Publicidad

Mucha incertidumbre, mayor volatilidad y altos precios

Federico Morixe.jpeg

Los primeros 10 meses fueron de altísima volatilidad para los precios de los granos. Partimos con precios de 495 llegando a 656 US$/ton para la soja con posteriores bajas de hasta 460 US$/ton. Los que no vendieron la sufrieron en carne y hueso. En el trigo, las subas fueron del 67% y las bajas del 39%, pasando de 282 a 470 US$/ton, y volviendo a recuperar los 347 dólares con los nervios de Rusia y Ucrania. Mientras que en la colza, las subas fueron de 500 a 790 y bajando luego a 480 US$/ton. Algunos supieron aprovechar a vender precio sin grano en este último y están disfrutando de la diferencia. Veamos algunos factores e incógnitas que influyen fuertemente en los precios:

El clima.

El más importante. Históricamente los meses de junio, julio y agosto, han sido los de mayores subas de precios por estar justo dentro del mercado climático, llamado “Weather Market”, donde se produce la mayor volatilidad climática. Los fondos e inversores le llaman “especulación climática”, si a esta especulación le agregamos los stocks en EEUU y la próxima siembra y producción de Sudamérica tenemos la explicación de por qué los números son tan cambiantes y volátiles.

Para tener una idea más tangible, en estos meses del mercado climático el precio de la soja llegó a variar (subir y bajar) 68 US$/ton en 15 días, el maíz varió 21 dólares y el trigo 70 dólares.

En estos mismos meses EEUU atravesó por una fuerte sequía muy similar a la de 2021, secando el río Mississippi y trancando cientos de barcazas. En el último informe de octubre del USDA la producción de EEUU fue recortada en -1,5% para la soja, como también en -0,35% para maíz y trigo. Esto, automáticamente genera suba en los precios y altas expectativas en los productores. Ahora bien, por el otro lado (en el sur del mundo) el USDA aumentó la producción en Sudamérica, por ejemplo; en Brasil aumentó de 149 a 152 millones de toneladas de producción y en Argentina unas 51 mill de toneladas, obviamente siempre y cuando el clima sea normal, a estas alturas cabe pensar: qué es un clima normal ? dependiendo de los “niños” que vengan cada año.

Esto explica claramente por qué se dan las subidas repentinas en los precios, llevando a compras apuradas de las industrias de alimentos buscando garantizar precio y/o cantidad de granos frente a una posible disminución de producción dada por un clima seco. A esta preocupación, se suben también los fondos de inversión, que lo ven como una buena oportunidad de comprar papeles (futuros) y en la suba generar ganancias para sus clientes.

El dólar.

Otra de las variables que juega con su volatilidad, por el aumento de tasas de interés y el aumento de la inflación en todo el planeta, no están ayudando a los compradores de materias primas a decidir en qué momento entrar en todo el teje y maneje del mercado de divisas.

Otros muy preocupados por la incertidumbre, son los fondos de inversión, que manejan 2 mil veces más de dinero que el valor de los granos. Ellos buscan escapar de las bajas del - 26% de los diferentes mercados financieros yendo a las materias primas como refugio de bajas de sus carteras de acciones y la suba de la inflación.

Mar Negro.

Desde el conflicto Rusia y Ucrania, los precios volaron pero también aumentó el miedo al desabastecimiento de alimentos en el mundo y de fertilizantes. En estos días se renueva el acuerdo entre la ONU y Rusia, para que Ucrania, Rusia y Bielorrusia puedan exportar sus granos, aceites y fertilizantes. Putin no está muy de acuerdo en renovar el acuerdo si no se cumple con sus demandas, así que habrá que esperar qué decide.

Con estas noticias los agricultores de Brasil se adelantaron y dieron vuelta la tortilla en fertilizantes; en lugar de una escasez de fertilizantes, Brasil ahora está inundado de fertilizantes a tal punto que llenaron todos los depósitos disponibles y comenzaron a rechazar barcos nuevos. Según la Asociación Nacional de Distribuidores de Fertilizantes (Anda) Brasil importó un volumen récord de 30,77 millones de toneladas de fertilizantes en lo que va del año.

Viendo toda esta información, lo que podría suceder con el clima y, por ende, la producción en EEUU, la siembra y el clima en Sudamérica podemos ser muy optimistas, realistas o pesimistas sobre la tendencia de los precios. La realidad nos muestra que ya estamos en muy buenos precios (márgenes) desde el punto de vista histórico, es importante parar la pelota. Planificar y manejar los precios como en el 2022 con muchos seguros de precios sin necesidad de vender la piel del oso.

Al final del día, lo importante es trabajar tranquilo y sin preocupaciones del mercado, por eso es muy útil organizarse ahora y arriesgar lo menor posible ya que venimos con buenos números y China necesita los granos, ¡gracias a Dios!!!

El éxito no es adivinar, el éxito es llegar a las metas planificadas con información confiable.

Gestión de Riesgo,
Gletir Sociedad de Bolsa

La caída del dólar y la preocupación por la concentración en la industria frigorífica han estado en el centro de la discusión en el ámbito de los agronegocios estos días. Y si bien son temas independientes, están relacionados.
A pesar de la falta de agua los rendimientos de invierno son mejores a los esperados. Pero el partido no terminó y el segundo tiempo -cultivos de verano- puede estar complicado si La Niña sigue despierta.
Socia del estudio Nopitsch & Asoc.
Las recientes medidas de flexbilidad tomadas en China podrían ayudar a alterar los sentimientos del mercado y reconstruir la confianza. Habrá que ver qué pasa en las próximas semanas y seguir con atención la evolución.
En tiempos de mercado en baja también es importantes que las relaciones de precios se mantengan dentro de lo razonable entre los eslabones de la cadena cárnica. Hubo dudas, pero los datos parecen alinearse, aunque hay margen para que bajen los precios al público en el mercado local
Es factible que Nueva Zelanda solo pueda cubrir de forma parcial el aumento esperado de la demanda china, por lo que este país debería salir a proveerse desde otras regiones, entre ellas Uruguay
En Israel, más allá de las fuertes discusiones y polémicas que habitualmente genera, hay una cosa que parece clara: existe una capacidad de enfocar y abordar los problemas de una manera más efectiva, con visión estratégica y de largo plazo
El panorama económico global sigue cambiando y con él las condiciones de trabajo para los agronegocios. En el caso del sector cárnico el impacto es notorio, con fortalecimiento del dólar y retracción de la demanda. A eso se agrega el panorama climático, que -si bien ha dado un alivio- sigue preocupando
Las previsiones, teniendo en cuenta que los precios de los granos siguen siendo altos, indicarían que la proteína animal debería mantenerse con cotizaciones atractivas. Pero, como siempre, dependerá de dónde se posicione la demanda
De cara a la presentación y plazo para el pago de la Declaración Jurada del Impuesto al Patrimonio Agropecuario y su sobre tasa que vence el próximo 25 de octubre, nos proponemos repasar el cambio normativo introducido por la Ley 19.924 del 18/12/2020, en relación a la forma de valuar fiscalmente los inmuebles rurales. Antes de adentrarnos en concreto a este cambio normativo sería bueno tener en cuenta ciertas consideraciones:
A la luz del escenario global, el desempeño de la economía uruguaya se destaca en la región e incluso en el mundo. Los problemas de inflación son generales, pero el país tiene fortalezas propias, aunque también cuentas pendientes
Más allá de la coyuntura, las expectativas del mercado internacional siguen siendo positivas. No se volverá a las referencias del primer semestre, pero, si las cosas evolucionan como su supone lo harán, los valores seguirán por encima de los que eran usuales anteriormente

Publicidad

Publicidad