Gremiales

Sorpresa y confianza en el agro por el cambio de Ministro

La designación de Fernando Mattos es considerada “política”, pero que “nada cambia”.

Respaldo. El sector extiende la confianza al nuevo ministro, alguien vinculado a la agropecuaria.

Pablo Antúnez I Pablo D. Mestre.
En la tardecita de ayer el presidente de la República comunicó, vía twitter, que se designaba como ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca al Ing. Fernando Mattos Costa, en lugar del Ing. Carlos María Uriarte a quién le agradeció “por su calidez humana y su compromiso”.
La noticia, que obviamente se hizo “viral” en minutos, sorprendió al sector agropecuario.

Confianza.

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay dijo que lo tomó como una decisión del Poder Ejecutivo “que respetamos”, confiando “que el MGAP siga trabajando en pos del sector agropecuario”.

El Dr. Gonzalo Valdes Requena agregó que “es un cargo que se sabía que estaba asignado al Partido Colorado y si, como se dijo, la decisión fue impulsada por el Ministro Peña integrante del mismo Partido, probablemente el cambio haya sido político”.

El dirigente aseguró que, tanto con el Ing. Carlos María Uriarte, como con el Ing. Fernando Mattos “tenemos una excelente relación”, por lo cual consideró que “no hay motivos para que esto cambie y seguramente seguiremos trabajando en conjunto con el MGAP como hasta ahora”.

En ese sentido Valdes expresó: tenemos interés muy grande en una importante revisión de las instituciones agropecuarias, ver cómo lograr una mejor gestión aprovechando los recursos tanto humanos, como económicos de la mejor forma posible”. También dijo que tiene mucha esperanza “en el análisis respecto a las campañas sanitarias, lo que ya veníamos transitando en estos últimos días y teníamos planificadas otras reuniones por las campañas con los Servicios Ganaderos”. Mencionó “la ejecución lo más rápido posible de los programas de erradicación de la bichera, algo muy importante para los productores”.

Sorpresa.

El presidente de la Asociación Agropecuaria de Artigas y vicepresidente de la Federación Rural, Jorge Riani, dijo que “era difícil imaginarse un cambio tan repentino. Estamos todos muy sorprendidos con este cambio político”.

Incluso el pasado sábado, Carlos María Uriarte participó con su oratoria en el cierre del 104 Congreso Anual de la Federación Rural y “no dijo nada sobre el cambio. Es más sorpresa que otra cosa”, afirmó Riani.

Política.

“El gobierno tiene las potestades para cambiar a un ministro cuando le parezca”, aseguró por su parte del presidente de las Cooperativas Agrarias Federadas (CAF). Pablo Perdomo dijo que “teníamos un muy buen diálogo y los mejores conceptos del ministro Carlos María Uriarte”. Consideró que el cambio seguramente se debió a “un tema político, y se cambia por alguien del mismo Partido, por lo tanto no es crítico ni nada por el estilo”.

Mencionó que como gremial “debemos empezar con los temas que teníamos con el MGAP nuevamente, lo que nos llevará seguramente un poco más de trabajo, pero bienvenido con tal de solucionar las cosas”.

Sobre el nuevo ministro, el titular de CAF sostuvo que “el Ing. Mattos ya estaba en el gobierno presidiendo INAC y es del mismo sector político del ministro que se va, por lo que entendemos que no debería ser nada caótico”.

Respecto a en qué políticas debería poner énfasis la nueva administración del MGAP, Perdomo dijo que “en la concreción de algunas cosas, la agilidad en algunas políticas que son difíciles debido a un Estado muy burocrático y pesado y que muchas veces los políticos que están en el MGAP si no tienen respaldo fuerte detrás es difícil llevarlas a cabo”. Según su visión “el ministro que sale tenía un conocimiento a pleno de todo el país productivo, pero no venía del sector político, quizás eso le pasó la cuenta”. Pero afirmó que es un cambio más, “tampoco hay que dramatizar el tema, hay que seguir para adelante y hoy lunes nos estaremos contactando con el Ministro Mattos”.

Optimismo.

Al igual que al resto de los gremialistas, al presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago, le sorprendió el rápido cambio de la titularidad del MGAP. “Sabíamos de algunas dificultades pero eran lógicas dentro de cualquier gestión de gobierno. Nunca esperamos que fuera tan repentino el cambio”, dijo.

Las gremiales del sector, a través de Campo Unido, mantenían un grupo de Whatsapp en el que interactuaban permanentemente con el ex ministro Uriarte y en ese entorno, no se veía un desenlace de este tipo, “por más que el presidente de la República tiene la potestad de hacerlo en cualquier momento”, manifestó.
Mirando para adelante, Lago dijo ser “optimista”, porque el nuevo ministro “tiene capacidad y eficiencia para desempeñarse exitosamente” al frente de la Secretaría de Estado.

“Mattos tiene una enorme capacidad, pertenece al sector agropecuario, fue representante gremial, porque presidió la Asociación Rural del Uruguay y tenemos la esperanza de que a lo largo de su gestión, siempre esté involucrando a las gremiales en el diálogo”, agregó Lago.

Acelerador.

El directivo de la Agremiación Tamberos de Canelones, Justino Zavala, dijo que “no hay duda que es un cambio político, porque Mattos pertenece al cerno del Partido Colorado”.

El dirigente consideró que en la nueva gestión del MGAP “no habrá cambios” o por lo menos, eso esperan los gremialistas del agro. “Nos parece que no habrá mayores consecuencias en la política hacia el sector”, estimó Zavala.

La meta del sector era “apretar el acelerador a fondo dentro del MGAP en la definición de políticas con mayor profundidad una vez superados los temas más coyunturales o más instrumentales, como el Fondo de Garantía Lechero (Fogale) o las inequidades que había con el Fondo Lechero, entre otras”.

Explicó que ahora la idea de las gremiales lecheras es “focalizarse más en políticas de fondo y eso es lo que veníamos conversando con el MGAP. Pienso que para eso, el cambio es favorable”, porque “siempre es bueno tener un ministro de Ganadería con mayor peso político dentro del gobierno”.

Valoró el trabajo de Uriarte y el diálogo que mantuvo con todas las gremiales del campo. “Trabajó muy bien y estaba todo bien con él”.