agro

Autoridades nacionales acompañaron exitosa cosecha de papa en el marco del Plan Dignidad Carcelaria

En el marco del Proyecto Chacras del Plan Dignidad Carcelaria, el ministro Carlos Uriarte junto al presidente de la República, Luis Lacalle Pou y el ministro del Interior, Jorge Larrañaga acompañó la jornada destinada a la cosecha oficial de papa, en el Instituto Nacional de Rehabilitación de la ciudad de Libertad.

El plan apunta a que las personas privadas de libertad produzcan la tierra. La actividad se enmarca en un proceso que comenzó en octubre 2020 ante un acuerdo firmado entre el Ministerio del Interior, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y la Asociación de Semilleristas de Papas (ANSEPA)

“Esto es crear esperanza, es decirle a la gente que cometió un error que puede contribuir a la sociedad civil, aprendiendo un oficio, regenerarse, reinventarse (…) estamos pendientes todos de que esto tuviese este resultado, para ver si podemos replicarlo por todo el país”, dijo Uriarte.

Durante la tarde del jueves, estuvieron presentes además, el director de la Granja, Nicolás Chiesa, el presidente de la Asociación de Cultivadores de papa, Fernando Mieto y la intendente de San José, Ana María Bentaberri.

Por su parte Chiesa dijo que: “Lo importante de esto es generar conciencia agropecuaria, hábito de trabajo, generar un futuro para los reclusos, como lo dijo el Presidente”. “Ya estamos coordinando para replicar esta experiencia en otros rubros, no solo en papa”

“Esto es una muestra de que si se puede” agregó Mieto.

El proyecto Chacras del Plan Dignidad Carcelaria 2020-2025 tiene como meta llevar adelante la transformación radical de las chacras en todas las unidades carcelarias del país a través del aumento de la productividad y de mejora en las posibilidades laborales de las personas privadas de libertad.

En esta primera etapa se cosecharán 60.000 kilos de papas en 2 hectáreas, proyectándose para 2022 una cosecha de 150.000 kilos en 5 hectáreas.

El convenio entre los mencionados organismos cuenta con tres pilares: el autoabastecimiento de los privados de libertad; el ahorro, debido a que anualmente en el INR se consumen 600 mil kilogramos de papas con un costo aproximado a los 650 mil dólares para el sistema penitenciario, y además la formación a las personas.

Se estima que en 2021 se cultivarán 236 toneladas y media de hortalizas y verduras provenientes de 96 hectáreas de los 26  establecimientos penitenciarios.