Región

Reconocimiento de la OIE puede incrementar en un 35% las exportaciones de carne de cerdo de Rio Grande do Sul y Paraná

Los exportadores paranaenses y gauchos del sector podrán incrementar sus ventas en más de un 10% este año

EUROCARNE | El reconocimiento de Paraná y Rio Grande do Sul por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) entre las nuevas áreas clasificadas como libres de fiebre aftosa sin vacunación debería abrir nuevas oportunidades para la carne de cerdo exportadores en Brasil, evalúa la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA).

Los exportadores paranaenses y gauchos del sector podrán incrementar sus ventas en más de un 10% este año, llegando hasta el 35% en 2022, en comparación con los volúmenes despachados en 2020. “Esto, con la posibilidad de embarques de carne de cerdo con hueso y menudencias al mercado chino, actualmente el principal importador de productos brasileños ”, analiza el presidente de ABPA, Ricardo Santin.

A efectos comparativos, en el caso de Rio Grande do Sul, existe un potencial para alcanzar hasta 293.000 toneladas este año, generando ingresos de aproximadamente 715 millones de dólares, 86 millones más que en 2020. En 2022, las ventas de Rio Grande do Sul puede llegar a 350.000 toneladas, con un ingreso de divisas estimado en 850 millones de dólares.

En el caso de Paraná, existe potencial para que el estado exporte aproximadamente 145.000 toneladas en 2021, un aumento de más del 5% con respecto al año 2020, con ingresos estimados en el orden de los 332 millones. Para el 2022, las estimaciones indican que se pueden exportar 165.000 toneladas con un ingreso en divisas de 377 millones.

“Estos estados tendrán la posibilidad de acceder a los mercados más exigentes del mundo, como Japón, Estados Unidos, Corea del Sur, Chile y Filipinas, y este reconocimiento refuerza aún más la excelencia de los servicios de salud brasileños, ya sean federales, estatales o municipales”, destaca el director de mercados de ABPA, Luís Rua.

Paraná y Rio Grande do Sul unen los estados de Acre y Rondônia y parte de Amazonas y Mato Grosso, que se encuentran entre las nuevas áreas reconocidas. Hasta entonces, solo Santa Catarina ostentaba este estatus desde 2007.