Publicidad

El consumo de carne en Brasil se retajo 40% al cierre del año pasado

Es el más bajo registrado en 25 años

jbs foto 2.jpg

Brasil tiene actualmente el consumo de carne bovina más bajo en 25 años desde que comenzó la pandemia de Covid-19, con 26,5 kilos por persona al cierre de 2021. En comparación con 2006, cuando hubo un pico de 42,8 kilos por habitante, la disminución es de casi 40%.

Los datos, de la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), fueron resaltados y utilizados como referencia por investigadores del Centro de Inteligencia de Carne de Embrapa (CiCarne), informó Valor y repicó Faxcarne.

El escenario es el resultado de la suba de precio del producto y el menor poder adquisitivo de las personas debido a la inflación y el desempleo. Para CiCarne, el escenario debería cambiar “en un futuro próximo”. “Esperamos un crecimiento constante a medida que mejoren los ingresos y las preferencias alimentarias. La tendencia a una percepción de mejor salud [al consumir la proteína] también juega fuerte en la carne de res”, afirman los investigadores.

Sin embargo, es posible que la recuperación del consumo doméstico no se produzca a corto plazo. La expectativa es que las economías globales gocen de una recuperación en 2022 con el avance de la vacunación. Sin embargo, la inflación y el desempleo continuarán presionando el consumo de carne vacuna en Brasil. El mercado interno absorbe el 75% de la producción.

Según CiCarne, 2021 estuvo marcado por la falta de animales para abastecer el mercado interno. Además del impacto del ciclo ganadero, la escasez de lluvias en las principales regiones productoras también afectó el engorde. Así, el nivel de precios del ganado gordo se mantuvo por encima de R$/@ 300.

El escenario es de un ciclo ganadero en transición, con el precio del ternero que aún se encuentra por encima del valor promedio nominal de 2020. Esto conducirá a la retención de hembras para aumentar la producción. “El ciclo ganadero actual comenzó en 2019 y los costos de reemplazo deberían comenzar a caer recién en 2023, a pesar del aumento de la oferta de estos animales en 2022”, dicen los analistas de CiCarne.

En cuanto a las exportaciones, según Embrapa la expectativa es de aumento en 2022. Asia seguirá siendo el principal consumidor de carne vacuna brasileña, con China a la cabeza.
Además, los márgenes de los frigoríficos deberían continuar ajustados en 2022. Habrá escasez de vacas para ofrecer al mercado interno, en tanto que las industrias buscarán novillos, que tendrán una demanda intensa desde el mercado externo y precios altos.

En 2020 las exportaciones de carne porcina sumaron 42.237 toneladas
Las exportaciones de los seis principales proveedores aumentarían en el entorno de 10% a 2,17 millones de toneladas peso embarque
Las expectativas del gobierno sitúan a la producción de 2022 en un récord absoluto, 277 millones de toneladas
La mayor parte del centro y norte de Buenos Aires, parte de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos han recibido lluvias y tormentas de variada intensidad, con registros que van desde cinco milimetros hasta más de 40 milimetros
El sector agropecuario tiene una enorme preocupación por las pérdidas en los rindes por efecto de la falta de precipitaciones
Al cerrar 2021 China fue el principal destino, pero el producto llega a otros 140 países en el mundo
En total, fueron 47 los mercados a los que accedió Paraguay, siendo Chile el principal con 135.000 toneladas y una facturación de 712 millones de dólares
Santa Catarina exporta carne de ave y cerdo a 160 países, pero produce sólo la mitad de la carne vacuna que consume
Una menor proyección de los resultados reaccionó en el mercado de futuro en Chicago
El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, se reunió con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, para solicitar ayuda a los productores; dijo que la próxima semana habrá una evaluación sobre el impacto de la falta de lluvias; también habló sobre la asamblea de Armstrong

Publicidad