Publicidad

Competitividad y reformas

La economía uruguaya se recuperó de la pandemia y enfrenta ahora problemas de competitividad que vienen desde antes de la llegada del virus. Es importante superarlos para mejorar los ingresos y la calidad de vida. El impulso para nuevas reformas es bienvenido

Nicolás Lussich.jpeg

Los últimos datos de la economía global y local, van confirmando que el escenario para la actividad y los agronegocios no es tan auspicioso como en la primera parte del año. Los principales motores de la economía global enfrentan problemas diversos y el FMI redujo la proyección de crecimiento para EEUU, China y la zona a Euro a 2,3%, 3,3% y 2,6% respectivamente.

Europa está enfrentando los problemas que acarrea el aumento de la inflación, que afecta el consumo, al tiempo que se avecina el invierno con una situación de alta incertidumbre en la provisión de energía por el conflicto con Rusia. En China, a los problemas generados por la política Covid Cero se suman incertidumbres financieras en el sector inmobiliario y las incertidumbres geopolíticas por Taiwan y sus derivaciones. Y EEUU aumenta la tasa de interés para bajar la inflación, mientras mira de reojo la marcha de la economía: el PBI cayó por dos trimestres seguidos, pero el mercado de trabajo sigue firme. En consecuencia, el dólar se ha fortalecido a nivel global, lo que hace retroceder los precios de acciones y productos, aunque con alta volatilidad.

Así, los precios récord quedaron atrás y ahora los mercados buscan un nuevo equilibrio - si es que eso existe- que arbitre el menor crecimiento global y el fortalecimiento del dólar. En Ucrania el conflicto sigue y -si bien el acuerdo para permitir embarques de grano desde el Mar Negro es alentador- lejos está esa zona del mundo de la estabilidad. Muchos precios han vuelto a niveles pre-guerra, pero con un dólar más fuerte (son valores mayores en términos reales). En Uruguay, sin embargo, el fortalecimiento del dólar no es tal.

Dilemas locales

La moneda estadounidense subió 3% en julio, pero está 6% por debajo de su nivel de un año atrás, lo que sumado a una inflación que no cede (9,6% anual, gráfica) implica que el dólar ha caído 15% real en el último año. De manera que el gran empuje exportador -con ventas que aumentan 36% en dólares- se modera a un 20% real (cuadro). Era esperable que el dólar baje, pero comienzan a vislumbrarse problemas de competitividad por precio, tal como muestra la evolución del tipo de cambio real que calcula el Banco Central.

inflacion anual.jpg

Aún con el crecimiento de las exportaciones de bienes, una vez superada la pandemia la economía vuelve a enfrentarse a problemas de competitividad estructurales, que ya estaban presentes antes de la llegada del virus, y qué hacían retroceder el empleo entre 2016 y 2019. El mercado de trabajo retomó los niveles pre pandemia, pero en los últimos meses muestra estancamiento y cierto retroceso (gráfica).

tasa de empleo.jpg

Las exportaciones mejoran el empleo de manera contundente, en cantidad y calidad (salarios promedio mayores), en Montevideo y –particularmente- en el resto del territorio. El gran aumento en los volúmenes de exportaciones de granos seguirá impulsando la actividad, aunque la caída en la faena hará que la actividad asociada a frigoríficos merme transitoriamente.

La economía uruguaya tiene múltiples factores de dinámica y el agro está entre los principales, pero otros sectores aún tienen problemas. El turismo está expuesto a la crisis argentina, con un tipo de cambio paralelo que achica la llegada de argentinos y motiva a los uruguayos a cruzar los ríos. La diferencia cambiaría con Argentina no puede subestimarse y en los recientes anuncios del nuevo ministro Massa no hubo la menor mención a una normalización cambiaría, de manera que el desbalance cambiario persistirá y amenaza la próxima temporada. Por otra parte, en Uruguay la mayor inflación y el mencionado estancamiento del mercado de trabajo limitan la expansión del comercio y consumo internos, que aún no se recuperan totalmente de la pandemia, en especial en algunos sectores.

Aún con estas dificultades, el gobierno mantiene la iniciativa de impulsar reformas que considera imprescindibles y que - más allá de la coyuntura económica- son claves para mejorar la competitividad de la economía en el mediano y largo plazo.

Discusiones que importan 

En la enseñanza la ANEP impulsa cambios para enfatizar la educación en base a competencias, entendidas como las capacidades necesarias para desempeñarse en un mercado de trabajo cada vez más exigente y cambiante. Si bien la educación no solo se remite a educar para el empleo, mejorar las capacidades laborales de la población es fundamental para tener una economía más productiva y competitiva.

La reforma educativa puede tener –naturalmente- aspectos discutibles, pero hay que diferenciar muy bien los cuestionamientos técnicos, bien fundamentados, de la resistencia de grupos de interés, corporativos o sindicales, que se oponen a los necesarios avances.

Algo similar puede plantearse respecto a la reforma de la seguridad social, de enorme importancia para la economía y la sociedad. El anteproyecto parte de principios difícilmente criticables, como hacer un sistema más justo y financieramente sostenible, promoviendo cambios de manera gradual, como es típico en los procesos de cambio en Uruguay. La propuesta tiene un alcance tan amplio que se dudaba que el gobierno la impulsara durante esta administración. Primó la impronta del Presidente, que se vuelca más a la iniciativa política que al cálculo político.

exportacion de bienes.jpg

Es una actitud bienvenida, más allá de las genuinas discusiones y argumentos que pueden contraponerse. También en este caso hay que separar las críticas constructivas de los intereses corporativos. La reforma de la seguridad social es muy relevante porque –en el fondo- es una reforma en las condiciones de empleo, en la medida que cambia - a mi juicio mejora- la manera en que los trabajadores y el Estado establecen el acceso a la jubilación y su financiamiento.

De todas formas, esto no debería soslayar la necesidad de seguir avanzando en reformas laborales, tal como está planteando la OIT. Las relaciones laborales en Uruguay aún tienen vicios negativos. Garantizados los derechos sindicales -un claro logro de las administraciones anteriores- es clave avanzar para evitar abusos y desbordes, como notoriamente sucede en el sector lácteo, frigorífico, en la pesca y en otros sectores.

También es alentador que se mantenga activa la agenda comercial, a pesar de que los resultados no son inmediatos. En la medida que bajan los precios, los aranceles comienzan a pesar más en los números de los exportadores-importadores. Además, nuevos acuerdos comerciales habilitan nuevas oportunidades de negocios para sectores existentes u otros que surjan por la propia dinámica comercial. La que quedó a un lado –esperemos que transitoriamente- es la Reforma del Estado en el capítulo referido a la carrera funcional, que se está impulsando desde la ONSC. Se presentará el año próximo.

Más allá de estas reformas estructurales, no hay que perder de vista los problemas de actuales de competitividad precio. En los años 90, tanto en Argentina como en Uruguay, los planes de estabilización lograron visibles avances en sus primeros años de aplicación, y el entusiasmo llevó a pensar en reformas denominadas “de segunda generación”, algunas de las cuales se concretaron (energía), otras no totalmente (educación). Se soslayaron los problemas latentes de competitividad que emergían por el retraso cambiario, que luego debió corregirse de manera drástica, con crisis. Si bien hoy la economía uruguaya está más robusta que en aquellos tiempos y hay flexibilidad cambiaria, no sería bueno tropezar de vuelta con la misma piedra.

El principal factor que impactó de forma negativa sobre los precios internacionales de la carne vacuna el año pasado fue la política de cero Covid en China. Eso quedó de lado, por lo que es lógico pensar que haya una evolución positiva del mercado en los próximos meses
Llama la atención que en estas horas se hable por todos lados de una situación que comenzó hace meses. Es como que recién ahora “la seca llegó a Montevideo…”
La economía china promete reactivarse este año, aunque todavía plantea incógnitas. Es un asunto clave para los agronegocios, en especial para el sector cárnico. Mientras, se siguen esperando lluvias más generalizadas. Si no hay más oferta, el efecto de una mayor demanda será acotado
Según José María Rodríguez, “se ven cambios en el patrón meteorológico, porque empieza a llegar más humedad a la región que dejará lluvias de mayor frecuencia y acumulados en febrero y marzo
En el presente artículo comentaremos los incentivos tributarios por inversiones en Uruguay, específicamente para el sector agropecuario y relacionadas con el “agua”, frente a esta situación particular de sequía que atraviesa el país. Los mismos son diferentes, dependiendo si se trata de un contribuyente de IRAE o IMEBA.
El 2023 será un año más exigente para los agronegocios y no solo por la sequía. Uruguay quedó con costos altos en 2022 y no será fácil revertirlo. Pero avanzar más despacio no es retroceder.
A partir de que China recompuso su producción de carne de cerdo tras superar la epidemia de peste porcina africana, los precios de esta proteína bajaron de forma drástica y llamó la atención que no lo hicieran los de la carne vacuna. La Ruta de la Seda, que está permitiendo la llegada de carne importada a zonas alejadas de la costa china, jugó un papel preponderante para sostener el precio del producto que se importa fundamentalmente desde América del Sur.
Las ventas de bienes al exterior marcaron un récord impactante y el desafío es mantener el impulso. No será fácil: el escenario externo está cambiando y los precios bajaron. Por esto, también tienen que bajar los costos, dentro y fuera de los establecimientos.
El segundo semestre de este año fue complicado para la ganadería, aunque terminó dando sorpresas positivas en la agricultura. Si el clima acompaña, estos agronegocios seguirán aportando a la economía.
El escenario económico global y local se muestra más restrictivo en el cierre del año, pero los establecimientos agropecuarios, en general, han acumulado fortalezas para seguir adelante. Ahora tienen que ayudar el clima y la conducción económica.
En los próximos años los cambios en el uso del suelo seguramente mantendrán la tendencia de los anteriores; con la segunda planta de celulosa de UPM, lo lógico sería que se dé un crecimiento adicional de la superficie destinada a la forestación, aunque no debería ser muy significativo
La actividad no creció en el tercer trimestre y la economía cierra el 2022 con retraso cambiario y una economía global floja. Aun así, hay fundamentos para retomar la dinámica

Publicidad

Publicidad