Expo Prado

Productor inglés de ovinos recorrió predios y revisó razas en Expo Prado

La Expo Prado también permite intercambiar experiencias entre los criadores de los distintos países, ver cosas mejorar  e intercambiar experiencias. Entre las visitas, se destacó la  del presidente de la Asociación de Ovinos del Reino Unido y su esposa, Bryan y Liz Griffiths.

 

Ambos recorrieron algunos establecimientos agropecuarios y llegaron al Campo Experimental del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL)  en Cerro Colorado, para conocer en qué trabaja Uruguay y conocer de `primera mano uno de los principales compartimentos ovinos de alta bio seguridad, precisamente, el que abrió la exportación de carne ovina con hueso a Estados Unidos.

Griffiths contó a El Paìs que su país la prioridad es la genética  de carne, porque es la producción principal. La genética lanera que se usa en el mundo fue producida en Australia y la genética ovina dedicada a la carne, viene de Europa. “Claramente las razas que están aquì, se  trajeron hace muchos años en pie y se han desarrollado para la pastura natural extensiva que hay en Uruguay”, pero el visitante afirmó que “estos últimos años en Europa se trabajó mucho genéticamente para mejorar la producción de carne Se crearon animales con mucha màs carne, que  pueden o no ser buenos para las condiciones que hay en Uruguay”.

El criador del Reino Unido dijo que en su país, la producción está focalizada netamente a la carne ovina. “Un tercio de la producción se exporta a Europa continental, Fancia, Bèlgica y Alemania. El foco está puesto  en animales con destino a  supermercados. Este sector  quieren un corte igual y con un determinado tipo. Son carcasas de poca grasa, de entre 16 y 19 kilos, con mucha carne”, dijo Griffiths.

El Reino Unido tiene muchas diferencias en las zonas de producción  y cuenta con ovejas adaptadas a todas las condiciones geográficas.

Dijo que como todos los sectores criadores de ovinos del mundo tienen problemas  múltiples, pero “ponemos mucho esfuerzo en ciencia e investigación para tratar de encontrar soluciones sustentables a estos temas. Con mucha investigación sobre vacunaciones, pero también educando a los productores para que entiendan cuáles son los problemas, para que los pueden solucionar”. En  el Reino Unido hay esquemas de monitoreo permanente sobre las conductas de los productores y sobre las buenas prácticas productivas, porque eso repercute directamente en los consumidores.

Bienestar animal. Para Griffiths el bienestar animal “es muy importante para los consumidores del Reino Unido y del mundo. Somos una isla pequeña con una población muy grande. Tenemos una población muy urbana y la gente siempre está pendiente de lo que estamos haciendo en los predios donde se produce la carne”.

El productor inglés contó que siempre se està tratando de comprobar que la producción “sea sustentable, que sea un producto sano y que cumpla con las normas de bienestar animal que piden los consumidores”.

Respecto al brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Griffiths  estimò que los productores ovinos serán los màs perjudicados. “Si se hace una salida de la UE sin acuerdo sería muy grave para el sector ovino del Reino Unido. Un 35% de la producción que va a Europa tendría una tarifa de 45%, muy alta. El impacto de eso sólo lo podemos adivinar, bajará precios y en poco tiempo algunos productores van a tener que dejar de producir”, explicó.

Asegurò que el brèxit forzado “va a desestabilizar un mercado que hoy està equilibrado. El sector ovino es el más vulnerable. El Reino Unido importa mucho, pero exporta mucha carne ovina”, dijo tajante el criador inglés.

 Genética. Hoy por razones sanitarias Uruguay no tiene habilitada la importación de genética del Reino Unido. El criador inglés espera que sea barrera sea levantada algún día para facilitar el intercambio de genética. “Estamos constantemente mejorando la genética de nuestros rebaños. Tenemos animales con mejor rendimiento carnicero que históricamente. El foco del Reino Unido es la producción de carne. Se podría ampliar la base genética de Uruguay si se permitiese incorporar genética”.

Finalmente, a modo de mensaje a los criadores uruguayos de razas dedicadas a la producción ovina, Griffiths les dijo que “están haciendo un trabajo espectacular” y los invitó al Reino Unido para que conozcan la realidad productiva, intercambien experiencias, conozcan las  investigaciones y se fortalezcan más los lazos de amistad entre los dos países.