Ganadería

Buenas noticias para la ganadería: Tres millones de terneros

Las cifras preliminares de la declaración de Dicose 2020 resultaron muy alentadoras

Pablo D. Mestre.

En un hecho histórico, se logró superar la marca de los tres millones de terneros en el país, cifra que desde hace muchos años estaba fijada como una meta productiva. Y más que eso. Pues se estima que la cantidad de terneros será de unas 3.112.158 cabezas, un incremento del 10%.

El aumento en el stock de esta categoría es un logro de todo el sector, aseguró el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte. Dijo que “son de las noticias que nos alegran, llegó la hora, después de tantos años de trabajo de los productores”.

Los números conocidos reflejan que se mantuvo el rumbo y se reafirmó el escenario de estímulo a la cría, sin la cual no pueden sostenerse el resto de los eslabones de la cadena cárnica.

Las cifras de la Declaración Dicose 2020 (preliminares) mostraron que se incrementa 10% el stock de terneros hasta las 3.112.158 cabezas, los novillos de 1-2 años aumentan 11% (1.037.386), los novillos de 2-3 años suben 6% (623.171), los novillos de de más de 3 años se mantienen estables en 411.625 reses, las vacas de invernada crecen 10% (457.100), las vaquillonas de 1 a 2 años aumentan 2% (1.323.421), las vaquillonas de más de 2 años suben 3% (472.174), las vacas entoradas se incrementan 4% (4.524.736) y los toros suben 7% (191.871).

En lo que refiere a los datos preliminares del stock ganadero por especies, el rodeo de bovinos de leche creció 8% hasta las 829.588 cabezas, el caprino bajó 9% (7.664), el ovino cayó 2% (6.407.321), el suino perdió 3% (127.256), mientras que el bovino de carne creció 6% (12.153.643) y el equino 3% hasta los 430.669 ejemplares.

Quizás el aumento en todo el stock bovino, “sea el inicio de que en Uruguay se pierda el miedo a producir más. Salir de la lógica que producir más lleve a reducción de precios”, estimó el subsecretario del MGAP. Ignacio Buffa.

Un completo análisis de las cifras conocidas, se puede leer en las columnas de Martín Olaverry y de Nicolás Lussich.