Publicidad

Transformando su presente: feliz día, mujeres rurales

El silencio quedó atrás y hoy hacen patria con su ejemplo, las mujeres rurales se reivindicaron y fueron celebradas este 15 de octubre

Esther Pérez Cuadro tiene 58 años y hace 24 que planta frutillas en San Antonio, Canelones, y es una de la mujeres transformadoras que eligió el MGAP para contar su historia y trayectoria en el medio.Esther Pérez Cuadro tiene 58 años y hace 24 que planta frutillas en San Antonio, Canelones, y es una de la mujeres transformadoras que eligió el MGAP para contar su historia y trayectoria en el medio.
Esther Pérez Cuadro tiene 58 años y hace 24 que planta frutillas en San Antonio, Canelones, y es una de la mujeres transformadoras que eligió el MGAP para contar su historia y trayectoria en el medio.

"Mientras tenga las manos y la cabeza bien, voy a tenerlo todo y puedo lograrlo todo”, aseguró Esther Pérez Cuadro, una mujer rural de 58 años que hace 24 que planta frutillas en San Antonio, Canelones.

Nació en una zona rural que se llama El Colorado de San Antonio, dentro del departamento de Canelones. Junto a sus 10 hermanos trabajaron desde los 6 años, siempre ayudando a su madre, Elvira Cuadro (hoy de casi 83 años), jefa de hogar que araba con bueyes hasta el momento de dar a luz y a quien nunca vio sentada. “Todos teníamos que hacer algo. Era mi madre la que empujaba la casa hacia adelante”, contó.

Se casó, pero siguió trabajando en el campo. Hoy vive a un kilómetro y medio de San Antonio. Con su marido continúan trabajando en el campo: él se dedica a hacer semillas y ella tiene una plantación de frutillas, que llegó al predio “por casualidad”. “Le tomé el gusto al cultivo porque me da muchas satisfacciones: venga bien o venga mal el clima, la frutilla no me deja nunca con las manos vacías”, contó.

Trabaja en esto hace 24 años y gracias a su producción, sus hijos estudiaron y se formaron. “Es lo que mejor sé hacer y es lo que me da estabilidad y una buena calidad de vida. Me levanto temprano todos los días, llueva o truene, sea sábado o domingo. No miro la hora porque siempre hay algo para hacer. Estoy muy orgullosa de lo que yo sé hacer”, aseguró a El País.

“Lo único que lamento es que no tuvimos niñez, porque a los 6 años teníamos responsabilidades. Mamá nos sacó adelante. La vida es una lucha continua, pero siempre hay que seguir luchando por las cosas buenas que tiene para darnos”, cerró Pérez Cuadro.

Esther Pérez Cuadro fue una de las tres “mujeres transformadoras” elegidas por el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) para que cuenten su historia en el marco de los reconocimientos por el Día Internacional de la Mujer Rural, celebrado el pasado sábado 15 de octubre.

“Es un reconocimiento al trabajo de las mujeres rurales. Este año hemos llamado a reflexionar sobre la capacidad transformadora de las mujeres rurales en todo sentido: en sus ámbitos, en lo social, lo cultural, en lo productivo, en lo económico. Son muy activas y, por eso, queremos que se visualicen estos valores”, explicó a El País la Dra. Fernanda Maldonado, directora general del MGAP.

En diálogo con El País, Maldonado hizo referencia a que el sábado se celebró que “hay un plan y que se está ejecutando”: el Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias.

De las casi 200 mil personas rurales que tiene Uruguay, un 48% son mujeres. De ese total, el 82% están en edad de trabajar. Sin embargo, poniendo lupa, en las poblaciones menores a 5.000 habitantes el acceso de las mujeres al trabajo “es bastante menor” que en aquellas poblaciones que superan los 5.000 habitantes, desempeñándose mayormente, además, en actividades domésticas o de cuidados.

Las mujeres ocupan el 20% de los puestos que genera el sector rural y son el 35% de la mano de obra vinculada a la industria del sector agropecuario.

Estos números son el espejo de la brecha que sigue existiendo entre hombres y mujeres, sobre todo en el campo y más aún en pequeños poblados. “Imagínate si habrá trabajo por hacer”, dijo Maldonado.

Plan. En los primeros 17 meses de ejecución del Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias, más del 60% de las 83 medidas están ejecutadas y/o en pleno proceso de ejecución con todo lo que eso implica. Dentro de esto, hay medidas hacia dentro del MGAP y otras hacia afuera; así como también hay medidas que son más tangibles que otras.

Cuando la nueva administración asumió el Ministerio y se trabajaba en la proyección de lo que se iba a realizar en políticas públicas de desarrollo, surgió la inquietud de cómo implementar políticas con perspectivas de género dirigidas a las mujeres rurales. Se trabaja con toda la institucionalidad agropecuaria y con diversas instituciones públicas, pero la clave es tener la voz de ellas: contar con el consenso de las mujeres de que pertenecen a los diferentes rubros, mediante un contacto de primera mano.

“Tratamos de ir a la médula de la cuestión. Es decir, no solo hacer política dirigida a las mujeres rurales tendientes a cambiar su realidad, sino también mejorar la ruralidad en donde viven y, a su vez, modificar las bases sobre las que se generan políticas públicas”, explicó la directora general del MGAP, de las principales impulsoras del Plan.

En ese sentido, mencionó, se van a generar políticas públicas, no solo por parte del MGAP sino por parte del gobierno en general.

“Hoy el MGAP maneja muchísima información por todos los registros que lleva adelante, todas las estadísticas y demás. Queremos ir a la médula con medidas que quizás para las mujeres vinculadas al agro no son tan tangibles, pero en lo sustancial, son fundamentales”, agregó.

Muchas de estas medidas son hacia afuera y se resumen en aportar a la capacitación, a la inclusión digital, en cuestiones que tienen mucho que ver con el cambio climático, la autonomía económica, el empoderamiento, el acceso al crédito, el acercamiento a diferentes dispositivos tecnológicos y, a su vez, a las capacitaciones para poder utilizarlas.

Para esto se cuenta con compromisos y alianzas estratégicas con diversas instituciones como el INEFOP, el Plan Ceibal, Inmujeres y, entre otros, el Ministerio de Economía.

“Hemos sumado en estos meses a más de 25 instituciones públicas en la ejecución del Plan Nacional de Género de Políticas Agropecuarias: por eso decimos que es un plan vivo, porque una vez que empezamos a mover la máquina logramos un plan de 83 medidas, pero que continuamente está creciendo. Están creciendo, a su vez, las propuestas y demandas de las instituciones representativas del sector rural que participan activamente en la ejecución y en el seguimiento de las medidas. Llevamos más de un 60% de ejecución y se vienen medidas muy importantes, sobre todo vinculadas a la granja”, adelantó la directora del MGAP.

Justicia. El plan apunta, principalmente, al tema de la equiparación, de acortar la brecha: “es un tema de justicia”, aseguró Maldonado.

Para lograr esos cometidos, se entiende que el acceso de las mujeres a la información “es fundamental”.

“Acceder a la tecnología es un desafío; no a una computadora, tablet o a un celular, sino a amigarse con eso. Saberlo manejar, saber en dónde buscar la información. Tener información ayuda a tomar mejores decisiones en lo comercial, en lo productivo, saber qué hacer o qué no hacer. También en lo social es muy importante. El acceso a información de calidad es fundamental, por eso hacemos hincapié en esto”, agregó.

Por ello, la inclusión digital es uno de los grandes pilares que tiene el plan, que ya hizo un piloto en el cuál pretende llegar a 180 mujeres de todo el país con la entrega de dispositivos y con toda la capacitación frente al tema. Eso abre, a su vez, una ventana a las capacitaciones en en plano financiero.

De esta forma, unas medidas se encadenan con otras, buscando siempre generar autonomía económica en las mujeres, para que tengan más libertad en la toma de decisiones: “que puedan decir qué es lo que quiero hacer, quién quiero ser y dónde lo quiero hacer”.

“Hay cada vez más posibilidades de que las mujeres puedan optar por quedarse en el medio rural, sobre todo, las jóvenes. Que se sientan cómodas en el medio y que les brinde oportunidades. Hay grandes avances en la tecnología, en la comunicación y eso facilita la inserción de las mujeres en el sector agropecuario. Hay que seguir trabajando para que nadie se nos quede atrás”, afirmó.

Hoy, con un plan en marcha que cada vez tiene más alcance, Fernanda Maldonado recordó que todo partió de una motivación personal y de una promesa electoral. Cuando llegue la hora de dejar el puesto, le gustaría dejar un plan que funcione: “creo que esto no termina acá. Es un comienzo, porque marca la importancia que se le da a la mujer rural”, cerró.

Una directora que lleva a la mujer rural como estandarte

Fernanda Maldonado
La Dra. Fernanda Maldonado, directora general del MGAP, es de las principales impulsoras del Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias.
Francisco Flores/Archivo El Pais

El Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias (PNG Agro), constituye el resultado del esfuerzo mancomunado del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Instituto Nacional de Carnes (INAC), Instituto Nacional de la Leche (INALE), Instituto Nacional de Semillas (INASE), Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI), Instituto Nacional de Colonización (INC), Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) e Instituto Plan Agropecuaria (IPA), con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para Alimentación y la Agricultura (FAO). Sin embargo, la Dra. Fernando Maldonado, directora general del MGAP, fue una de las grandes impulsoras para que esto saliera adelante.

La motivación más grande que tuvo Maldonado para llevar adelante el Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias, viene atado a su propia historia: de su infancia, adolescencia y juventud y de cómo fue su desarrollo.

“Yo me crié en el medio rural, fui a escuela rural, soy hija de productores rurales e, incluso, durante mucho tiempo estuve vinculada como productora del sector rural. Entonces tengo allí las vivencias de mis abuelos, mis abuelas en particular, mis tías, mi madre... es un poco porque me crié en ese ámbito y fui viendo todas las dificultades y las cosas positivas que tiene trabajar y criarse en ese ámbito”, contó.

Durante toda su vida, Fernanda Maldonado, reivindicó mucho el rol de la mujer, sobre todo, el de la mujer rural en los diferentes ámbitos de trabajo. “Antes de asumir como directora general del MGAP, me desempeñé como asesora de gremiales empresariales, como asesora de la Federación Rural, participé como delegada de dicha institución ante muchos ámbitos en donde se abordaban diferentes temáticas y siempre aporté o traté de aportar la necesidad de trabajar en pos de la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Una vez que asumí como directora del MGAP lo que hice fue llevar adelante cuáles eran las políticas de gobierno: sensibilizar la perspectiva de género en las políticas generales, en este caso particular, las políticas generadas a través del MGAP”, señaló.

En ese sentido, se juntó la motivación e inquietud personal, pero también lo prometido en la campaña, y hoy está siendo ejecutado con éxito.

PNG AGRO: agente en la reducción de desigualdad

El Plan Nacional de Género en las Políticas Agropecuarias (PNG Agro), constituye el resultado del esfuerzo del MGAP, INAC, INALE, INASE, INAVI, INC, INIA e IPA, con el apoyo de la FAO. A partir de un acuerdo FAO-MGAP y de la aspiración de actuar en forma conjunta frente al lineamiento estratégico de igualdad de género, todas las instituciones mencionadas, priorizaron en 2020 trabajar en una acción común que permita a la institucionalidad agropecuaria ser un agente relevante en la reducción de desigualdades de género en el medio rural y el sector agropecuario del país.

De esta forma, el PNG Agro se desarrolla como una herramienta que permita concretar avances en la transversalidad de género de las instituciones del sector en el periodo 2021-2024.

Los Gambetta Saravia son unos criadores de ovinos natos, que por costumbre evolucionan para seguir creciendo y sembrando la pasión
Historias
El instituto es una formidable herramienta de desarrollo que atiende a los jóvenes del medio rural y les enseña mucho más que un oficio...
Historias
Perdió 50 silo pack que cotizan hoy unos US$ 5000 y se le quemaron 15 hectáreas de alfalfa: plantar una cuesta unos US$ 15 mil
Historias
Hace casi 2 años que al joven floridense la vida le cambió, pero no deja de extrañar su vieja rutina
Historias
Es de Lascano y lo será toda su vida: Alejandro De Barbieri es un reconocido terapeuta que ha dejado su huella por todo el país
Historias
Valentina Birriel Fernández tiene 32 años, un escritorio rural, dos hijos y hace lo que más le gusta y mejor sabe: subir a un estrado y rematar
Historias
El azar estuvo de su lado, pero Fernando Bove Pérez también hizo lo suyo. Tanto que ganó un Morosoli a la producción agropecuaria
Historias
Valentina Barone es veterinaria de libre ejercicio que hace 15 días recibió la peor noticia, pero tiene una hinchada que la acompaña...
Historias
Walter Abella Palacio, mejor conocido como “Serrano” Abella, nació en Treinta y Tres hace 80 años, pero más de la mitad de su vida vivió en Melo. Es una estampa del periodismo agropecuario y escucharlo hablar es un deleite. Con una voz atrapante, tiene la capacidad de trasladar a las personas con sus cuentos. Padeció la miseria, en una infancia dura y marcada por la prematura muerte de su padre, pero sabe reconocer y rescatar los mejores recuerdos. Hay gente que tiene magia y a él no le falta
Historias
Santiago Gutiérrez Silva tiene 28 años, es ingeniero agrónomo y militante del Partido Nacional. Le apasionan varias cosas, entre ellas la lectura, el campo y su cuadro de fútbol, Nacional
Historias
Nadie puede decir que no están y menos que no se mueven: un grupo de 75 mujeres de Tacuarembó fue en balsa a Blanquillo, Durazno, a celebrarse... un par de días después se tomaron un tren para seguir festejando
Historias
Llegar a la universidad nunca estuvo en sus planes, pero dejar de intentarlo tampoco: la historia de Álvaro Rodríguez, de Grecco
Historias

Publicidad

Publicidad