Lanas

Mercado lanero australiano mostró recuperación en dólares

Lanas medias se tonificaron 2,6%.

Lana en galpones. Foto: Archivo La Nación – GDA.

El mercado lanero australiano se recuperó en dólares y mostró estabilidad en moneda local, con una relación cambiaria que posibilitó una mejora del Índice de Mercado del Este.

“En una semana que tradicionalmente el mercado lanero australiano entraba en receso (post-Semana Santa), ante las actuales condiciones, las autoridades decidieron hacer remates durante una sola jornada, tratando de darle una oportunidad a los productores que deseaban o necesitaban vender, pero con bases de precios razonables al momento, para no sobre-ofertarlo”, explicó José Luis Trifoglio, presidente de la Unión de Consignatarios y Rematadores de Lana e integrante del Departamentos de Lanas de Zambrano & Cía.

Antes de la subasta se retiraron de la oferta el 15,5% y salieron a venta 18.100 fardos, vendiéndose el 76,9%. Fue el menor volumen vendido desde junio de 2009.

Trifoglio dio que el mercado abrió estable en moneda local, pero lentamente se fue aflojando y culminó con una baja de menos del 1%. Sin embargo, debido a que la moneda australiana se fortaleció frente al dólar americano, cuando analizamos los precios en la divisa estadounidense, observamos que el Indicador de Mercado del Este subió 31 centavos de dólar americano, (3,8%), respecto al cierre de la semana pasada y se ubicó en el nivel de USD 8,28 por kilo base limpia.

Haciendo un análisis por micronaje, en dólares estadounidenses, hubo tres escenarios. El operador explicó que, por un lado, “las lanas de 22 micras y más finas subieron entre 4,2 y 5%, los vellones de 26 y 28 micras se tonificaron en el entorno del 2,6%, mientras que las lanas de 30 y 32 micras bajaron 4,3% y 3,8% respectivamente”.

Australian Wool Exchange, informó que los remates continuarán los días 21 y 22 de abril, estimándose que la oferta será de 31.700 fardos aproximadamente. Según algunos analistas especializados, el futuro de la industria textil mundial está comprometido. La pandemia parece haber sido controlada en China, pero su impacto económico aún es difícil de estimar en cantidad y duración. Muchas empresas industriales han reiniciado su actividad, pero la presencia de la pandemia limita mucho sus ventas en el mercado interno y más aún en el exterior.

Aunque la situación sanitaria está mostrando algunas señales de mejora, muchos consumidores chinos -y de otros países- no han regresado a su vida normal y menos a disponer de sus ingresos o ahorros porque temen un recrudecimiento de la situación, una nueva oleada de infecciones.