Ganadería

¿Incide en Uruguay que Brasil deje de vacunar contra Aftosa?

¿Será una amenaza o una ventaja para el país, cuando la enfermedad lleva 19 años sin verse en la región?

Aftosa: productores y técnicos coinciden en que, al menos por el momento, la ganadería uruguaya debe seguir protegiéndose con la vacunación.

 

Pablo Antúnez

Aspirando a subir un escalón en el estatus sanitario, para poder aprovechar mejor sus mercados, Rio Grande do Sul quiere convertirse en un Estado libre de fiebre aftosa sin vacunación.
Esta semana, los pecuaristas riograndeses confirmaron a su gobierno que apoyan el cese de la vacunación contra la enfermedad y se comprometieron a mejorar la vigilancia en sus campos. La decisión fue comunicada por la Federación de Agricultores de Rio Grande do Sul (Farsul) a su gobierno, reflejando la decisión que adoptaron todos los Sindicatos que la componen.

La ultima vacunación anticipada fue en abril y la ministra de Agricultura, Tereza Cristina Corrêa da Costa Dias, estará comunicando esta decisión a la OIE, suspendiendo la vacunación que correspondía a este mes. Rio Grande do Sul se pretende sumar a Santa Catarina (no vacuna desde hace 17 años) y Paraná. En otro bloque, en el noreste, suma a los estados de Acre y Rondonia, que tienen alrededor de 20 millones de cabezas bovinas.

El presidente de Farsul, Gedeão Pereira, dijo que se acató la decisión de la mayoría de los Sindicatos y reafirmó el compromiso de “trabajar profundamente por la defensa del retiro de la vacunación. Todos somos socios y queremos lo mejor para el agro y la pecuaria de Rio Grande do Sul”, aseguró.

Pereira explicó en un video institucional que todos los productores “seremos responsables de la vigilancia que vamos a tener que hacer en nuestros establecimientos y en nuestro Estado”. Admitió que hubo una discusión muy fuerte y fueron 44 los Sindicatos que se mostraron favorables a dejar de vacunar y otros 39 se opusieron.

“Estamos en el sur de Sudamérica y protegidos por Uruguay, Argentina, Paraguay y así como otros estados (San Pablo y Matto Grosso) que están vacunando”, explicó el gremialista.
Brasil es un gran exportador de carne suína carne con hueso al mundo, aprovechando la producción de Santa Catarina y busca llegar a los grandes nichos de carne bovina: Japón, Corea del Sur, México y otros para valorizar sus exportaciones.

El presidente de Farsul, afirmó que “el mercado internacional funciona en base a la confianza si se tienen los parámetros adecuados. Los mercados se quedan esperando a ver qué va a ocurrir con Brasil y es momento de dar el paso de dejar de vacunar”.

Visiones. La decisión de Rio Grande do Sul, si bien ya se preveía, puso un poco nerviosos a los productores ganaderos uruguayos. ¿Será una amenaza o una ventaja para Uruguay? …
Por ahora, Uruguay aspira a seguir manteniendo la vacunación obligatoria contra fiebre aftosa en su rodeo bovino, asegurándose los mercados de alto valor que costó mucho conquistar: Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, China, México y Unión Europea, entre otros.

Las diferencias marcadas de precios que existían en la década del 90 entre circuito aftósico y no aftósico, quedaron atrás y Uruguay demostró la seriedad de sus certificaciones y el trabajo mancomunado entre el gobierno y el sector privado, al momento de salir al mundo a brindar garantías sanitarias. Hoy es el único país que puede acceder a Japón y Correa del Sur, siendo libre de aftosa con vacunación, aunque entra con cortes desosados.

“Creo que no será una amenaza el cese de la vacunación del rodeo bovino en Rio Grande do Sul”, admitió a El País Roque Almeida, veterinario que es delegado de Cooperativas Agrarias Federadas (CAF) en la Comisión Nacional Honoraria de Salud Animal (Conhasa).

Según la visión de este profesional, el vecino Estado brasileño “se podría transformar en un centinela que complementaría la vigilancia sanitaria que haga Uruguay” , para evitar el reingreso de la fiebre aftosa a su territorio.

Es que tendría ganado sin cobertura de vacuna que sería el primer afectado si vuelve la circulación viral o una amenaza de aftosa a la región. Ese grupo de bovinos, se sumaría a la centinelización que hacen los ovinos y los cerdos en Uruguay, que desde hace muchos años no se vacunan contra la enfermedad.

“Si surgiera la enfermedad, Uruguay podría prevenir o tendría la oportunidad de reaccionar antes”, dijo Almeida.

A su vez, aclaró que no dejaría de vacunar el stock bovino uruguayo. “No veo mal la decisión de Rio Grande do Sul en la medida que Uruguay mantenga la vacunación. Para nosotros no sería un problema”, afirmó Almeida.

Sin beneficios. Desde la óptica de Jorge Bonino Morlán, médico veterinario y delegado de los productores por más de tres décadas ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la decisión adoptada por Rio Grande do Sul no traería beneficio alguno.

Recordó que el paso se dio en base al Plan Estratégico que Brasil presentó y en base al estudio de su situación sanitaria. En el marco de ese plan, un paso primario es el cese de la vacunación si se quiere erradicar la aftosa.

Bonino afirmó que Uruguay “deberá seguir manteniendo toda su vigilancia interna y externa para evitar reintroducciones de la aftosa. Deberá tener mayores precauciones en la frontera para evitar correr cualquier riesgo.

Si el estatus de Rio Grande cambia y Uruguay mantiene el suyo, será necesario concretar nuevos protocolos sanitarios que no impidan el comercio de animales y carnes.

“Hacer nuevos acuerdos sanitarios no es nada imposible”, consideró el delegado de los ganaderos uruguayos ante la OIE.

A partir de que Rio Grande determine la fecha del cese de la vacunación y lo comunique a la OIE, deberán pasar dos años sin focos, antes de que el plenario de delegados del organismo que regula las normas sanitarias en el mundo para el comercio de animales y subproductos, le otorgue su nuevo status.

Hoy Brasil sólo tiene a Paraná y Santa Catarina reconocidos por el mundo como estados libres de aftosa sin vacunación.

Desventaja. Para los ganaderos del norte, la decisión de Rio Grande del Sur le aporta “una desventaja al Uruguay”, porque “el que se quemó con leche ve la vaca y llora”, afirmó Jorge Riani, productor y vicepresidente de la Federación Rural.

Recordó los focos de fiebre aftosa que padeció Artigas en el 2000, luego que Uruguay desde 1996 había sido reconocido como libre de aftosa sin vacunación.

“Los focos del 2000 dejaron a los productores de Artigas aislados por un año, donde no se podía vender ni un solo producto, incluso, ni los cueros”, afirmó Riani recordando esa odisea.

Contó que en ese momento, “el MGAP le puso un candado a Artigas y se tragó la llave. Hubo un sobre endeudamiento a nivel de productores y costó mucho salir”.

También consideró que Uruguay es un país pequeño con poco poder de comercialización. “Brasil, como es una potencia y por la cantidad de producto que maneja, siempre va arreglar con los mercados. Si llega la aftosa a Uruguay, no tenemos tanto poder de negociación, nos va a pasar como en 2001, vamos a quedar aislados del mundo. Seremos un país donde el 70% de las exportaciones provienen del agro y aislados”, analizó.

Al igual que la mayor parte del sector productor y de los veterinarios, Riani consideró que “Uruguay no debería dejar de vacunar. Entiendo que Brasil es una potencia muy importante y se anima a dejar de vacunar para dar un paso más alto y elevar su status sanitario”.

Según su visión, “nosotros no precisamos mercados más importantes que los que ya tenemos”, por eso los productores están “muy preocupados”, afirmó Riani.

Riani: “es una desventaja”

El vicepresidente de la Federación Rural, recordó el infierno que vivieron los productores de Artigas con los focos de aftosa en el 2000. “El que se quema con leche ve a la vaca y llora. Estuvimos aislados durante todo un año sin poder vender nada. El MGAP le puso un candado a Artigas y se tragó la llave”

 

 

Almeida: “Puede ser centinela”

“Rio Grande do Sul, al tener sus bovinos sin vacunar, puede oficiar de centinela si reaparece la aftosa en la región y eso le permitiría a Uruguay tomar medidas más a tiempo”, consideró el delegado de Cooperativas Agrarias Federadas en la Comisión Nacional Honoraria de Salud Animal (Conhasa).

 

 

Bonino: redoblar la vigilancia”

El Plan Estratégico de Brasil ya había sido comunicado a la OIE y se está cumpliendo. “Uruguay deberá mantener la vacunación y redoblar la vigilancia en sus fronteras, en el marco de un trabajo entre el sector público y el privado”, consideró el delegado de los productores ante la OIE por más de tres décadas.

 

Gedeão Pereira: “fuerte discusión”

“Tuvimos una discusión muy fuerte en la Farsul. Fueron 44 Sindicatos que dijeron que sí y 39 se opusieron. Llegamos al consenso de sacar la vacuna, había que dar ese paso. Estamos en el sur de Sudamérica y protegidos por Uruguay, Argentina, Paraguay y otros Estados que están vacunando”.