos que tener cuidado de no irnos a animales súper extremos para que no queden vacas súper extremas en los campos. Esa es la flexibilidad que decía al principio, fabricar un animal que explota el crecimiento hasta los 18 a 24 meses y después nivela su curva de crecimiento para pensar en las vacas que quedarán en el campo los próximos años.

-¿Cuáles serán los trabajos a futuro?

– Un desafío a abordar es el marmoreo en la carne, si bien al tener condiciones de recría y terminación a pasto es una característica difícil de medir porque no se termina de expresar por la cantidad de grasa que le ponemos a los animales, distinto a lo que sucede en otros mercados, como Estados Unidos o Australia, donde el feedlot es lo más importante como método de terminación. De todas maneras, genéticamente queremos que el animal tenga marmoreo pensando que a futuro alguna tendencia pueda cambiar y crezca más el feedlot en el país. Sin olvidar que nuestros consumidores, en especial los asiáticos, son fanáticos del marmoreo. Por tanto, en los últimos años hemos estado midiendo e intentando mejorar algunas líneas genéticas.

 

“Utilizando genética y con una mejor cría y recría del ganado”

Álvaro Díaz Nadal, presidente Sociedad de Criadores de Angus:

– El tipo de novillo de exportación que se debe producir depende desde dónde se lo mire, del lado del criador o del industrial. Para ser eficiente, el criador necesita tener en el campo una vaca mediana a chica, con cobertura de grasa subcutánea, que produzca la leche justa, que sea mantenida y con metabolismo basal acorde a la alimentación que damos. Todos sabemos que en Uruguay el alimento a las vacas es escaso, en general viven todo el año a campo natural y en invierno pierden kilos, por lo que se necesita un animal adaptado a esas condiciones. Pero una vaca mediana a chica no producirá un novillo grande.

– ¿Qué novillo necesita la industria?

– La industria tiene que competir con el mercado mundial de carnes, tanto en calidad como en calibres, y cuando se habla de esto en el mundo, es exigencia que los cortes sean pesados. Para producir ese novillo en Uruguay se necesita una vaca mediana a grande.

– ¿Cómo se descuenta esa diferencia?

– Esa es la instancia en la que el uso de la genética puede dar un aporte importante: utilizando toros con datos, que puedan dar la opción que paran todas las vacas y mejore la velocidad de crecimiento al destete hasta los 18 meses sin llevar a la vaca a ser extremadamente grande.

– ¿Qué rol cumple la eficiencia de conversión?

– La eficiencia de conversión será clave a futuro, los animales que más conviertan consumiendo menos serán en el mediano o largo plazo un aporte muy destacado para la ganadería y hará más competitivo el negocio al dueño de la vaca y proveedor de los novillos.

– ¿Qué pasa con el criador que está más cómodo con su vaca mediana?

– El criador tiene sus razones para no cambiar, pero criando y recriando mejor se pueden llegar a los ganados que exige la industria sin necesidad de salir del frame de confort del ganadero. Debemos criar y recriar mejor y usar genética con EPDs.

 

“El que destete con buenos kilos y tenga un crecimiento rápido”

Felipe Bove, presidente Sociedad Criadores de Hereford:

– Pensando en ese novillo que necesita el Uruguay, se debe partir de un rodeo de madres eficientes que puedan criar y destetar a un ternero en buenas condiciones todos los años en el sistema de producción del país. Esto es, con campo natural y suplementación, para lograr un novillo con pesos de carcasas y una conformación acorde a lo que demanda la industria de acuerdo con las exigencias de los mercados internacionales y las tendencias futuras de consumo.

– ¿Qué sucedería si gana mayor relevancia la terminación de animales en los corrales de engorde?

– Creo que cada vez habrán más novillos terminados a feedlot, entonces el productor debe apuntar a utilizar herramientas como la Diferencia Esperada en Progenie (EPD) para identificar las líneas genéticas de un ternero que destete con buenos kilos. Y que enseguida tenga un crecimiento rápido para vender esos novillos a los corrales de encierro, como hacen un gran número de productores uruguayos, que a los 18 o 20 meses llegan a los kilos adecuados que demandan los confinamientos.

– Entonces, es necesario saber qué demandan los mercados y qué pretenden los feedlots…

– Ese es el camino a seguir, saber qué está necesitando la industria, que es quien vende los productos cárnicos a los diferentes destinos, y los feedlots, que se han convertido compradores importantes del sector, que además pagan buenos valores.

– Pero siempre haciendo hincapié en el rodeo de madres.

– Claro, el estereotipo de animal que buscamos debe partir de un rodeo de madres de buena genética adaptado a las condiciones productivas del Uruguay.

 

“Adaptado al clima tropical y más eficiente en la conversión”

Alberto Stolovas, vicepresidente Soc. Criadores Braford:

– Se precisa un animal adaptado al clima tropical y eficiente en la conversión. La producción ganadera uruguaya ha cambiado y cada vez se ha especializado más dentro de la producción de carne. En el país estamos pasando de un clima templado a tropical, por tanto la cría debe pensarse en animales con adaptación al cambio climático, y el verano anterior fue una muestra clara de esto, muchos animales de clima templado a frío murieron en los corrales por el exceso de calor.

– ¿Qué sucede con la eficiencia de conversión en estos animales?

– No hay que olvidarse, por eso siempre pienso en la raza sintética. Los animales con curvas de crecimiento lentas y con deposición de grasa son muy eficientes. Perder el 35% de eficiencia en el vigor híbrido con razas distintas y no perder la calidad de la carne de Uruguay es fundamental. Con el tiempo, el que tiene Hereford deberá pasar al Braford y el que tiene Angus al Brangus. Van a mantener la calidad de carne, el pelo corto y lograrán una curva de crecimiento más larga y convertirá mucho mejor adaptándose muy bien al cambio de clima: no sufre el estrés térmico y eso lo vamos a ver cada vez más con el paso de los años.

– Respecto al negocio, ¿qué pasa con la calidad de la carne?

– No hay una diferencia de precios, la carne certificada Hereford es Hereford y sus cruzas, lo mismo sucede con la carne certificada Angus. Por tanto no vale la pena regalar un 35% de eficiencia en un negocio en que la rentabilidad es corta.

– ¿Cómo se hace más eficiente el proceso productivo?

– En la especialización el criador debe ser un buen criador y el recriador debe ser un buen recriador. Además, la producción ha tendido a que la terminación sea con suplementación, lo que también requiere una especialización. El invernador de novillos de campo que cargaba los animales con 4 años no existe más.

 

“El que se diferencie por tener 30 o 40 kilos más al destete”

Fernando Rovira, presidente Sociedad Criadores Brangus:

– Los criadores buscamos un animal que tenga bajo peso al nacer, buen crecimiento y al momento del destete se diferencie por tener 30 o 40 kilos más, y siempre esté adaptado a los campos del país. El criador que empieza a cruzar con Brangus busca un diferencial y la raza marca un beneficio en el peso al destete, además de que la madre tiene muy buenas condiciones productivas.

– En cuánto a las características del novillo, ¿qué se necesita?

– El novillo ideal es el que se completa para faena lo más temprano posible en su edad, lo que depende mucho de las características de los campos y de la alimentación, pero cuando llega a los 2 años o 2,5 años con un peso superior a los 480 kilos en estado de faena, es el novillo que precisa la cadena cárnica del país.

– ¿Se debe ser más eficiente en la producción ganadera?

– Es fundamental hacer más intensivo cada proceso de la producción para acortar los ciclos. En los últimos años la cría se ha corrido a los campos de menor calidad por la fuerza de la agricultura, a pesar de eso el criador en campos más pobres se ha especializado para agregar mayor peso al ternero de destete y lograr un beneficio económico. Lo mismo ocurre con el recriador o el invernador.

– Cuanto más joven el animal a faena es mayor la calidad del producto…

– Si, lo importante de lograr un animal joven es la calidad de carne, y la relación es directa. En la medida que el animal envejece la calidad de la canal empieza a bajar porque la deposición del músculo va cambiando, el animal más nuevo tiene un mejor trasero y el más viejo más músculo en el delantero, que siempre son cortes de menor valor.

– ¿El mayor peso al destete es una ventaja para llegar con animales jóvenes a faena?

– Con Brangus es posible un crecimiento acelerado y una blandura de engorde, una combinación relevante para mejorar el resultado económico.