carnes

MGAP e INAC respaldan formación de carniceros

La UVC apuesta a la profesionalización de sus asociados

Apoyo. Alfonso Fontenla, Fernando Mattos, Juan Pereira (UTU), Rafael Rodríguez y Conrado Ferber.

Pablo Antúnez

A partir del año que viene, los carniceros y operarios de carnicerías, volverán a tener un curso de formación o tecnicatura, avalada por la Dirección de Educación Técnico Profesional (UTU).

El anuncio fue realizado por las autoridades de la Unión Vendedores de Carne (UVC) en el Día Nacional del Carnicero, donde la profesión festejó haciendo especial hincapié en la capacitación para brindarle a los consumidores la mayor calidad de carne.

A su vez, desde el Instituto Nacional de Carnes (INAC) se impulsan otras acciones con el mismo fin, en el marco de un ordenamiento del mercado interno, que apunta a brindarles las máximas herramientas a los comerciantes.

Los festejos del Día Nacional del Carnicero, organizados por la citada gremial, contaron la participación del Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos y el titular del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Conrado Ferber, acompañado de la Directora de Mercado Interno, María Fernanda Cuervo y otros integrantes. Por UTU participó su Director General, Juan Pereira. “Vamos a preparar el recurso humano que el sector necesita y que desde la Unión Vendedores de Carne se nos plantee, siempre con la garantía de la educación pública”, afirmó Pereira al ser consultado por El País.

La tecnicatura o titulación profesional, recién está en vías de instrumentación y se están por firmar los convenios entre ambas instituciones. Pereira aclaró: “hablamos de dos tipos de curso. Uno puede ser una tecnicatura y el otro una acreditación de saberes para los operarios que hoy están trabajando en las carnicerías y no tienen formación formal o incluso certificación de esa formación”.

El jerarca destacó que UTU “está en condiciones de otorgarles esa certificación” una vez que demuestren sus conocimientos.

Por su parte, el presidente de la UVC, Alfonso Fontenla, afirmó que la gremial quiere lograr una profesionalización.

“Sabemos que el INAC está empezando a conversar para realizar algún tipo de curso, pero en nuestro caso vamos por otro lado, apuntando a la complementación con el apoyo de UTU, que brinda asesoramiento y tiene una estructura para formar recursos humanos adecuados a las necesidades actuales”. Fontenla reconoció que el oficio de carnicero se viene transmitiendo de generación en generación y “no ha sido reconocido adecuadamente”.

Es por eso que considera “de estricta justicia ordenarlo y profesionalizarlo. La instrumentación de los módulos se está definiendo. En el correr de estos meses hay que ponerlo a punto”. La última escuela de operarios de carnicería funcionó en la órbita del LATU hasta fines del 90 y luego cerró. Se trataba del curso de ayudante de cortador. Fontenla admite que es un curso caro y para desarrollarlo se precisaban recursos importantes porque la carne no es un producto barato y se destroza mucho. “En ese entonces, más allá de que se lograba la inserción laboral de prácticamente la totalidad de los egresados, las autoridades del LATU consideraron que no era necesario hacerlo y no se volvió a hablar del tema”, recordó Fontenla.