Ganadería

Contradicciones y prohibición de una hormona “clave”

Es fundamental para  buenos resultados en servicios de  IATF

En la ganadería uruguaya, el Estradiol, sólo es usado en vaquillonas en los protocolos de Inseminación Artificial a Tiempo Fijo (IATF) y se aplican apenas entre 1,5 y 2 milímetros por animal, ayudándolo a que mantenga celo regularmente (el período estral de la vaca es cada 21 días).

A lo largo de los años, una vaquillona que ingresa al rodeo, sólo es enviada a frigorífico una vez que llega a su vida útil como reproductor.

Hay trabajos técnicos que muestran que la presión de la _Comisión Europea se contradice con lo que hoy tiene aprobado. En el European Medicines Agency Veterinary Medicines and Inspections EMEA/CVMP/885/99, considera que después del tratamiento terapéutico y zootécnico con esteres de 17b-estradiol, los niveles de leche y plasma están dentro de los límites fisiológicos.

Considera que “aunque los niveles de tejidos pueden ser más altos que los límites fisiológicos inmediatamente después del tratamiento, se concluyó que en comparación con las tasas de producción diaria de 17B-estradiol en niños prepúberes y en comparación con la cantidad del estrógeno en otros alimentos que forman parte de la dieta humana, el 17B-estradiol al que los humanos estarán expuestos a través de la ingestión de tejido de animales tratados, es biológicamente insignificante y será incapaz de ejercer un efecto hormonal en los seres humanos”. Ese es un argumento del que Uruguay debería agarrarse fuerte, si quiere mantener una alta producción de terneros a futuro.