Rurales El Suplemento

Julio los prepara y agosto se los lleva

La competitividad de Brasil, en una buena parte beneficiada por la importante devaluación de la moneda local frente al dólar americano, provoca que las fuertes compras recientes de China en Estados Unidos sean insuficientes para provocar subas sostenidas en las Bolsas de Chicago.

Soja. Cultivos.

Fimix Agrofinanzas[email protected]

Empezó el segundo semestre y, de un momento para otro, Transcurrido y cerrado el primer mes del segundo semestre se comprobó que este julio 2020 fue en el que se cerró el mayor volumen de soja y maíz para este mes, desde que se llevan registros. En ambos, China fue factor decisivo y responsable exclusivo de este desempeño. Se vendieron 9 millones de toneladas de soja, cuando los antecedentes más cercanos fueron en julio de 2010 y 2014, con 6 millones de toneladas, en cada caso. Para el maíz fue un caso parecido, vendiéndose casi 8 millones de toneladas durante este julio, en comparación con las casi 6 millones de toneladas (julio de 2007) y las 5,5 millones (julio de 2009).

Julio suele ser el mes definido por el mercado para la formación de la prima climática en maíz, en pleno proceso reproductivo mientras que agosto lo es para la soja. Transcurrido todo julio y casi terminando la primera quincena de agosto, el buen tiempo parece ser la norma, lo que va asegurando una de las etapas más críticas para la definición de rendimientos así como para la generación de expectativas respecto al tamaño de la zafra en Estados Unidos. De momento, la tranquilidad del mercado, parece demostrar que la caída de la prima climática parece tener las mayores probabilidades de ocurrencia, en Chicago.

Casualmente, mirando el gráfico que compara los valores de la soja en Dalian (el principal mercado chino de futuros agrícolas) contra Chicago, desde principios de junio se verificó una de las menores relaciones de los últimos tiempos. En otras palabras: parece ser bastante fuerte como piso, la relación de precios entre la soja de Estados Unidos y la de los futuros en Dalian. De hecho, en la medida que a las empresas chinas les conviene cubrirse con futuros de Chicago, empiezan a demandar cada vez más volumen de físico, que es lo que en los hechos se terminó verificando.

Gráfico Dalian-CBOT

Durante julio, a su vez, China importó el mayor volumen mensual de soja de la historia. Esto está explicado por el ingreso de soja, tanto de Brasil (95%) como de Estados Unidos y otros orígenes (Argentina y Uruguay). En cada caso, se compone de volúmenes que pueden haber sido embarcados en diferentes meses pero que, por algún motivo (logístico, financiero, etc.), se empalman unos con otros, esperando para ser ingresados finalmente todo juntos (no es cuestión que vaya ingresando automáticamente al llegar).

Las encuestas de altos rendimientos ya empiezan a ganar los titulares en los medios agropecuarios de Estados Unidos. Con una de las mayores áreas sembradas, en ambos cultivos, junto a condiciones ideales de siembra y transcurrido sin mayores sobresaltos la primera de las etapas sensibles para la definición de rindes, no debería llamar la atención que se instale la idea de una cosecha que rompa las balanzas.

Nuestro vecino mayor, ha seguido vendiendo fuerte, de la mano del manejo de un mercado de futuros de dólar en el que los exportadores cierran su margen, asegurando el tipo de cambio así como la originación (compra) del poroto en Brasil. Y lo mejor de todo: vende al exterior en dólares y compra en reales. Un mundo casi ideal.

Desde marzo hasta julio, inclusive, Brasil ha embarcado los mayores volúmenes mensuales de soja de los que se tenga recuerdo. Marzo, abril, mayo y junio anduvieron siempre entre 14 y 16 millones de toneladas. Se esperaba que empezara a aflojar en julio, por una lógica de a menor producto disponible, más caro se volvería. Pero en julio embarcaron 11,6 millones de toneladas y recién ahora en agosto se espera que embarque la mitad del volumen de julio.

En cuánto estará el precio… no se sabe, como siempre. Pero lo que se puede ir haciendo es ir asegurando los márgenes que el precio esté sugiriendo en este momento. Mirar insumos: semillas, fertilizante, hasta agroquímicos. Ver cuánto nos representa en kilos de soja contra un comparativo histórico. Pero esto solo tiene sentido, precisamente cuando al precio de la soja le adjudicamos un precio determinado y esto solo es realista hacerlo a través del uso de futuros y opciones. Es parte de la estrategia comercial y del hecho de ver cómo tener el plan diseñado en base a expectativas, es la mejor herramienta para conocer más de cerca nuestra realidad comercial.

Financiar insumos, con seguridad es una necesidad. Pero el uso de estos instrumentos, permiten tener un mejor control sobre lo que vamos a estar comprometiendo de la cosecha. Incluso, sirve para poder definir deber menos kilos para usar la misma cantidad de insumos.

Planificar, organizar, dirigir y controlar, no solamente son principios de buena administración que hacen que cierre una planilla Excel, ya que están concebidas precisamente para eso.

Lo importante es ver cómo el trabajo del escritorio es el que termina confirmando en los números reales aquellos sobre lo que la planificación empezó a echar luz al empezar a planificar el año comercial.