Ganadería

Piden mayores controles para reducir la garrapata

MGAP detectó un millón de movimientos sin despacho de tropa.

 
El titular de la División Sanidad Animal del MGAP, Carlos Fuellis, dijo en la Asociación Fomento Rural de Velentín (Salto) que se detectó un millón de movimientos de ganado sin despacho de tropa. Este requisito es obligatorio cuando se mueven bovinos de un departamento a otro o hacia otro establecimiento, desde un predio que está interdicto porque tiene garrapata.

Según publicó Diario Cambio, los productores de la zona que participaron en la reunión con el jerarca sanitario pidieron al MGAP que establezca una zona de control de la garrapata, para poder trabajar en su erradicación, pero Fuellis aclaró que no está el personal necesario para hacer los controles a nivel de campo.

Semanas atrás, el Consejo Directivo de la Federación Rural se reunió con el director de los Servicios Ganaderos, Eduardo Barre, donde también se le manifestó la necesidad de ajustes en algunas campañas. En esa oportunidad, el jerarca también aclaró que no hay recursos dentro de la Secretaría de Estado como para incrementar los controles. No sólo hay menos personal, sino que también se incrementó la tarea de los técnicos y eso hace que no den abasto.

En Salto, el director de Sanidad Animal explicó que el despacho de tropa, está básicamente “sobre el momento de sellar la guía, en el ámbito policial y sabemos que no siempre eso está funcionando como queremos”. Agregó que se trabaja desde el Ministerio para desarrollar “herramientas modernas, informáticas, que estén basadas en la trazabilidad sanitaria” para poder complementar las acciones, publicó Diario Cambio.

Según aclaró el titular de la División Sanidad Animal, los productores que cometieron la irregularidad de mover ganados sin hacer despacho de tropa fueron sancionados.

Difícil. Este es un año complicado para la garrapata, que mostró parasitaciones tempranas y mayores casos de enfermedades asociadas (babesiosis y anaplasmosis).

Este mes deben comenzarse los tratamientos generaciones que son básicos para bajar la población del parásito en el campo.
Veterinarios y laboratorios afirman que existen herramientas suficientes para controlar la garrapata. Los tratamientos generacionales apuntan a evitar que caigan garrapatas fértiles al campo y sigan parasitando.

“Los baños contra garrapata, que tienen poco poder residual, deben aplicarse cada 21 días. La ivermectina 3,15% que es muy utilizada, implica hacer tratamientos cada 35 días y en caso del fluazurón se debe usar cada 45 días entre tratamientos”, explicó semanas atrás a El País Rafael Carriquiry, veterinario del Instituto Plan Agropecuario . Manejando esos períodos, las garrapatas que caigan en los campos no pondrán huevos, cerrándole el círculo vital al parásito.

Carriquiry también consideró que “la resistencia no es el principal problema del fracaso de los tratamientos” contra la garrapata del bovino. La resistencia a los diferentes principios activos debe ser comprobada en laboratorio y para eso, hay que mandar muestras y apoyarse en los veterinarios de campo.
“No hay garrapata que no se pueda controlar o erradicar”, advirtió el técnico del IPA y recordó las experiencias desarrolladas por la institución en Rivera, en algunos predios forestales, donde se eliminó la garrapata con los tratamientos que están disponibles.

En esos predios se erradicó el parásito usando la química y estrategias como el tratamiento generacional y los planes de control”, remarcó el veterinario.
A su vez, en caso de la babesiosis y anaplasmosis, enfermedades asociadas a la garrapata, hay vacunas que pueden aplicarse al ganado y considero que “su relación costo beneficio son muy interesantes”, afirmó el especialista del IPA.