Publicidad

Un año para encuadrar

En las actuales condiciones, parece probable que el valor medio del novillo en 2022 se ubique por encima de los US$ 4,00, siempre que el mundo no se despatarre con alguna nueva variante de la pandemia, o surja algún otro cisne negro que, por definición, son casi imposibles de anticipar

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

El actual presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Fratti, en los años en que estuvo al frente del Instituto Nacional de Carnes (INAC) reclamaba al equipo técnico y estadístico del organismo algún “récord” que se pudiera resaltar al momento de dar a conocer los resultados del año. Si Fratti hubiese sido el presidente en este 2021, hubiera estado pletórico, dado que habría tenido una gran cantidad de récords para difundir, tanto en el plano de la producción como en el de los precios.

Cuando el INAC dé a conocer mañana el dato de faena de vacunos de esta semana, en el acumulado anual se estará superando el récord de 2,588 millones procesados en 2006. Un máximo que estuvo en pie por 15 años y que, si todo rueda como en estos últimos tiempos, no pasarán tantos más para que sea superado. Es alta la posibilidad de que esto suceda en el correr de esta década.

A eso hay que sumarle una exportación en pie dinámica durante buena parte del año y que acumulará unos 243 mil animales, cantidad que duplica el registro de 2020, aunque es nítidamente inferior a los máximos de 420 mil de 2018. Un hecho destacable de la corriente de exportación en pie es la diversificación de los mercados -con China saliéndole al cruce a Turquía- y de las categorías, con una buena cantidad de vaquillonas, tanto de razas lecheras como carniceras, que justamente se embarcaron para China.

En suma, la extracción entre lo que se envió a faena y lo que se exportó en pie será de 2,88 millones de cabezas, más de 100 mil por encima del registro máximo de 2018. A su vez la tasa de extracción, con un rodeo vacuno de 11,83 millones, es de 24,4%, igualando el récord de 2018.

Pero lo iguala en número de cabezas; en los kilos extraídos, lo supera ampliamente. Los animales que ingresaron a faena son 40-50 kilos más pesados que en 2006, en tanto que la extracción de 2018 estaba compuesta en una mayor proporción por terneros exportados en pie, mucho más livianos. La estimación es que salen del sistema por concepto de ventas a faena y a la exportación 1,34 millones de toneladas, 330 mil más que en 2020 y 120 mil toneladas más que en 2018, el récord anterior.

Este fuerte aumento en los volúmenes producidos redundó en otro récord que son las toneladas exportadas. Cuando se le pase raya al año se estará en unas 550 mil toneladas peso carcasa, dejando lejos atrás el anterior récord, que también databa de 2006, cuando se habían embarcado 484 mil.

A veces, cuando se da un brusco aumento en los volúmenes producidos, la causa es una brusca liquidación debido a complicaciones climáticas que obligan a sacar animales de los campos y malvenderlos a precios bajos. La situación es absolutamente distinta en esta oportunidad. Los precios acompañaron el crecimiento de la producción. Es más, son los principales responsables de que se haya llegado a este récord de faena. La demanda cinchó del carro, incentivó a elevar la producción, a invertir en la terminación de la hacienda para aprovechar los tan altos precios. Esto permitió que se registraran otros dos récords este año: es el de mayor número de animales terminados con número de DICOSE de corral -INAC dijo que fueron 350 mil- a los que habría que sumarle unos 150-200 mil terminados en semiconfinamiento. Además, este “apuro” por que los animales lleguen a peso de faena llevó a una reducción adicional en la edad media a la que los novillos ingresaron a frigorífico. En base a la dentición de los animales a faena se estima que la edad media fue de 30,7 meses, manteniendo una trayectoria marcadamente descendente desde mediados de 2019.

Como se decía, el principal factor que permitió este récord de producción fueron los atractivos precios de la hacienda. El valor medio de exportación terminará el año muy próximo a US$ 4.300 por tonelada peso carcasa, con varias semanas del último trimestre superando los US$ 5.000. La muy alta correlación entre el precio de exportación y el de la hacienda para faena hizo que también alcanzaran registros máximos. A mediados de octubre el novillo especial de pradera alcanzó un tope de US$ 4,75 el kilo carcasa. Por más que después bajo, y aunque el año había empezado con precios relativamente bajos -del orden de los US$ 3,10-3,20-, igualmente el valor medio del novillo en 2021 será el más alto de la historia, al alcanzar US$ 3,97 el kilo carcasa. Los anteriores topes que se habían dado en 2019.

En consecuencia, hay récords en la facturación tanto en la venta de hacienda a faena, en las divisas generadas por la exportación y en las ventas al mercado interno.

Dentro de esta amplia gama de récords, que infla el pecho de todos quienes integran la cadena, hay algunos otros que no se alcanzaron. Uno es el peso medio de las carcasas faenadas. El “apuro” por enviar a faena hizo que las carcasas fuesen más livianas que en años anteriores. Otro récord que no se alcanzó fue en el precio de los terneros. Las atractivas cotizaciones del gordo se reflejaron solo parcialmente en el ternero, determinando relaciones de reposición en los niveles más bajos de los últimos años.

Al mirar para adelante, hay algunos récords que serán un gran desafío para 2022, fundamentalmente la cantidad de animales faenados. Pero hay otros que asoman como que, posiblemente, en 2022 ya sean superados, como es el caso del precio medio del novillo a faena. Quizás no se llegue al pico de US$ 4,75, pero posiblemente se logre un valor medio por encima de los US$ 4,00. Hay señales auspiciosas en ese sentido, como los precios que los frigoríficos están asegurando a los corrales de engorde para los primeros 4-5 meses de 2022 (4,60-5,00 el kilo carcasa, dependiendo de su peso), así como el interés de los frigoríficos que cuentan con corrales de engorde para hacerse de animales.

En las actuales condiciones, parece probable que el valor medio del novillo en 2022 se ubique por encima de los US$ 4,00, siempre que el mundo no se despatarre con alguna nueva variante de la pandemia, o surja algún otro cisne negro que, por definición, son casi imposibles de anticipar.

Captura de pantalla 2021-12-24 004224.png

Esperando las lluvias de estas horas, los novillos cotizan en torno a US$ 4,40 y las vacas en US$ 4,15. La soja pasó los US$ 500 y hay creciente demanda desde el exterior por todas las finuras de lana, que registran suba de valores.
Luego de una muy buena cosecha de cultivos de invierno, los cultivos de verano están en vilo por la falta de agua. La Niña complicó el partido, aunque parece que ahora abrió la canilla.
"Es un hecho que este plan del Ministerio de Agricultura argentino va a fallar; no tiene en cuenta el principal aspecto que define la inversión en el sector, algo obviamente indispensable para salir del letargo productivo de los últimos 40 años
Las exportaciones de bienes del Uruguay marcaron un récord histórico en 2021, por el aumento reciente en los precios y la acumulación de capacidades de producción que viene de hace años. Los agronegocios responden por 75% del monto total. El mayor ingreso dinamiza la economía y el desafío es seguir avanzando
“En el fútbol, es más difícil ganar cuando ya ganaste. Es más complicado salir campeón después de haber salido campeón. El 2021 marcó un gran año para la agricultura y la forestación. Ahora, ¿qué pasará en 2022? ¿Los desafíos son más grandes?
Se nota un MGAP más cerca del productor, más cerca de los veterinarios de campo, recibiendo las críticas, los elogios y dando siempre la cara, buscando cooperar para mejorar la sanidad desde la primera línea.
Desde Rurales El País aportamos más de mil páginas en el año, dedicadas exclusivamente al sector más influyente de la economía nacional. Incluyendo los 52 suplementos con 676 páginas de domingo. Eso refleja la importancia del sector
“Esperemos que el clima acompañe, que no falten las lluvias y que la demanda del exterior se mantenga. Además, que todos los uruguayos nos demos cuenta de la importancia de tirar juntos para el mismo lado en beneficio del país...”
El dato del PBI del tercer trimestre muestra que la economía alcanzó los niveles pre pandemia. Al empuje del agro, la industria y la construcción, se suman ahora el comercio y los servicios. Mantener la situación sanitaria y avanzar en la apertura comercial, son algunos de los puntos clave para seguir creciendo
"Todos los años enfrentamos desafíos. Más bien todos los días: el desafío de pensar qué sacamos en el diario de mañana; el desafío de tener noticias interesantes en el portal, para la toma de decisiones y para mantenerlos informados...”
En el 2021 los precios continuaron con la inercia del 2020, la soja comenzó el 2021 en US$ 486 por tonelada con máximos de US$ 612, el maíz empezó en US$ 191, con máximos de US$ 289, y el trigo inició en US$ 236 con máximos de US$ 310, y la colza para encuadrar a US$ 730. En esta recta final del 2021 parecería que no podemos esperar ninguna sorpresa hasta el informe de enero del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), en donde se actualizará la información de oferta y demanda mundial de alimentos. Parece la misma película del 2021 y de muchos años atrás. Los “enero”, no cabe duda, vienen con sorpresas y más un verano donde las lluvias marcan su ausencia.
En el mercado local, continúan firmes los valores del ganado gordo, con novillos en torno a US$ 4,30 y vacas en el eje de 4,10. Según Gerardo Zambrano “no veo que esto cambie” y ubicó un piso de US$ 4 para los novillos.

Publicidad