Región

Muestran cómo el incremento de los costes de producción puede afectar a la industria cárnica de Santa Catarina

Estos son impactos directos al abastecimiento alimentario del país y en las necesidades nutricionales básicas de los brasileños

EUROCARNE | La industria de la proteína animal atraviesa una crisis sin precedentes por el aumento excesivo de los precios de los granos (maíz y soja), materias primas que representan el 70% de los costos del sector, situación que amenaza una gigantesca cadena productiva asegura la organización Sindicarnes. Esto es algo de lo que dependen en este estado brasileño 60.000 empleos directos y más de 480.000 indirectos.

En un documento distribuido por la Asociación Catarinense de Avicultura (ACAV), la Asociación y Unión de la Carne y Productos Cárnicos del Estado de Carolina del Sur (AINCADESC y SINDICARNE) realizan una dramática presentación sobre la preocupante situación provocada por la escasez de cereales y su insoportable aumento.

Los dirigentes Irani Pamplona Peters (AINCADESC), José Antônio Ribas Junior (SINDICARNE) y Ricardo Castellar de Faria (ACAV) dejan claro que los impactos de esta situación llegarán inevitablemente al mercado de consumo, en un momento crítico para el país, con la pérdida de ingresos de las familias, debido a la pandemia de la covid-19.

Estos son impactos directos al abastecimiento alimentario del país y en las necesidades nutricionales básicas de los brasileños, según las organizaciones empresariales.

En 12 meses, según el seguimiento realizado por el Índice de Producción de Carne de Cerdo y Avicultura (ICP) más reciente de EMBRAPA (abril de 2021), producir pollo es un 39,79% más caro que en abril de 2020, ya en un momento de fuerte aumento de costes. Lo mismo ocurre con el sector porcino, con un incremento del 44,5%.

El ICP es un índice promedio – el precio del maíz actualmente es el doble en comparación con el año anterior, que ya había acumulado máximos en relación a 2019. Otros costos impactan el sector: aumento del diesel (+ 30%), empaques de cartón (+ 60%), envases rígidos y flexibles (+ 80%), entre otros.

Los altos costos de producción ya han llegado a los lineales, con impactos en el consumidor, según el IPCA (Índice Amplio de Precios al Consumidor) del IBGE. En el caso de la carne de pollo, el aumento es del 15%. De los cerdos supera el 20%.

Sin embargo, se trata de aumentos muy por debajo de los índices oficiales de costos de producción: según ICP EMBRAPA, producir pollo es un 39,79% más caro que en abril de 2020. Lo mismo ocurre con el sector porcino, con un alto 44,5%.