Región

Brasil comienza un proceso de recuperación económica que podría beneficiar a Argentina

Después de seis años de estancamiento, el principal socio comercial de la Argentina muestra una estimación de crecimiento que podría impactar en las exportaciones argentinas, según la consultora Ecolatina

Los presidentes Alberto Fernández y Jair Bolsonaro. Foto: Infobae

INFOBAE | Después de casi seis años de estancamiento económico, las perspectivas de un crecimiento del PBI de Brasil cercano al 3,5% para 2021 anticipan una mejora sustancial en las exportaciones de productos manufacturados de la Argentina, sobre todo para el sector automotriz y de la industria del plástico, según un informe privado.

La mejora en la exportación de bienes se vería potenciada por la apreciación en 2021 de la moneda brasileña, que podría superar la línea de 5 reales por dólar, lo que mejoraría la competitividad de los productos argentinos y potenciaría las ventas hacia el principal socio comercial de la Argentina este año.

La importancia de Brasil en la economía argentina se refleja en que, además de representar casi un quinto del comercio internacional argentino-, sólo en 2 de los últimos 35 años la Argentina pudo crecer mientras la actividad brasileña caía, lo que refleja la fuerte correlación entre ambos mercados, explicó un trabajo de la consultora Ecolatina.

En los últimos seis años, la recesión y la depreciación del real frente al dólar afectaron en forma directa a la Argentina a lo que en 2020 se sumó el efecto de la pandemia que hizo que, entre 2014 y 2020, las exportaciones al país vecino cayeran un 45%, destacó el estudio.

Teniendo en cuenta que las ventas a este país suelen ser de bienes manufacturados, el efecto se hizo notar principalmente en el sector industrial argentino que, en el mismo período, acumuló una contracción del 19,5%. Aún así, durante 2021 podría recuperarse parte del terreno perdido desde entonces en materia comercial.

”Después de muchos años, las noticias que llegan de nuestro principal socio comercial son alentadoras”, afirmó la consultora, que rescata las previsiones tanto del FMI como del Banco Central de Brasil que proyectan un crecimiento del 3,5% y 3,6% de la economía para este año, respectivamente.

“La industria brasileña experimentaría una expansión de 4,2%, pudiendo incrementar la demanda de nuestras exportaciones manufactureras. Algunos de los productos argentinos que podrían beneficiarse son pick-ups, utilitarios, autos, autopartes, plásticos, colectivos y motores”, apuntó el documento.

El sector automotriz tiene una perspectiva aún mejor que el nivel general de la economía vecina ya que “según las estimaciones locales, las ventas automotrices brasileñas crecerían cerca de 15% en 2021”.

El informe señaló también que “se espera una apreciación cambiaria, es decir, una mejora vinculada a la parte nominal de la economía”, lo que haría que “una parte no menor de los envíos que se perdieron el año pasado por nuestro encarecimiento en relación con la producción brasileña podrían recuperarse este año”.

En enero pasado las exportaciones argentinas hacia Brasil se incrementaron en un 18,5% interanual, al sumar USD 783 millones, el primer aumento desde octubre de 2019 y, pese al crecimiento de las importaciones, hubo un superávit de USD 22 millones tras ocho meses de déficit comercial bilateral.

Así lo reseñaron los informes de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y de las consultoras Ecolatina y Abeceb a partir del informe del Ministerio de Industria y Comercio Exterior de Brasil.

Las exportaciones argentinas hacia Brasil se expandieron en un 18,5% interanual en enero, al sumar USD 783 millones, el primer incremento desde octubre de 2019, mientras que las importaciones desde aquel destino fueron de USD 761 millones y mostraron un avance del 28,3% frente a enero de 2020.

La suba de las exportaciones de Argentina hacia Brasil (18,5%) correspondió a energía eléctrica, trigo y centeno sin moler y vehículos de motor para transporte de mercancías, mientras que el incremento en las importaciones argentinas (28,3%) se explicó principalmente por vehículos automotores de pasajeros, partes y accesorios de vehículos automotores y minerales de hierro.