Agricultura

Recomiendan ensilar la soja con bajo potencial

INIA se apoya en experiencias de Argentina y Winsconsin.

Soja seca en Argentina. Foto: La Nación (GDA).

Las reservas de soja, utilizando aquellos cultivos más comprometidos con los rendimientos —hay varios productores que ya picaron algunas chacras—, surgen como una alternativa de alimentación animal para el invierno que se viene.

Aquellos cultivos descartados para cosecha de grano, pero que se encuentren aún en un estado adecuado y con un volumen de forraje que justifique destinarlo a reserva, pueden salvar a varios productores.

Como las experiencias de ensilajes de soja indican que sería posible lograr buenos resultados teniendo en cuenta algunos puntos, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) realizó algunas recomendaciones (Inia.uy).

Datos. Información consultada de INTA Argentina y de la Universidad de Winsconsin permiten dar algunas respuestas a los productores que se estén planteando la posibilidad de realizar reservas con esos cultivos de soja de bajo potencial agrícola, sostuvo el INIA.

La soja es una leguminosa que tiene alto contenido de proteína y bajo de azúcares. Esto constituye una restricción importante, siendo más dificultosa su conservación en comparación con un maíz o sorgo, por su baja capacidad de lograr una apropiada fermentación.

Datos publicados por INTA, documentan la posibilidad de ensilar soja en estado de R4 (finalizada la floración), con y sin pre marchitado. A los 90 días de cultivo, coincidiendo con el estado R4-R5, las producciones medias fueron de 4.900 a 8.000 kilos de materia seca/ha. La composición del cultivo presentó un 30% de tallo, 50% de hoja y 20% de vaina.

Según el informe del INIA, el pre marchitado fue suficiente para evitar problemas de altos nitritos, el uso de inoculantes biológicos podría ser bueno para mejorar la conservación al aportar una mejor capacidad de fermentación.

Cortar el cultivo de soja en estados más avanzados de desarrollo (cambio de color de hojas inferiores) es óptimo pero necesita una conservación excelente, este detalle es central, ya que el consumo se puede ver afectado por el olor desagradable de los silajes mal conservados, aclara el informe de INIA.

A su vez, la Universidad de Wisconsin probó el ensilado de soja a nivel de productores y enumeraron algunas recomendaciones basados en esta experiencia.

La institución aclaró que se puede cosechar en estado R7 (inicio de la maduración), con 50% de las hojas de color amarillo (estado tal vez más coincidente con nuestras sojas de primera).

El contenido de materia seca en este momento está cerca de la requerida para ensilar, es importante tener en cuenta que la calidad en este estado proviene de las chauchas, siendo que las hojas han perdido calidad y los tallos no tienen alto valor nutricional. En consecuencia, es vital si se cosecha en este estado no perder chauchas.

Por otra parte, el alto contenido de aceites en los porotos en estado R7 puede ocasionar una fermentación errática en el silo, reduciendo la palatabilidad y el consumo. Sin embargo, la mayoría de los productores cosecharon cuando la planta estaba entre R3 y R4 (posiblemente coincidente con sojas de segunda en este momento).

La soja en pie en estado R3 a R4 tiene alrededor de 20% de materia seca y debe ser llevada a 35% de materia seca para el ensilado. Se recomienda un picado de tipo “fino”, a 1 cm aproximadamente.

Este aspecto es importante para evitar que los animales seleccionen hojas y dejen tallos. Bajo estas condiciones, el contenido de humedad del silo será bueno y la fermentación adecuado. Las mezclas con otros forrajes son aceptables cuando asegura una mejor fermentación (más humedad, más sustratos para bacterias, etc.).

Rurales EL PAIS