Ganadería

Christopher Brown: “Estamos pasando un gran momento ganadero”

Junto con Jaime Gómez y Martín Slinger es director de Agro Oriental desde hace 2,5 años. Considera que el mercado de los campos, si bien tuvo un ajuste frente al pico de precios, “está en buenos valores tomando en cuenta los históricos en Uruguay”. Sobre el mercado ganadero, Brown dijo que “está en un gran momento, no sólo por los valores, sino por la permanencia en el tiempo de estos”. Calificó como “muy buena” la incorporación de la firma a Plazarural, “una gran herramienta para el mercado ganadero”. Por otra parte proyectó un muy buen futuro para la agropecuaria, de la mano de la inserción al mundo.

Pablo D. Mestre. 

-¿Cómo ve hoy el negocio de los campos?
-Tuvo su corrección a la baja desde el pico de precios del 2014, en torno a un 20 o 30%. Pero además en los años 2018 y 2019 es cuando menos transacciones de campo se hicieron, tanto en número, como en área. Últimamente se ha movido un poco en campos forestales. También algunas transacciones de Fondos que se están retirando del país y han vendido campos. Pero en líneas generales, ajustaron el valor, pocas transacciones comparado con el 2002 al 2012. Hay opciones y oportunidades que están apareciendo que hacen despertar el interés.

-Más allá del ajuste es sobre un nivel pico de precios…
-Sí. A valores históricos está bien el valor. Hoy un campo quizás vale lo mismo que previo al boom agrícola. El crecimiento fuerte en el valor fue en el 2002, sumó crisis de Uruguay, boom de commodities, el gobierno en Argentina que hizo que vengan agricultores para Uruguay y fue un combo que hizo crecer el valor hasta el pico de 2014.

-¿La situación en Argentina puede provocar un nuevo desembarco de inversores en Uruguay?
-Sí, puede llegar a pasar, pero tampoco los números de hoy en Uruguay, en cuanto a la renta que dejan, son los más atractivos. Pueden venir a refugiar algo de capital. El argentino se siente a gusto acá, no por las rentabilidades que da como país y las del campo sean atractivas, sino por el resto de la inversión: seguridad jurídica, bajo riesgo país y sabe que la colocación de dinero la tiene resguardada. Después, por más magra que sea la rentabilidad, le da tranquilidad de tener la plata colocada. Pero si vuelve la política de otros años se puede dar.

-¿Tras la agricultura se potenció el negocio ganadero?
-En los picos altos de valores de la soja, se analizaba un campo en Cerro Largo, con un suelo profundo con potencial de hacer un cultivo de soja, hoy ya no se mira, hoy es un campo ganadero bueno, para hacer pasturas y si se hace soja es más bien como rotación. La agricultura volvió a ocupar los mejores campos. En el único lugar que justifica, siendo propietario, hacer un cultivo de soja frente a una pastura y lograr mejor rentabilidad es en los campos agrícolas que, con un rendimiento promedio de 5 años, no se debería errar porque el suelo lo defiende y marca un pico de lo que se va a producir. Los campos agrícolas volvieron a estar donde estaban históricamente.

-¿Hay campos agrícolas disponibles?
-Si se sale a buscar campos agrícolas buenos para la venta no abundan. Hoy en día, lo que más hay disponible son campos mixtos que antes se hacía soja en los suelos profundos, entre 100 y 120 IC promedio, de un 30 y 40% de suelo profundo y el resto más ganaderos. Lo que hay más pedido y dificulta encontrar, son campos forestales buenos. Se ha forestado un 20 a 25% de los suelos de prioridad forestal. Muchas áreas van perdiendo atracción dependiendo la distancia con las plantas. Si se buscan suelos forestales buenos, 7, 8 o 9 a no más de 200 km. de las plantas, que se pueda plantar un 60% del campo, no abunda la oferta.

-¿Cómo visualiza el negocio ganadero?
-Los valores de hoy son históricos, con el novillo a US$ 4,10, 4,15, y además la permanencia que ha sido prolongada. La demanda de China sumada al buen clima de todo el año y al stock ganadero con mayor faltante de novillos llevó a que los valores que tenemos hoy en Uruguay.

-¿Es sustentable eso?
-Se sabe que la industria no está operando cómoda y eso no está bueno. Indudablemente, a medida que empiece a aparecer la oferta, a salir los ganados de los verdeos que están atrasados, será en septiembre, y los de campo en octubre y noviembre, quizás se produzca un ajuste.

-¿Lo ve gradual o abrupto?
-Todo indica que no habría grandes saltos. Lo cual es bueno, la estabilidad. Si hay ajustes del gordo, siempre nos vamos a mantener en valores históricamente buenos, no caerá de 4 a 3… Sería sano que fuera gradual. Porque la liquidez no es tampoco moneda corriente.

-Surgen otras herramientas, ¿Cómo va el Fideicomiso Agro Oriental?
-Nos ha dejado muy contentos, ha tenido mucha aceptación de los clientes y mucha gente usa ese servicio. La gente ya se adaptó a esta herramienta en forma rápida. Lo que lo hizo viable fue la trazabilidad que permite que sean efectivos estos métodos financieros.

-¿Qué ha significado el ingreso a Plazarural?
-Estamos muy contentos, funciona muy bien y sorprendidos por la cantidad de ganado que se junta, en estos momentos que parece que no hay. Tienen muchas herramientas que lo hacen exitoso, las pre ofertas, e BROU, ahora el fideicomiso Plazarural. Realmente estamos muy contentos de estar ahí.

-¿Qué lectura hace del valor de la ternera?
-Es una muy buena señal de apuesta al futuro del negocio ganadero. Fue de las categorías más castigadas en valores y está muy bueno que se valorice. Llevó tiempo para esto, pero hay que valorarlo. Demuestra las buenas perspectivas que hay para la ganadería.

-¿Cómo ve a la exportación de ganado en pie?
-Toda esta coyuntura de buenos valores del gordo hace que la reposición acompañe con buenos valores y hace que se complique conseguir los ganados para exportación. Hoy, si bien sigue operando la exportación, es en menor cantidad que años anteriores. Sí se ponen competitivos con los terneros enteros pesados, de 230 a 250 kg, que tampoco hay muchos, pero si baja de ese peso ya no. Todos los exportadores empezaron a operar de los países vecinos, especialmente Brasil, por más que los turcos siempre están interesados y les gusta mucho el ganado de Uruguay, les gusta llevar ganados de acá por las condiciones comerciales que hay.

-Pero es importante que esté operativa…
-Es importante que siga la herramienta como regulador de precios, marca la base de la escalera del resto de las categorías, con un piso de terneros, da una tranquilidad y está muy bueno.

-¿Tras dos años y medio de Agro Oriental, qué proyecta?
-Estamos muy contentos, cuando abrimos nunca nos imaginamos que íbamos a andar así, estamos conformes con el funcionamiento de la empresa, la aceptación de los clientes y los nuevos que se han incorporado. Somos un escritorio joven y aspiramos a seguir creciendo, esa es la apuesta, con seriedad, respaldo y orden.