Ganadería

El ovino puede “superar” las actuales “restricciones”

Nuevo presidente del SUL demandó “una decisión política”.

Cambio de mando. Miguel Sanguinetti y Alejandro Gambetta.

Planteando el desafío de subir el stock ovino a 12 millones de cabezas para llevar a las exportaciones del rubro al tercer o cuarto lugar y generar más empleo, Miguel Sanguinetti Gallinal asumió ayer la presidencia del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) por los próximos cuatro años. En el tradicional acto de asunción, recibió el cayado (bastón de madera con mango curvo con el que el pastor conduce a su majada) de manos de Alejandro Gambetta, presidente saliente.

Rodeado de su familia, amigos, técnicos de la institución, industriales laneros y referentes del rubro ovino, el flamante titular del SUL reclamó “una decisión política, que es la que faltó en estos últimos años”, para revertir la caída del stock ovino y volver a contar con la oveja al momento de tener que generar más empleos y divisas para el Uruguay. “Hay que superar las restricciones, se pueden superar” y reconoció que “hay momentos en que pensamos que la mosca de la bichera (gusano barrenador del ganado) es la primera restricción, en otros momentos que lo es el abigeato y en estos días, pensamos que los perros abandonados son el peor problema a superar”.

Con su afirmación hizo referencia al reciente ataque y pérdida de 200 ovinos que padeció una productora de Tacuarembó y los encontronazos entre los productores y la fiscal que atendió el caso.

Sanguinetti mostró con cifras el potencial del rubro ovino. En 2018 Uruguay tenía 6.334.000 ovinos (Dicose 2018) y según la estimación del Secretariado Uruguayo de la Lana “el stock se mantendría estable en estos números”. Según la Encuesta Ganadera el rubro ovino cuenta con 17.093 productores y el año pasado se exportó por US$ 327 millones, cifra que implicó un aumento de 16% frente a 2017. “Uruguay vive momentos complicados donde cierran las empresas y hay gente que se queda sin trabajo. Aquí hay un rubro que si le damos las condiciones aseguro que puede ayudar a solucionar la problemática”, advirtió el flamante presidente del SUL.

Entre los principales desafíos Sanguinetti planteó “el acceso a los mercados, tanto para lana como para carne” y reclamó la exportación de ovinos en pie, especialmente en los meses en que la industria se ve superada por la oferta. Pidió también “desestacionalizar la faena, porque está concentrada en los últimos cuatro meses del año”. Otro de los desafíos planteados por el titular del SUL fue: “capacitar y difundir las nuevas técnicas de trabajo con los ovinos” y remarcó que el SUL continuará por ese camino trazado de la tecnificación.

resistencia. Por su parte, el presidente saliente, Alejandro Gambetta, enumeró algunas acciones de la institución que dirigió. Dijo que “uno de los mayores desafíos fue enfrentar el retiro jubilatorio de un alto porcentaje del personal, que contaba con un promedio de 30 años de servicio, en una institución que por diversas razones, no contaba con un relevo generacional. Mucho se avanzó en estos 4 años, SUL como institución cambió, va por un camino moderno y profesional y con más del 90% de los nuevos técnicos que se encuentran cruzando post grados, maestrías y otros finalizaron cursos de doctorado”.

Recordó las seis líneas estratégicas de trabajo: Identificar y potencializar las oportunidades que generen nuevos ingresos económicos a la institución. Promover los campos como centros de referencia de tecnología de punta. Alcanzar un fortalecer acuerdos institucionales. Optimizar todas las acciones de investigación y transferencia. Continuar la profesionalización de recursos. Optimizar los proceso de capacitación y transferencia de conocimientos.

Posteriormente, aclarando que eran reflexiones personales, reconoció que cuando se es “agente de cambio la resistencia aparece. Me ocurrió en el SUL, donde ocupe diversos cargos. Esas resistencias se hicieron presentes en septiembre de 2018 en el Prado, cuando se pretendió generar una crisis institucional provocada por visiones diferentes sobre la gestión organización. Me generó costos importantes y el enlentecimientos y parálisis de ciertos procesos que estaban para ser ejecutados en el corto y mediano plazo en el SUL.”.