Agricultura

Los próximos 10 días serán clave para definir rendimiento de soja

La cosecha de la oleaginosa depende hoy de cuánto y cómo llueva

MGA exhorta extremar cuidados para no contaminar la cosecha

Manuela García Pintos

La realidad climática actual con una notoria escasez de precipitaciones, y lo lejos que parecen estar, hacen que la situación de los cultivos de verano, sobre todo la de la soja, se haya vuelto realmente compleja, y dependiente del agua. Es por eso que, hoy, el principal cultivo de Uruguay depende de cuándo lleguen las lluvias, el volumen y la distribución de las mismas.

“Estamos en un año que se complicó en una etapa crítica de los cultivos. Se están haciendo ajustes a la baja en el rendimiento. Si llueve va a ser una baja menor, pero si no llueve la situación se va a seguir deteriorando”, aseguró Leonardo Olivera, director de la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca.

En ese sentido, Olivera informó a El País que se estima un rinde promedio de entre 2.200 y 2.300 kilos por hectárea. “Habrá que ver si llueve o no. Ese rinde es suponiendo que llueva algo en los próximos 10 días. Va a haber una caída de rendimiento importante”, lamentó.

En ese marco, Olivera opinó que el ánimo hoy “es bajo” producto que es un año con precios buenos, pero lamentablemente no se va a poder consolidar los ingresos porque los rindes no serán los mejores.

De todas formas, en caso de que ese fuera el resultado de la cosecha, no estaría tan lejano a los 2.100 kilos obtenidos en la zafra pasada.

Recomendación. El MGAP exhorta a extremar los cuidados para evitar la contaminación de la cosecha de soja, y recomienda redoblar las medidas de limpieza en la maquinaria en general para que no hayan semillas de otros cultivos.

En caso de que la cosecha sea contaminada no podrá exportarse, e incluso puede ser hasta descartada.

“La exhortación es a extremar cuidados, sobre todo en los primeros viajes de los camiones, las tolvas y demás; que estén limpios los equipos para evitar problemas”, expresó.

Si bien han sido mínimos, en el pasado se han detectado este tipo de problemas, y por eso siempre es bueno retomar la limpieza ante una zafra .

“Si un camión detecta grano curado a la hora del calado no puede seguir a exportación tiene que ir a la industria, o ser destruido”, dijo.

Los productores deberán minimizar el riesgo durante la cosecha manteniendo la inocuidad de la mercadería y evitando la contaminación de la cosecha con granos y/o pedazos de granos coloreados (curados) y malezas cuarentenarias es responsabilidad del productor.

La DGSA detendrá todas las cargas en que se detecten granos coloreados, lo que necesariamente ocasionará al transportista, traslados, detenciones y pérdidas de tiempo.

Además, el responsable de los centros de acopio deberá informar al MGAP la presencia de granos coloreados. Para eso, hay que comunicarse con la DGSA a los teléfonos 092 355 554 o 092 355 550.

El inspector constatará que se trata de un grano coloreado y a partir de ese momento se hará cargo de la actuación interviniendo la mercadería.

A su vez, se informó que es obligatorio registrar la ubicación de los puntos de control. Para entrar a las terminales portuarias, la carga debe haber sido revisada en un punto de control.

En la terminal portuaria es obligatorio el control previo a la carga para la exportación de granos y subproductos. Los operadores portuarios que realizan la carga de buques de granos o subproductos con destino a la exportación, tienen la responsabilidad en el control de los requisitos fitosanitarios, de inocuidad y calidad de acuerdo a las condiciones del mercado de destino. El control se debe realizar previo al ingreso al puerto camión a camión.

Los operadores deberán contar con equipamiento y personal idóneo para el manejo de muestras y análisis (Ings. Agrónomos y/o Peritos recibidores de granos y/o Técnicos agropecuarios con acreditación nacional en el tema y/o Especialistas titulados en el extranjero).

En ese sentido, resaltó la necesidad de prestar atención en el protocolo con China sobre las malezas cuarentenarias y recomendó hacer todo lo que se pueda a nivel de chacra y de acopio para segregar lo que es China de Brasil. A su vez, exhortó a mantener los cuidados y protocolos de covid-19 para que se de cosecha fluida y sin problemas en un eslabón clave de la cadena.

Crecimiento. De cara a la zafra de invierno, el director de la DGSA aseguró que se espera un crecimiento tanto en colza, como en cebada y trigo.

“El crecimiento que se espera es general; hay que ver en cada cultivo cuánto ocupa en esa área. Estamos lejos, pero sin duda que todos los operadores van a apostar”, concluyó.