Rurales El Suplemento

Postergan negocios: incertidumbre por medidas de Alberto Fernández

Las operaciones del 2019 son “muy pocas” y en su mayoría se definen en una “muy baja escala”, en un mercado “muy restringido” y con valores que “tienden a la baja”.

Las operaciones del 2019 son muy pocas y en su mayoría se definen en una “muy baja escala” para la Argentina. Se han vendido predios de 18, 29 y 76 hectáreas, pero operaciones de mayor envergadura, de US$ 3 a US$ 5 millones, son pocas. Cuando las inversiones de US$ 15 o US$ 20 millones para arriba han desaparecido.

Guillermo Crampet[email protected]

El mercado inmobiliario de campos en Argentina está “semiparalizado” desde el segundo semestre del año como consecuencia de las incertidumbres previas a las elecciones del pasado domingo y las actuales expectativas en las medidas políticas que implemente Alberto Fernández.

Desde la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) estiman que conocer el rumbo económico del país y cuáles serán las soluciones a los problemas existentes, a nivel nacional como en el agro, recién tendrá lugar durante el próximo año, una vez finalizado el verano, dijo su vicepresidente Gerardo Kahn.

La definición de Fernández como actual presidente electo de Argentina, con una doctrina aferrada al Kirchnerismo, movimiento político que dio la espalda al campo, fue una determinante en la “generación de tanta incertidumbre” en el mercado de campos y en el sector agropecuario en general, “ese recuerdo está vigente”, señaló Kahn.

Además de la inestabilidad política y económica del país, los inversores en Argentina se encuentran con dificultades en la instrumentación de los negocios por las “enormes restricciones” para el movimiento de fondos en dólares americanos, dijo Kahn y agregó: “Todo eso suma ingredientes negativos para que el mercado de campos tenga movimiento”.

El Vicepresidente de la CAIR aseguró que entre los operadores existe una sensación de “esperar qué va a suceder”, por tanto “la toma de decisiones está postergada”.

Dentro de la incertidumbre, Gerardo Kahn señaló que hay una oferta “muy grande” en todo tipo de tierras, pero “lo único que siempre despierta algún interés, del poco que existe, es cuando se pone en venta un campo de definida aptitud agrícola en las zonas buenas agrícolas de Argentina”. Mientras que por campos agrícolas-ganaderos o ganaderos la demanda es “muy escasa” y “casi no se registran operaciones”.

Más allá de que aparecen potenciales compradores por los campos buenos agrícolas, Kahn reiteró: “La dificultad reside en la instrumentación de este tipo de operaciones”.

Explicó que los valores de la tierra en un mercado “muy restringido” y “poco activo” tienen una tendencia a la baja, mientras las expectativas de precios se deberían ir ajustando en relación al interés de la demanda. Asimismo, las operaciones del 2019 son “muy pocas” y en su mayoría se definen en una “muy baja escala” para la Argentina. Kahn dijo: “Se han vendido predios de 18, 29 y 76 hectáreas, pero operaciones de mayor envergadura, de US$ 3 a US$ 5 millones, son pocas. Cuando las inversiones de US$ 15 millones para arriba han desaparecido”.

Por último, el Vicepresidente de CAIR consideró “poco viable” que se inicie un proceso de transferencia de inversiones de Argentina a Uruguay ante el nuevo escenario político. “No me parece que todavía estén dadas las condiciones para eso, más teniendo en cuenta la dificultad que existe para instrumentar los negocios en Argentina”, cerró.

Indicador. La CAIR difunde cada mes un índice que refleja el nivel de actividad del mercado, que tiene como base 97,5 puntos, correspondiente en forma histórica a su máximo registrado en septiembre del año 2011, publicó Clarín.

Para el mes nueve de 2019 el indicador se ubica en 28,69 puntos, menos de 10% frente a igual mes del 2018. Comparado con agosto de 2019, la caída es mínima, del orden del 0,07 puntos, aunque en el mes anterior se sufrió un ajuste bajista de 34%.