Ganadería

Mercado ganadero sobre ofertado y con valores en descenso

Las lluvias quitaron el apuro por vender en el norte.

Embarque de  ganado  en pie en el Puerto de  Montevideo , exportacion de  ganado  vacuno a Egipto, ND 20141027, foto Agustin Martinez - Archivo El Pais

Ganados. Las entradas a planta están largas; entre 10 y 15 días. Archivo El Pais

Pablo Antúnez.
Las lluvias, al menos en el Norte y en algunos departamentos cercanos al Río Negro, le devolvieron el ánimo al productor y pueden ayudar a descompromir la sobre oferta ganadera en el mercado de haciendas.
Esa sobre oferta está ocasionando que haya frigoríficos que estén anotando los ganados sin pasar precio, con el compromiso de rever los valores hacia adelante y en general las entradas están largas, ya que van entre 10 y 15 días.
Si bien el productor intenta no vender a los precios que hoy se manejan en el mercado, la industria tampoco tiene compromisos que le hagan apurarse a comprar ganado.
Como referencias generales del mercado, el consignatario salteño Francisco Cánepa dijo a El País que la vaca gorda vale entre US$ 2,65 y US$ 2,70 por kilo de carne, mientras que el novillo gordo cotiza entre US$ 2,80 y US$ 2,90, también por kilo de carne.
En el litoral norte hubo buenas lluvias hasta ahora y los pronósticos siguen alimentando la esperanza de los productores de evitar una mayor caída de precios del ganado.
“Estas lluvias pueden llegar a descontraer la oferta y tranquilizar mucho el ánimo al productor si ayudan a que los campos recuperen y puede mantener el ganado dentro del campo”, reconoció Cánepa. En realidad, le sacan el apuro por vender, ya que en muchas zonas estaba haciendo falta el agua y si bien los campos no estaban en mal estado, el forraje se estaba deteriorando bastante.
Cánepa reconoció que “hubo un cierto temor en el productor de tener que sacar igual el ganado, aunque los precios no fueran atractivos. La oferta sigue estando, puede que se dilate un poco más en el tiempo la entrega a frigorífico, pero la hacienda gorda sigue estando”, agregó el operador salteño. Esos animales, tarde o temprano, tendrán que salir del campo porque se pasan.
Hasta hace unos días, en muchos casos, hubo productores que tuvieron que vender igual su ganado pese a que los precios no los conformaran por problemas de campo, por algunas obligaciones que habían contraído o porque tienen un sistema de trabajo que les permite engordar y sacar ganado más rápido.
Cánepa explicó que “en los campos de ciclo completo en el norte se trabaja diferente y mientras haya campo natural hay cierta cintura de tiempo para sacar el ganado gordo”.

Rurales EL PAIS