Forestación

Mejores precios para rubros forestales elevan exportación

Empresas con mayor expectativa de colocación en rollizos de pino.

Embarques de madera de pino a China. Foto: El País.

Pablo Antúnez

Las exportaciones del sector forestal están creciendo, básicamente en función de precios. En celulosa, principal producto de exportación de la forestación uruguaya,  se está dando una mejora de valores y se colocó en el primer semestre un volumen creciente.

El presidente de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay, Carlos Faroppa, recordó a El País que en 2017 la exportación fue superior a 2016, por un fuerte componente de precios y por mayor exportación de tablas y rollizos. Se abrió la exportación de rollizos de pino y aparecieron nuevos jugadores en el mercado.

A su vez, el crecimiento estuvo dado porque también se colocaron más tablas de pino y eucaliptos.

Este año, desde la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay se considera que las condiciones son similares, “con la diferencia que puede haber un poco más expectativas en cuanto a la colocación de rollizos de pino”, mientras que en el caso de los rollizos de eucaliptos “se mantiene estable”.

Faroppa consideró que seguramente 2018 vaya a cerrar “con una mayor exportación frente a 2017 por un efecto, ya no tanto de volumen, sino de precios de algunos productos”.

China, al igual que en otros rubros, en la forestación también se va diferenciando más, principalmente por la compra de rollizos de pino, tablas y celulosa; cerca del 50% de la exportación de celulosa de las dos plantas, tiene por destino a China. También tienen su peso la Unión Europea, Estados Unidos, México, Vietnam y Taiwán.

Rubros. Analizando por rubros, el titular de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay consideró que la exportación de tablas “más o menos se mantendrá”, mientras que en rollizos de pino “hay algunos problemas de flete, mayor competencia de Nueva Zelanda y baja de valores internacionales”. A su vez, en rollizos de eucaliptos, consideró que las ventas al exterior “se mantendrán estables. Vamos a estar en los mismos niveles que el año pasado y es probable que se coloquen más tablas de pino”.

Respecto a tableros y contrachapados, el rubro está con una mejora. “El año pasado creció la exportación y es de esperar que este año se mantenga esa misma tendencia. El 2017 fue un mejor año para este rubro, tanto en precios como en volumen”, aclaró Faroppa.

Los productos con más valor que se exportaron el año pasado, después de la celulosa (fue el 85% del total) fueron: madera aserrada con US$ 91 millones; tableros contrachapados con US$ 61 millones); chips con US$ 59 millones; papel y cartón con US$ 32 millones y rolos de eucalipto con US$ 18 millones (datos Opypa).

Desafío. En forestación las empresas, sean plantadoras o industrializadoras, están obligadas a mirar a largo plazo. “Si bien el año pasado hubo cambios en la tenencia de la tierra, entraron nuevos jugadores y hubo ventas importantes. Esos nuevos compradores eran básicamente fondos de inversión”, recordó el empresario. Eso muestra que la forestación “continúa siendo atractiva  para los inversores y principalmente para los fondos de inversión”, reconoció Faroppa.

El desafío no sólo pasa por valorizar la producción sino también por la conquista de nuevos mercados. “Valorizar la producción siempre va de la mano de la tecnología. Tenemos altos costos país y eso hace que para competir, haya que ser intensivos en capital para aplicar alta tecnología”, reconoció Faroppa. A su vez, el sector debe seguir explorando para ver si hay nuevas inversiones en nuevos productos.

El empresario dijo que “por ahora somos eficientes en la producción en primera fase de transformación. Todavía hay un camino para explorar, pero en la medida que la estructura de costos del Uruguay mejore. Hoy por hoy cuesta mucho mantenerse en niveles de competitividad  y precios”. Para Faroppa, “elaborar hacia adelante va ser uno de los grandes desafíos”.

El sector forestal genera 25.000 puestos de trabajo.

Rurales EL PAIS