Ganadería

¿Cómo invertir en ganado sin conocimientos sobre campo?

Hay varias opciones para pequeños ahorristas a partir de los US$ 5.000

 

Pía Mesa. 

Uruguay es un país enfocado en el agronegocio. Pero, a la hora de invertir su ahorro, un uruguayo difícilmente piense en hacerlo en vacas. Aún así, hay opciones para el pequeño ahorrista que quiera invertir en el campo y no necesita conocer cómo funciona el ciclo de una vaca para hacerlo.

Finanzas de Bolsillo consultó a operadores en esta materia quienes coincidieron en que el primer aspecto clave a tener en cuenta es el historial y el respaldo de la empresa.

“Invertir en algo en lo que no sos experto genera un acto de confianza con la empresa a la que vas a entregarle el dinero”, indicó Pablo Carrasco, director de Conexión Ganadera, una empresa con más de 20 años en el mercado.

Las opciones de inversión que ofrece esta empresa son básicamente tres: terneros, engorde y bono ganadero.

El primero es un producto que requiere una inversión mínima de US$ 15.000, tiene un plazo de seis meses exactos y ofrece una rentabilidad del 8% sobre el capital invertido.

El segundo consiste en hacer engordar a los animales que terminarán en el frigorífico, tiene una duración variable de entre 12 y 18 meses y una rentabilidad del 9%, en este caso la inversión mínima requerida es de US$ 20.000.

Por último, el bono ganadero que consiste en comprar vacas de crías (preñadas o recién paridas) para luego vender sus terneros. Esta opción requiere una inversión mínima de US$ 25.000, ofrece una rentabilidad anual del 10% y tiene un plazo de dos años, es decir que el inversor cobrará la primera parte a los 12 meses y el resto al finalizar el contrato (24 meses).

En los tres casos, los productos son de renta fija (se conoce previamente cuáles serán los dividendos) y el ganado está a nombre del inversor.

Otra empresa del rubro es República Ganadera, en su caso se dedican exclusivamente a la cría de ganado y la inversión mínima requerida es de US$ 5.000. Al año de firmado el contrato, la empresa le paga al inversor una renta fija que será establecida de acuerdo al monto de la inversión. De US$ 5.000 a US$ 15.000 la renta es del 8%, de US$ 15.000 a US$ 25.000 es del 9% y de US$ 25.000 en adelante es del 10%. Solo quienes inviertan más de US$ 25.000 tendrán el derecho de que el ganado esté a su nombre.

Por otro lado, la empresa Zambrano & Cía. ofrece un producto de renta variable llamado AgroBono que consiste en un acuerdo de capitalización con el dueño del campo y tiene opciones de cría e invernada. Es decir, se diferencia porque permite que el inversor tenga una renta de acuerdo a la cantidad de kilos que produzca el ganado. En este caso, según explicó Gerardo Zambrano, la clave del negocio está en elegir un campo con buenas pasturas.

Esta opción —además de poner el ganado a su nombre— le asegura al inversor una rentabilidad base del 3% anual sobre el capital invertido (oficia como una garantía), sin embargo, su rentabilidad variará de acuerdo a los kilos que el ganado produzca durante un año y se repartirá entre el propietario del campo y el inversor. Según indicó Zambrano, en este caso el promedio de la rentabilidad ronda entre el 8% y el 10%.

En cualquiera de las tres empresas, el inversor puede desentenderse por completo de los trámites y la gestión del ganado. Además, tiene la posibilidad de ir a visitar los campos en donde se encuentran sus vacas. Para Nicolás Jasidakis, director de República Ganadera, es fundamental que el inversor vaya a ver su ganado al menos una vez durante el contrato. “Si quiere trabajar su ganado puede hacerlo y si quiere desentenderse y solo cobrar también, pero al menos una vez recomiendo que vayan a verlo”, indicó.

Según los expertos, una de las dudas más frecuentes que tienen los inversores al ingresar al negocio es saber qué ocurre en caso de robo o muerte de ganado. Sobre el abigeato, los especialistas coincidieron en que el riesgo es casi inexistente porque cada vaca posee una caravana de identificación que, debido al sistema de trazabilidad, permite rastrear su ubicación. En caso de muerte del ganado, algunas empresas se hacen cargo mientras que otras establecen un porcentaje mínimo de muertes previstas, sin embargo coincidieron en que es clave que el inversor preste atención a este punto a la hora de firmar el contrato. 

El consejo del director de Conexión Ganadera, Pablo Carrasco, es que el inversor sea siempre dueño de la vaca. “Si te invitan a ser un productor ganadero que participa en todo el negocio o te invitan a ser solamente dueño de la vaca, tratá de ser dueño de la vaca porque es el motor del negocio, el que mueve y paga las cuentas”, dijo.

Según Alejandro Berruti, director de Portfolio Ganadero (su empresa ya llegó al tope de inversores), al invertir por primera vez es mejor optar por un producto de renta fija y probar el negocio con un monto mínimo.

 

¿Qué pasa si me quiero retirar antes del plazo?

Una de las preguntas frecuentes al invertir en ganado es saber qué ocurre si el inversor quiere retirar su dinero antes del plazo estipulado en el contrato. Si bien esto depende de cada empresa en particular, cabe aclarar que todas suelen tener una cláusula de retiro anticipado a la que hay que prestar especial atención. En algunos casos, la empresa habilita el retiro del dinero pero cobrará una multa, en otros no cobrará ningúna penalización y en otras empresas lo hará dependiendo del monto a retirar.  

 

Inversores ganaderos uruguayos y extranjeros

La mayoría de las empresas dedicadas a ofrecer productos de inversión en ganado, permiten el ingreso de uruguayos como también de inversores extranjeros. Además, en algunas de las compañías habilitan la entrada al negocio a personas físicas y jurídicas. Según los expertos consultados, la mayor parte de los inversores son uruguayos, aunque hay un “gran porcentaje” de argentinos.

Rurales EL PAIS