Advertisement

El agro tiene quien le escriba

Pablo D. Mestre

Editor de Rurales El País

foto-pm.jpegLas 704 páginas, exclusivas de información agropecuaria que, desde el 2 de agosto del año pasado, se han publicado cada domingo, a un promedio de 14 páginas por domingo, ratifican el compromiso que desde siempre ha tenido El País con el sector más influyente de la economía uruguaya. Y marcan además, la importancia que desde esta casa periodística se le da a la agropecuaria nacional. Hace un año, con el impulso de esa tradición y confiando en la frase del presidente Lacalle Pou que el agro sería “el Malla Oro” que sacaría el país adelante en la recuperación post pandemia, apostamos a ello y publicamos cada semana este Suplemento con el objetivo de informar y formar opinión. Porque de eso se trata nuestra tarea. Y así, cada tema que se generó en todos los rubros de la agropecuaria estuvo en estas páginas, además del análisis y opinión de especialistas que han prestigiado Rurales El País en estos doce meses. Un año que estuvo marcado por la pandemia que afectó a todo el mundo cambiando el ritmo de vida y las costumbres de los habitantes del planeta. En Uruguay las acertadas acciones tomadas por el gobierno para combatir la pandemia, que por estos días se están reflejando en los números, han posibilitado que la rueda siga girando. Claro, eso se pudo lograr con el gran aporte de la agropecuaria para sostener, no sólo con la producción de alimentos, sino también apuntalando con colaboraciones económicas en los momentos más difíciles al resto de la población que no la estaba pasando tan bien. Porque el campo no paró. Es que tampoco puede hacerlo. No se puede dejar de ordeñar las vacas cada día, no se puede interrumpir el ciclo biológico en la cría de los animales, no se pueden dejar de sembrar y cosechar los cultivos. Y esto también posibilitó que muchos trabajadores siguieran percibiendo sus salarios y que muchas economías del interior del país funcionaran. Gracias a Dios que no se detuvo. Porque, mientras el temor a lo desconocido paralizaba a gran parte del mundo, seguía estando la imperiosa necesidad de comer. Ahí Uruguay juega un papel clave con la seguridad de los alimentos que produce, con seriedad detrás de los mismos y con una interinstitucionalidad afirmada que hace posible eso. A medida que el mundo se fue despertando de esa “siesta de temor”, el país pudo capitalizarlo con un incremento de las exportaciones y de la demanda por lo que produce. Esto provocó que hoy se viva “una primavera de precios” en todos los rubros. Y, si bien también los costos aumentan y los ciclos económicos no son tan lineales a un momento específico, se puede ser optimista. En ese contexto, qué importante es tener este insumo como Rurales El País. En tiempos donde hasta se puede duplicar la velocidad de los mensajes de voz que recibimos en los teléfonos móviles, haber aportado más de 700 páginas exclusivamente con temas agropecuarios en el medio de comunicación más masivo del país, es para celebrar. Porque tiene la fuerza de lo escrito, no es algo efímero, ni comprimido en 240 caracteres. Se puede leer cada domingo, o hacerlo en la semana, o también repasarlo mucho tiempo después. Sin negar y hasta celebrando el avance de la tecnología y los tiempos modernos, lo escrito sigue siendo fundamental. Informa, educa, forma y, por qué no, genera sanos debates. Más en este país agropecuario pero que muchas veces pareciera que vive de espaldas al campo. En ese sentido también esta herramienta ha servido como nexo entre los habitantes de las ciudades y los de la campaña (como nos gusta decir en Melo). Porque esa dicotomía lamentablemente aún existe. Sino, vale repasar cuando uno va a viajar al interior y nos dicen: “¿vas para afuera?” ¿Afuera de qué? Voy para adentro, para el interior. Desde donde se genera lo más genuino y valioso de la economía uruguaya. Por eso también celebramos este año. Además, debemos agradecer. Desde todo el equipo de Rurales El País en primer lugar a los lectores, por y para quienes trabajamos cada día. También, y no menos importante, a las empresas y firmas comerciales que apoyan con su inversión permanente a este producto. Porque estamos convencidos que el Uruguay se salva con el agro… Por todo eso, hoy celebramos que el agro tiene quien le escriba…

Estamos cerrando una Expo Prado en donde la cabaña nacional, el sector ganadero, supo responder y estuvo a la altura de las circunstancias; el sector comercial acompañó de muy buena manera y el Poder Ejecutivo apoyó
La ganadería está un momento histórico, con la demanda china como principal explicación. Coinciden faena y precios de exportación récord, que son trasladados con efectividad al productor. El margen industrial por cabeza está en un mínimo, pero las industrias mejoran sus números. El aumento en el precio al público plantea desafíos
Hoy finaliza la Expo que marca un punto de inflexión en muchos sentidos y refleja el buen ánimo del sector.
En la antesala de una nueva zafra de verano, es bueno repasar algunos números en cuanto a superficie sembrada, producción y rendimientos, exportaciones e impacto. ¿Hay argumentos para pensar en una soja por encima de los US$ 400 en el mediano plazo?
Se denominan cisnes negros porque son extraordinarios. Últimamente, están apareciendo cisnes negros por todos lados, y buena parte de ellos son de índole sanitario. Lo extraordinario es cada vez más ordinarios
Uruguay ya había anticipado en el Mercosur que iniciaría negociaciones comerciales con otros países y lo confirmó esta semana. La posibilidad de un acuerdo con China no es nueva y es removedora para la región y para la propia economía uruguaya
La cadena cárnica muestra una base firme, con un stock vacuno cada vez más eficiente. Pero el eslabón final, la exportación por vía marítima, está en problemas a consecuencia de lo que pasa en todo el mundo. En el medio, la industria frigorífica busca que la cadena no se tranque.
Después de que este año se diera un combo de factores alcistas sobre los precios ganaderos, para 2022 los astros no parece que vayan a estar tan alineados. El interés exterior seguramente se mantenga, y la demanda estará allí
El problema hoy es conseguir barcos y contenedores para sacar la carne uruguaya al mundo. En lo interno, la faena sigue superando las 50 mil cabezas y los valores están en torno a US$ 4,35 para novillos y a los US$ 4,10 para vacas. Martín Olaverry Valor Agregado I Portal Rurales El País
El valor de los productos del campo subió, pero también los costos, en las chacras y en los puertos. El actual momento de altos precios de exportación es diferente al período de auge 2006-2014: los costos de la economía son bastante mayores y hay que hacer bien las cuentas. Aún así, hay buenos fundamentos para crecer.
Los últimos indicadores muestran una recuperación paulatina de la economía. Pero no es pareja y, además, Uruguay ya venía con problemas previos a la pandemia, que hay que volver a enfrentar. La vacunación avanzó notablemente y la tercera dosis es clave para que siga mejorando la actividad.
[caption id="attachment_64645" align="aligncenter" width="570"] Granja con cerdos.[/caption]

Advertisement