Rurales El Suplemento

Marcos Guigou: “La agricultura se debe integrar a las cadenas de valor”

El Director de Agronegocios del Plata (ADP) dijo: “Hay que pensar en una agricultura integrada a las cadenas de valor: que los granos produzcan más carne vacuna, más carne de cerdo, más carne de ave y más leche. Nos permitirá ser mejores productores de grano de lo que somos hoy”.

“Uruguay está lleno de regulaciones y habría que ver si agregan valor. No me gusta que el estado se meta en todo”.

Por Martín Olaverry y Guillermo Crampet. 

Para ser productor de commodities “se debe ser campeón mundial de costos bajos por tonelada, porque es un negocio de costos”, asegura el Director de Agronegocios del Plata (ADP). Marcos Guigou considera que en Uruguay “hay un problema” y es que, por momentos, “el país no nos ayuda” y, por otros, “nos ponemos restricciones que no nos permiten abordar el potencial de productividad que tenemos”.

Entiende que el año 2018/19 ha sido “muy bueno desde la producción”, tanto para cultivos de invierno como de verano. En soja estima que el promedio país se podría posicionar en 2.800 a 3.000 kilos por hectárea. Y destaca que en los últimos tres años los agricultores han logrado dos cosechas de soja con producción récord.

Por tanto, ve “señales positivas del sistema, su gente y la capacidad de sobreponerse a los desafíos”, dijo e hizo hincapié que la zafra pasada “fue la peor de mis treinta años de historia haciendo agricultura”. Lo que “es una muestra de resiliencia” que “te obliga a seguir haciendo las cosas cada vez mejor porque el futuro es desafiante. Ahora hay que pensar que debemos ser excepcionalmente buenos en costos”.

– A los precios actuales y a los rendimientos esperados en soja, ¿dónde considera que está el punto de equilibrio?

– Hay tantas cuentas como productores. Es difícil sacar números en un negocio donde hay gente que hace doble cultivo y otros juegan solo con soja. Con US$ 300 por tonelada no haces mucha patria. No es para hacer una fiesta, pero quien también maneja otros productos encuentra un año de más chances. La canasta se debe armar con diferentes producciones, quizás un productor guarda la soja porque no le sirve el precio pero logra vender bien el trigo, la cebada o la colza.

– Cómo ve el futuro del área agrícola del país, ¿es necesario empezar a pensar en una agricultura más integrada a otras cadenas de valor?

– El tema son las alternativas y para la soja no hay demasiadas. Probablemente la soja sea individualmente el principal cultivo del país, pero hoy podemos armar sistemas de producciones agrícolas fuertes que no tienen a la soja como la única que mueve la aguja. Y sí hay que empezar a pensar en una agricultura más integrada en las cadenas de valor: que los granos produzcan más carne vacuna, carne de cerdo, carne de ave y más leche. En la medida que haya cambios fuertes en la disponibilidad de proteínas en zonas relevantes, como está pasando con China por ejemplo, el producir más proteína animal sería algo bien interesante. Aunque quizás falta cultura.

– ¿En qué sentido?

– Veo que la producción agrícola que tiene cerca una integración en la cadena de producción de carne es realmente interesante. La que se hace Uruguay es la más ineficiente en kilo de carne por kilo de alimento frente a todas las otras cadenas que son mucho más eficientes y que, en general, no exploramos con capacidad de exportación. Esas tecnologías están, las industrias también y el consumo de estos productos están desarrollados. Uruguay no tiene mucho Know-how aunque se puede adquirir.

– ¿Cómo evalúa la experiencia de ADP en la integración de la producción de carne con la agricultura?

– Lo evalúo como muy bueno y estoy convencido que es una muy buena herramienta para hacer un negocio distinto. Ha sido una solución producir más valor en cada zona de producción con una agricultura eficiente y evitando caer en altos costos. También hay una validación de los mercados, dado que el producto generado se demanda. Lo que es una realidad es que producimos carne en base a grano con eficiencia de seis a nueve kilos de grano para un kilo de animal. Estamos con el animal más ineficiente para eso, si se lo hiciera en cerdo, aves o peces, la eficiencia de conversión sería mucho mejor. El tema que Uruguay no tiene tradición en esos temas, tampoco tenemos mercados abiertos para esas productos, ni las regulaciones sanitarias para cerrar esos negocios, o quizás todavía no nos hemos animado a pensar en que podemos ser grandes exportadores en esas especies. Lo que además nos permitiría ser muchos mejores productores de grano de lo que somos hoy.

– La cuota 481 ha sido un negocio que dinamizó la producción de carne en forma intensiva, ¿cómo ve el engorde a corral pensando en el futuro y en la posibilidad que el contingente se restrinja?

– A futuro lo veo bien, hay un potencial enorme siempre y cuando se sea eficiente en cada uno de los eslabones de la cadena. No soy especialista en carne pero intento aprender las claves para nuestro desarrollo, y considero que la Cuota 481 es un negocio topeado que se va a restringir y por un tiempo será importante, aunque el futuro pasa por otros mercados. Es difícil decir qué va a pasar, sí me parece que el sistema que integra producción en pasturas, la suplementación con granos y la producción a corral genera un producto de mucha demanda, de buena calidad y que resulta positivo para todo el sistema que lo integra. El objetivo tiene que estar en generar más kilos por animal y el potencial para eso es muy bueno.

“No veo que el negocio de la producción ganadera a corral se termine porque se ajuste la cuota 481”.

– ¿Ve posible mantener el negocio del confinamiento sin contar con la cuota que garantiza un precio de venta del producto?

– No tengo dudas que eso seguirá pasando. Creo que sí es necesario que el productor tenga claro un precio de venta a futuro. Pero no veo por qué no se puede tener en otras opciones. En la medida que se asegure un volumen, un suministro y una calidad premium, vas a tener la demanda y esos encadenamientos se van a dar. No veo que el negocio del corral se termine porque la Cuota se ajuste.

– ¿Es posible encerrar otras categorías como fue en su momento la recría o preparar animales para la exportación en pie?

– Puede ser. Todo está dado por un tema de costos y de mercados. La recría con grano o una recría más rápida es mejor para la carcasa que vas a tener. El tema es seguir acortando los periodos hasta que el animal esté terminado y pronto para faena. Cuanto más rápido sea el crecimiento de los animales y cuanto más cerca del techo del potencial genético estén, la calidad producida al final es mejor. Poner grano en algún otro momento sería algo interesante, habría que profundizar los estudios para ver cómo se puede encadenar. Se puede inventar mucha cosa.

– ¿En dónde más lo ve posible?

– Hay otra cadena donde se puede poner grano y es en la leche. Ahí también se puede mejorar la productividad con el rodeo que hay y la calidad de la leche. Porque en definitiva producir grano es transformar la energía del sol en energía química, y eso se puede aplicar en muchas ideas. Por eso no hay que dejar de ser eficientes en capturar el sol y el agua para convertirlos en una buena producción. Si no está el producto, los caminos alternativos empiezan a ser menores. Está claro que el mundo necesita alimentos y energía, por tanto es fundamental aplicar la ciencia, dado que eso da valor, da trabajo y muchas oportunidades. Es un camino donde hay mucho de positivo.

– ¿Qué tan importantes son para ADP las alianzas comerciales con otras empresas?

– Nuestro ADN está en usar la información para que el negocio mejore su eficiencia todo el tiempo. Somos muy delicados en buscar, guardar y usar los datos. En estos años con los corrales hemos aprendido mucho y desarrollamos alianzas para seguir mejorando la eficiencia en la interna del negocio. El corral exige mucha preparación y la integración con otras empresas da previsibilidad al sistema. Hay variables muy importantes como la genética, que los lotes sean parejos, que los animales sepan comer, la sanidad que se realiza en origen. Son aspectos que tienen mucho impacto en la performance del corral. En la genética vimos que con Frigorífico Modelo hemos logrado buenas eficiencias. También nos sucede, desde lo parejo de los lotes y que sepan comer, con Carne Crea. Son acuerdos que funcionan muy bien. Otra alianza es con Valdez & Cía., que desde hace mucho tiempo es nuestro principal proveedor de ganado. Tienen muy claras nuestras necesidades, nos simplifica mucho la operativa. Nos provee de muy buena calidad y mucho volumen. Ha sido una experiencia muy buena.

– ¿Qué espera del nuevo gobierno para el desarrollo de un marco productivo adecuado?

– En Uruguay tendemos a mirar lo que nos falta y no lo que tenemos. Pero como cosas que no se deberían perder está la estabilidad económica, algo bien necesario. Últimamente hemos perdido simplicidad en la economía en relación a 10 años atrás, herramientas que funcionaban bien como la ley de promoción de inversiones que se fueron complicando por todos lados. Es un país que está lleno de regulaciones, todo lo que se va a hacer está regulado y habría que ver si realmente agregan valor. De seguro muchas no lo agregan. No me gusta que el Estado se meta en cuanta cosa hay y nos enloquezca en todo tipo de decisiones. Se debe buscar una manera lógica y eliminar todo lo que no agrega valor.

– ¿Qué opinión le merece el plan de uso y manejo de suelos?

– No me gusta. Es un modelo que te pide que digas qué vas hacer de acá a cinco años, cuando los mercados no te permiten saber qué va a pasar en los próximos tres meses. Cómo voy a planificar lo que hago cinco años en adelante si nadie te asegura nada. Eso no está y no va a estar. A veces se toma decisión de cambiar rubro dos meses antes que se siembre. Habría que pensar en cosas más racionales, el suelo se debe controlar y cuidar, pero es algo básico que se debe hacer. Los técnicos, por ejemplo, se pasan horas para entrar a la página del Plan para cargar los datos, y ellos tienen que estar en el campo porque es donde se juega el negocio. No es que eso te va a cambiar el número, aunque cada cosa que se agrega es como una telaraña.

– ¿Qué más considera necesario que se instale en el próximo gobierno?

– Más proyectos que entusiasmen. Cuando juega la selección todos hinchamos por la celeste y generamos una ola positiva que nos ha permitido alcanzar un montón de logros. Eso deberían generar nuestros líderes, en los grandes asuntos deberíamos pensar en líderes que te muevan e inciten a levantarte para seguir y hacer más. Hay que mirar las cosas que se pueden hacer juntos. Uruguay es un país hermoso, con poca gente, buen clima, lindas playas y comida en abundancia. Lo que más se necesita son proyectos que ajusten a todos detrás de un país mejor.