carnes

INAC apunta a modernizar el abasto

Impulsan Plan Piloto de uso de guías electrónicas de propiedad y movimiento de carne, amparado en el Sistema de Registro y Gestión del Abasto que se creó en enero de 2021

Fernanda Cuervo

Pablo Antúnez

La próxima semana, el Instituto Nacional de Carnes (INAC), a través de su Dirección de Mercado Interno que lidera la Dra. María Fernanda Cuervo, pondrá en marcha el Sistema de Registro y Gestión del Abasto a través de una experiencia piloto, impulsando el uso de las guías digitales de propiedad y movimiento de carne en el abasto interno.

El 21 de enero de 2021 fueron aprobados tres decretos reglamentarios de la Ley de Transparencia Comercial e Inocuidad, herramientas que le confiere nuevas competencias al Instituto Nacional de Carnes (INAC) para habilitar las carnicerías en todo el país. Asimismo, se crea el Sistema de Registro y Gestión del Abasto (SRGA), herramienta que permitirá contar con un sistema preceptivo de información sólido que logra el control del flujo de mercadería de toda la cadena de forma eficiente y ágil, coadyuvando a la transparencia comercial.

En ese marco, se pasa a contar con trazabilidad en el mercado interno, se dejan de utilizar guías en papel y se sistematiza la información, ya que había una desconexión entre las bases de datos del mercado interno. Es en el marco del SRGA que se crea la Guía Electrónica de Propiedad y Movimiento.

“Será una experiencia novedosa y permitirá tener monitoreado todo el mercado interno. Va a brindar un impulso importante”, afirmó Cuervo a El País, sin adelantar mayores detalles sobre el plan piloto a desarrollar.
La modernización del mercado interno o abasto es uno de los ejes estratégicos del Plan Quinquenal del INAC, que busca garantizar la integridad del producto carnes y de los procesos. Este objetivo se refiere a los sistemas que permiten brindar la máxima transparencia comercial, enfocado a que las cadenas cárnicas sean supervisadas y monitoreadas para dar garantías a los consumidores.

Carnicerías. Por otro lado, prácticamente está terminado el Plan Piloto de evaluación diagnóstico de locales de carnicerías, que se desarrolló en Lavalleja, con el cometido de regularizar y mejorar el abasto interno.

La iniciativa implicó a 68 carnicerías de Lavalleja, buscando mejorar sus condiciones y apuntando a brindarle las máximas garantías al consumidor.

El Plan Piloto en Lavalleja comenzó el 21 de junio con la empresa LCQA, que fue la ganadora del proyecto. “Van más de 62 carnicerías relevadas. Estamos muy contentos con los informes que nos vienen entregando las empresas y los carniceros, por lo que nos han devuelto, también vienen muy satisfechos con los informes porque es muy clara”, destacó la directora de Mercado Interno del INAC.

Se empezó por Lavalleja porque sus carnicerías son representativas de los comercios que existen en otros departamentos, salvo en las de frontera, que tienen características especiales.

“Buscamos impulsar el Plan Piloto por un departamento que tuviera representación de lo que se da en todo el país y que no fuera muy grande en lo territorial, pero también que no fuera tan grande en cuanto a la cantidad de comercios, por eso terminó siendo Lavalleja”, explicó Cuervo.

Las carnicerías de Lavalleja tienen una regularización por encima de la media nacional y más del 60% de las carnicerías ya habían actualizado su información en el registro hace algunas semanas atrás.

Es en el marco de la campaña denominada “YoCumplo” que los carniceros deben pasar su registro a INAC desde el 21 de enero de 2021 y se estará entregando a los puntos de venta formalizados un sticker con código QR donde el consumidor puede chequear la situación formal del comercio desde su teléfono móvil. La información ofrece mayor transparencia y tranquilidad, tanto a los comercios, como a los propios consumidores.

Otras metas. “Tenemos un montón de metas para el mercado interno”, afirmó la jerarca de INAC.

“Primero que nada, la evaluación diagnóstica de estas carnicerías del interior del país, evaluar la metodología que estamos haciendo en Lavalleja, para ver la posibilidad de replicarla en otras partes del país y determinar en qué formato la vamos a replicar. Me refiero a si se hará con recursos propios o con recursos de terceros. Eso no está definido aún”, destacó Cuervo.

Entre las iniciativas también está un plan de formación de operarios y carniceros. En ese sentido, desde la Dirección de Mercado Interno se están dando los primeros pasos.

“Vamos a ver quiénes serán los socios estratégicos de INAC para formar los agentes del mercado interno”, afirmó la entrevistada. Hasta el momento no existe una escuela de carniceros, es una profesión que se transmite de generación en generación y hoy, el mercado demanda capacitación para mejorar la inocuidad del producto carne, pero también para poder brindar un mejor asesoramiento a un consumidor local cada vez más exigente. La última escuela destinada a capacitar a los carniceros funcionó hasta finales de la década del 90 en la órbita del Laboratorio Tecnológico del Uruguay (LATU), que otorgaba el título de ayudante cortador.

El curso lograba la inserción de prácticamente la totalidad de los participantes que se formaban para trabajar en las carnicerías, pero en ese momento, las autoridades del LATU, decidieron cerrarlo. La carne es un producto costoso y este tipo de prácticas producen mucho desperdicio del producto, complicando la ecuación económica.

Cabe recordar que hoy la habilitación de las carnicerías en todo el Uruguay es potestad del INAC y no de las comunas. El registro Único Nacional de Empresas Cárnicas (RUNEC), es una garantía para el consumidor y le garantiza la inocuidad de la carne que consume.