Plazarural

Plazarural dispersó 28.085 vacunos en el mes de septiembre

Fueron 14.393 en el 1° remate y 13.692 en la venta que finalizó este jueves, siempre con la administración del Banco de la República.

 
Finalizó ayer la edición 225° de Plazarural, lográndose la dispersión de 89% de la oferta, o sea 13.692 vacunos, que totalizaron 28.085 considerando los dos remates del mes.
Para Alejandro Zambrano Zerbino estuvo “muy bueno” y destacó la venta de las terneras, vaquillonas, categorías de hembras y los ganados preñados, “ayudó que estaban próximos”.

Dijo de “la excelente venta de las más de 3.000 terneras con un promedio de 2,13, así como las vaquillonas de 1 a 2 años”, para lo cual, dijo, “ayudó mucho la calidad de los ganados que se ofrecieron”. Definiéndolos como “ganados muy buenos que el mercado premió y logró colocarse un alto porcentaje de la oferta”.

Para Zambrano la tónica estuvo un poco más tranquila que los remates anteriores, “seguramente por el tema clima”. También es cierto, agregó, “que los vendedores están con expectativas que se concreten las lluvias y cambien los valores”. De todas formas dijo que “se logró la dispersión del 89,1%”.

El director de Zambrano & Cía. dijo que “la señal es clara, es fuerte, no hubo participación de la exportación y se vendieron casi 2.400 terneros a un promedio de 2,20 y a 411 dólares”.

Respecto a las piezas de cría, dijo que “estábamos con vacunos recién paridos y vendedores con pretensiones pensando en remates anteriores”.

Positivo.

Para el Ing. Agr. Fernando Indarte Gianoni fue “otro buen remate de Plazarural, ya en la primavera, con colocación muy importante, manteniendo los valores a pesar que suben los kilos de los ganados”.

Analizó que se dio un primer día muy ágil, “con colocación de cerca del 90%”, dijo que se vendieron “muy bien los terneros, la mayoría muy pesados como sucede en esta época, pocos livianos y mantuvieron el promedio del remate pasado”.

Destacó los novillos de 1 a 2 años, “el promedio subió 6% en una categoría buscada, es el escalón que le está faltando al invernador, de los terneros que no están, por lo tanto, hubo un poco más de presión”. Consideró que “es una categoría linda de comprar en esta época del año porque hace el crecimiento compensatorio, mete muchos kilos fáciles”. Y además, “había muy buenos ganados”.

Los de 2 a 3 años “muy bien vendidos” y la vaca de invernada “muy fluida”.

Respecto a la cría, Indarte analizó que “empezó con más firmeza, demanda y agilidad que los machos comparativamente”. Sostuvo que si bien se dio una baja en la ternera, “no es por momentos del mercado, sino temas coyunturales”.

En los vientres preñados, dijo que “había muy lindos ganados, con colocación alta, quedó alguno con pretensiones, o lejos de la parición”.