Lanas

Ante el aumento de la oferta, los precios bajaron en el mercado lanero australiano

Después de tres semanas consecutivas de que el mercado lanero australiano mostrara buenos signos de recuperación, durante las últimas ventas, los precios corrigieron a la baja, principalmente por un aumento de la oferta

José Luis Trifoglio, responsable del departamento de lanas de Zambrano & Cía, explicó que en el primer día de subastas, la demanda reaccionó negativamente y los precios bajaron, pero en el segundo y último día de ventas, si bien los precios continuaron descendiendo, se observó una desaceleración en la caída, e incluso algunos operadores estuvieron más activos, por lo que se abre nuevamente un signo de interrogación hacia la semana próxima, pero diferente al que teníamos hace siete días atrás.

“Una de las causas que se establece como motivo de ese cambio de actitud de algunos compradores en el tramo final de las últimas ventas de este mes, fue la reconsideración de algunos productores australianos en retirar sus lotes de los catálogos y de esa forma reducir el número de fardos que se pondrá a la venta durante las próximas semanas”, dijo.

El Indicador de Mercado del Este bajó 50 centavos de dólar americano, (5,8%), respecto al cierre de la semana pasada y se ubicó en el nivel de USD 8,13 por kilo base limpia.

Todas las categorías de lana para peinar se vieron afectadas y registraron descensos entre 4% (16,5 micras) y 9,9% (28 micras).

El precio máximo de esta semana, lo logró un fardo de lana de 16,5 micras de diámetro promedio, 86 mm de largo de mecha y 71,8% de rendimiento al peinado, que se pagó USD 21,23 por kilo base sucia.

Respecto a la oferta semanal vale la pena hacer un análisis para interpretar el impacto de su evolución en el mercado y en el comportamiento de la demanda. Después del cierre de la primera semana del mes de octubre, cuando el mercado comenzó a mostrar algunos signos de recuperación en los precios, los productores australianos ya había inscripto para la presente semana un total de 33.000 fardos aproximadamente, volumen un poco más alto de lo aconsejable, pero dentro de parámetros normales.

Durante las dos semanas siguientes, viendo que el mercado continuaba tonificándose, el volumen de lana inscripto aumentó más de 10.000 fardos, nivel, que muchos operadores lo veían como demasiado importante, más aún, cuando incluso se empezaba a visualizar un incremento en las inscripciones de las primeras semanas de noviembre.

Los catálogos de ambos días tenían una inscripción de 43.450 fardos, pero antes de comenzar las ventas se retiraron el primer día 1.820 y en el segundo día (viendo la baja del día anterior) 4.200 fardos. Además de esto, durante el desarrollo de los remates, los productores no conformes con los precios, no vendieron casi 10.000 fardos, por no llegar a colmar sus expectativas.

En resumen, la demanda adquirió solamente unos 27.700 fardos, lo que implica una colocación del 74% de lo realmente puesto a la venta. Para los próximos remates que se realizarán durante los días 4 y 5 de noviembre, está previsto que la oferta ronde los 36.666 fardos, número ligeramente inferior al volumen que a principios de semana había en los catálogos, como consecuencia de la baja en los valores.

Esa oferta incluirá una selección de lanas finas y súper finas de excelente calidad que podría atraer a algunos sectores de la demanda interesados en esos tipos de lana, lo que podría colaborar para que el mercado pudiera estabilizarse o incluso registrar una nueva tonificación de los valores.

Mercado local. Según informó Trifoglio en el mercado local, algunos sectores de la demanda, concretaron algunas operaciones puntuales por lotes con diferentes características.

En algún caso, se trató de lanas ya entregadas con anterioridad que estaban a la espera de poder fijar precio, y en algún otro caso, por lanas de la nueva cosecha.

Estos primeros movimientos de la zafra 2020/21 están mostrando un descenso respecto a los valores de los anteriores negocios concretados durante fines de febrero/principios de marzo, pero se enmarcan en la nueva realidad de precios que se está viendo a nivel internacional.