Ganadería

Hay un porcentaje alto de ganados por preñar

Técnicos del Plan Agropecuario exhortan a tomar medidas

Vaca con cría.

Pablo Antúnez

Pese a la cantidad de pasto que se observa en el norte del país, donde en noviembre y diciembre el porcentaje de crecimiento estuvo por encima del promedio histórico de los últimos 20 años, los Diagnósticos de Actividad Ovaríca (DAO) están mostrando, en algunos casos un porcentaje alto de vacas en anestro.

Esos vientres que no están ciclando y que por lo tanto no se han podido preñar pese a su buena condición corporal, todavía pueden llegar a preñarse con medidas de manejo. “Son ganados que sufrieron un atraso en la primavera y en algunas zonas, hay porcentajes altos”, contó a El País Marcelo Pereira, técnico extensionista de la regional norte del Instituto Plan Agropecuario (IPA), que abarca Artigas, Salto, Paysandú y Río Negro.

En otros casos, hay vientres con anestro superficial, del que saldrían aplicando un destete temporario (usando tablilla en los terneros). “Mucha gente termina los entores en febrero y aún hay tiempo de usar la tablilla”, recordó el agrónomo del IPA. La abundancia de pasto que se ve en el norte, no se refleja en el sur y en el este, principalmente en la zona de cristalino, donde según el IPA, las mediciones muestran que el promedio de crecimiento de la pastura está por debajo del promedio de los últimos 20 años.

“Hay una situación a nivel país bastante contrastante, con infinidad de casos”, argumentó Pereira.

Medidas. Recordó que las bajas preñeces “no se dan por todo el lote”, sino que surgen porque “siempre hay un 15% o 20% de las vacas que están con peor condición corporal”. Por eso recomendó apartar las vacas que están con menor condición corporal. “Hay que manejarlas con cargas más flojas, hacer destete temporario y en los casos en que se hace DAO y están en anestro profundo, aplicar destete precoz. Hay que tomar medidas ya”.

El extensionista reconoció que no tomar medidas diferenciales, “termina arrojando sorpresas de bajas preñeces” al final del entore.

“Puede parecer que el lote está todo parejo hasta que se empiezan a clasificar los vientres (por condición corporal). Lo otro es manejar las vacas en potreros que tengan buena agua y principalmente sombra”, remarcó Pereira. El hecho de priorizar potreros que tengan buena agua y buena sombra y principalmente buen pasto, “es imprescindible”, dijo Pereira.