Ganadería

Colombia apunta a más genética ovina uruguaya

Apunta a incrementar su producción de carne y exportar.

Ovinos.

Pablo Antúnez

Uruguay tiene grandes posibilidades de colocar más genética ovina en Colombia, con especial énfasis en las razas doble propósito o productoras de carne de alta calidad.

“El ovino está en pleno desarrollo en Colombia, pero está muy fuerte y apostando a crecer en número”, afirmó Jorge Bonino Morlán, asesor privado uruguayo que calificó 702 ovinos de razas de pelo y con lana en ese país, invitado por Asoovinos y uno de los disertantes por Uruguay en el 4° Congreso Internacional de Ovinos.

Los criadores colombianos ya están incorporando genética uruguaya de las razas Hampshire Down, Suffolk, Romney Marsh y Corriedale, entre otras, pero siguen mirando a Uruguay como un proveedor de genética de alta calidad.

“La Asoovinos tiene contacto con cabañas uruguayas y la idea es seguir llevando genética, en la medida que sea posible, pero también aspiran a introducir otras razas”, afirmó Bonino a El País.

Ese potencial genético y el hecho de que se haya tomado a Uruguay como ejemplo, motivó que técnicos de elite como el presidente del Programa Carne y Lana del INIA, Gabriel Chiappesoni, así como los presidentes de las Sociedades de Criadores de Hampshire Down, Patricio Capandeguy y de Merilin, Amaro Nadal, participaran en la muestra y del congreso.

“La producción ovina en Colombia está orientada a la producción de carne ovina. Todo el tiempo están promocionando a la especie”, afirmó Bonino.

Hoy Colombia tiene 1.2 millones de cabezas ovinas y la idea es crecer. Su meta “es desarrollar el mercado interno” con carne ovina y poder exportar a Aruba  y Curazao, indicó el veterinario.

Potencial. A su vez, Bonino exhortó a los productores uruguayos a asegurarse los corderos. “Las perspectivas para carne ovina son muy buenas. Los compartimentos ovinos de alta bioseguridad están desarrollándose bien y ahora que tenemos las ovejas preñadas, hay que apuntar a mejorar la sobrevivencia de corderos”, estimó.

Según los datos primarios que están mostrando las ecografías, hay menos vientres fallados que otros años, pero también se ve un menor porcentaje de mellizos.

“Precisamos corderos y si bien tenemos que ir pensando en hacer crecer el stock, el primer paso es aumentar la productividad”, indicó el asesor privado. “Si tenemos fertilidad en la oveja, si la fecundidad y el manejo lo tenemos, la otra pata de la efectividad reproductiva es la sobrevivencia de corderos”, destacó.

Demanda por carne ovina habrá y Uruguay tendrá la posibilidad de ir creciendo de esa forma, para poder aprovechar las oportunidades que ofrecen los mercados.

El paquete tecnológico previo a la parición es bien conocido por el “ovejero” uruguayo. Hacer esquila pre parto, el manejo preferencial de los vientres según la carga fetal —si es cordero único, mellizos o trillizos—, por edad y por estado corporal, forman parte de lo que asegura los corderos al momento de pasar la raya.

Bonino recomendó aplicar una buena desparasitación, vacunar contra clostridiosis , revisar problemas podales y entrar a la majada al potrero de parición lo mejor posible. “El uso de parideras es fundamental para evitar pérdidas de corderos por mal clima”, aseguró el experto.