ovinos

Miguel Sanguinetti: El productor de ovinos mostró “resiliencia” y va a recibir su premio

La clave es el negocio y debe ser bueno para que la gente se largue a incrementar su stock de ovinos. Lo que pasó con la lana, por el Covid-19, operó en contra de todo lo que veníamos trabajando”.

 

Pablo Antúnez

El presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) asegura que es posible que Uruguay vuelva a crecer a 12 o 14 millones de ovinos. Sigo convencido que se puede. Hoy con los cambios productivos, es posible lograr esa meta”. Los precios de las lanas finas comenzaron a subir y la máquina de producir corderos se mantiene estable. El futuro es promisorio

-¿Cuáles son las perspectivas para el rubro ovino?
-Las perspectivas son muy buenas. Indudablemente el rubro ovino pasó un año muy complicado y más en lanas. Comenzó con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, en octubre de 2019 y luego siguió la pandemia del Covid-19 que golpeó los mercados. Fue muy difícil. El ultimo mes del 2020 comenzó a destrabarse toda la situación y por lo menos las lanas finas comenzaron a venderse y a buenos precios. Eso está haciendo cambiar la cabeza de algunos productores, porque en Uruguay, la raza mayoritaria produce lanas medias y más gruesas, pero la realidad es que cuando uno ve que se venden las lanas finas, luego de casi 8 meses sin comercialización, las perspectivas comienzan a cambiar.

-¿Y por el lado de la carne ovina?
– La carne ovina y especialmente la de cordero, tiene un lugar de preferencia en el mundo, es una especialidad. Sin duda que todo lo que pasó con la pandemia afectó una fluida comercialización, pero el futuro es promisorio. En cuanto a la faena de ovinos, el año pasado los datos fueron muy buenos, pero el nivel de vientres se mantuvo. Eso demuestra que el productor no liquidó la máquina de producir ovinos.

-¿Considera que en lo interno se van levantando algunas de las restricciones que obligaban a los productores a deshacerse de sus ovinos?
– Sí, es así. El proyecto de combate a la bichera es un apoyo muy fuerte para la producción ovina. Si logramos combatir el abigeato y se soluciona esa parasitosis en la gran mayoría de las zonas, será un gran logro. Hay mucho trabajo positivo. Se está comenzando a trabajar para evitar el ataque de las jaurías de perros a la majada y considero que se avanzará a partir de la puesta en marcha del Instituto de Bienestar Animal, que apunta a la tenencia responsable y la responsabilidad social, además de querer controlar las poblaciones de perros, promover las castraciones e identificar a todos los animales. Hay zonas donde se solucionaron todos los problemas con los perros, cuando la gente se une y trabaja en conjunto con los vecinos.

-¿Sigue faltando mano de obra en este rubro?
-El ovino demanda mucha mano de obra y todos sabemos las dificultades que hay para conseguir gente, pero hay nuevas tecnologías. Hoy existen máquinas de esquila que usan grifa SUL que en temporada baja, descolan, desojan , dan toma contra parásitos y despezuñan. Todas las cosas tienen solución. Muchos productores tienen en la cabeza que la oveja da trabajo, pero también tienen claro que es complementario y que funciona bien en complementación con los vacunos.

-¿Uruguay tiene ventajas competitivas frente a otros productores de carne ovina y lanas?
– Creo que tiene miles de ventajas frente a los competidores, quizás no tuvo las condiciones adecuadas de competitividad y eso pega. Perdimos 15 o 20 años frente a nuestros competidores con desventajas arancelarias. Eso es un punto importante que hay que atacar, ya se está trabajando. Hay que ver cómo trabajan los aranceles Australia y nueva Zelanda. A su vez, cumplir y respetar el bienestar animal es otra diferenciación. En la producción ovina uruguaya no aplican ciertas prácticas contra el bienestar animal como en Australia. En un futuro, eliminada la mosca de la bichera, se bajará la cantidad de antibióticos, curabicheras y otros productos que pueden ser contaminantes en carne y lana.
Creo que las posibilidades de diferenciarse y hacer producciones naturales, están y Uruguay tiene las mejores posibilidades.

-Un mensaje al productor
-Quiero destacar el poder de resiliencia del productor ovino uruguayo. Pasamos un año y medio muy difícil, la gente aguantó, gastó dinero, mantuvo los ovinos y estoy seguro que va a recibir su premio.