Secretariado Mundial Angus

Criadores de todo el mundo disfrutaron de más de un siglo de genética Angus

Cabaña Bayucuá recibió al Secretariado Mundial en La Calandria Polo Club de Salto.

Angus de Bayucuá en Salto, en el marco del Secretariado Mundial. Foto: Pablo D. Mestre.

La tercera jornada de la gira del Secretariado Mundial Angus tuvo parada en la ciudad de Salto, en el predio de La Calandria Polo Club, para disfrutar de la centenaria genética de Cabaña Bayucuá de la familia Mattos.

Cientos de criadores conocieron el trabajo de cinco generaciones que están dedicadas a la ganadería. Maria Mattos, directora de Baycuá, dijo que el secreto de esta empresa familiar “es la pasión por lo que hacemos”, “siempre mirando el lado productivo y económico”.

La cabaña nació a principios del siglo XX, en 1906, buscando un animal “con las cualidades genéticas que más beneficien al productor”, explicó la productora de Salto.

Contó que el Angus de Bayucuá se destaca por la facilidad de parto, tener un tamaño mediano pero ser bien pesado, engordar fácil y pelechar rápido. Son de muy buena estructura y muy eficientes. Mattos dijo que esa línea se mantiene en el ganado de pedigree, el donante y el comercial.

 

Para Carlos Guinovart, esposo de María e integrante de Bayucuá, ser anfitrión de una gira de tal categoría es “una gran alegría” y resultó un “desafío muy importante” que se pudo lograr.

También se refirió a los productos de la cabaña, asegurando que siempre están pensando en “un animal que produzca”. Y agregó: “Tenemos un programa genético muy detallado que está enfocado a los clientes buscando agregar valor a la cadena y mejorar la producción de carne”.