carnes

Esperan una ligera recuperación en la producción y exportaciones de carne de vacuno de Nueva Zelanda en 2021

La producción neozelandesa alcanzaría las 687.000 toneladas en 2021, un 1,75% más que en 2020

Carne vacuna. Foto: Campo Industria

EUROCARNE | El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ha elaborado un informe de previsiones sobre la evolución del mercado neozelandés de carne de vacuno. Entre sus estimaciones, apunta a que se recupere la producción en 2021 tras la severa sequía sufrida en 2020. Desde mayo de este año el país ha recibido lluvias y se espere que el ganado se recupere entre septiembre y diciembre de este año y haya mayores pesos en las canales.

Ante esto, la producción neozelandesa de carne de vacuna alcanzaría las 687.000 toneladas en 2021, un 1,75% más que en 2020, año en que llegaría a 675.000 toneladas.

Respecto a las exportaciones, estas alcanzarían las 615.000 toneladas en 2021, un 1% más que en 2020 por una mayor producción de carne de vacuno.

Aunque las exportaciones a China habían experimentado un aumento meteórico en los últimos años, durante la primera mitad de 2020 las exportaciones de carne vacuna de Nueva Zelanda a China cayeron mientras que los envíos a Estados Unidos se recuperaron. Esto se debió a la combinación de interrupciones logísticas causadas por la covid-19 para el transporte hacia China en febrero y marzo de 2020, seguido de un período de precios muy altos de la carne vacuna en los Estados Unidos durante abril y mayo.

Estos dos mercados suponen el 75% de las ventas neozelandesas y, a pesar de la caída, se espera que la demanda de China se mantenga fuerte debido al impacto continuo de la peste porcina africana allí. Los analistas de la industria y muchos exportadores consideran que China y Estados Unidos siguen siendo los destinos dominantes en el futuro previsible.

Aunque hubo algunos casos de covid-19 entre los trabajadores cárnicos, el impacto general en el sector ha sido relativamente menor. Nueva Zelanda ha tenido relativamente pocos casos y las instalaciones de procesamiento han podido adaptarse a las nuevas medidas destinadas a combatir la propagación de la enfermedad.