Publicidad

Cámara Uruguaya de Semillas trabaja en el control de siembras de refugio en maíz

Como desde hace 19 años, la CUS desarrolla programa de Manejo de Resistencia de Insectos en maíz

Maíz
Cámara Uruguaya de Semillas

La Cámara Uruguaya de Semillas tiene como objetivo promover el uso de semillas de alta calidad, la incorporación de tecnología y fortalecer la actividad comercial semillerista brindando información técnica regulatoria. En este sentido, en biotecnología y bioseguridad es responsable del asesoramiento técnico y el manejo del programa de Manejo Resistencia de Insectos en Maíz (MRI), apuntando a cuidar la tecnología Bt, manteniendo baja la frecuencia de insectos resistentes en el campo y protegiendo la tecnología.

Desde hace 19 años la CUS cumple con el cometido de gestionar los programas de refugio, auditar el cumplimiento de las buenas prácticas en el cultivo y que las siembras se implementen de forma correcta. Los maíces que tienen la tecnología Bt son aquellos que han sido modificados genéticamente y se incluyeron genes de la bacteria Bacillus thuringiensis, que expresa proteínas con propiedades insecticidas para aquellos insectos lepidópteros y coleópteros.

El refugio consiste precisamente en que del 100% de cada chacra, al menos un 10% se cultive con maíz no Bt. Puede ser maíz tolerante a glifosato pero no con proteínas insecticidas. Esto hace que las poblaciones de insectos susceptibles se crucen con los que pueden llegar a ser resistentes. Para ello, la porción de refugio debe ser sembrada con determinadas características: la misma fecha de siembra y similares características de crecimiento.

“Cuando se lanzó esta tecnología los productores la adoptaron rápidamente porque vieron los beneficios: promueve mayores rendimientos, promueve menores costos, tiene menor impacto ambiental, hay menor necesidad de aplicar insecticidas que en el maíz convencional y por ende hay una menor toxicidad o residualidad”, aseguró Agustín Damboriarena, gerente de la Cámara Uruguaya de Semillas de Uruguay. A nivel productivo, esto brinda una flexibilidad para que los productores siembren en fechas tardías o de segunda, que cada vez son más comunes en nuestros sistemas productivos, aunque caen en épocas donde la presión de plagas es mayor. “Al tener esta tolerancia, se disminuyen esos efectos negativos que podría tener un maíz convencional”, agregó Damboriarena.

Es importante que el uso de esta tecnología se haga de forma responsable: no por el hecho de que las propiedades insecticidas se modifiquen genéticamente se puede plantar y “despreocuparse”. Se busca cultivar para proteger en el largo plazo y que sea una tecnología sustentable en el tiempo. A nivel de manejo podrá requerir menores aplicaciones de insecticida, pero no va a incrementar la necesidad de fertilización, sino que por el contrario, busca ser más eficiente. “Es importante cuidar esta tecnología porque demora entre 10 y 15 años en desarrollarse, y no se deben perder la posibilidad de tener cultivos eficientes en eso”, dijo Damboriarena.

A modo de ejemplo, desde que se lanzó este programa en sus primeros 5 años, se utilizó en un 80% del total de área sembrada. “Rápidamente fue adoptada y hoy en día el nivel de Bt en Uruguay es en un 90% del maíz, tanto que precisamente el 10% que no lo es apunta a ser refugio”, expresó Damboriarena, “es una tecnología que está funcionando y al productor le sirve”.

CUS sigue trabajando en promover la concientización para que los técnicos, las empresas y los productores entiendan los riesgos de perder una tecnología por quiebre de resistencia, y que eso implique volver varios pasos atrás a la vieja usanza del maíz convencional. Por ello, en conjunto con empresas importadoras y comercializadoras, la CUS va recopilando información sobre ventas y distribución de maíz, nutre la base de datos de productores que siembran y se coordinan visitas a chacras para verificar que siembren el refugio, ver cómo lo hacen y brindar asesoramiento. “Hay un trabajo de extensión y capacitación”, dijo Damboriarena. No en vano, en las últimas zafras solamente en un 10% de los casos hubo chacras relevadas con observaciones.

Con diversas actividades a lo largo de todo el día, se desarrolla este importante evento en Punta del Este
La fortaleza del dólar, ante los intentos para controlar la inflación global, pesan sobre los commodities agrícolas
El director de ADP dijo que el mundo demanda más aceite para sustituir el combustible y la canola, por ello y por el valor por tonelada va a defender al productor. Valoró tener 5 cultivos cada 3 años en las chacras y dijo que espera una expansión en soja, pero "evitar los errores es cada vez más fundamental". Guigou expresó que tal vez no veamos un crecimiento explosivo en área para todos los granos, pero sí en intensificación", y manifestó que hay que en Uruguay "hay que usar el agua en tiempo real, y la mejor forma es tener siempre algo creciendo en el suelo".
Trigo y cebada conservan muy buen potencial, parte de la canola está más comprometida
Gabriel Carballal aseguró que los cultivos están bien, pero faltos de agua
El año pasado una hectárea de soja promedio con renta en la zona este rondaba los USD 700 y hoy cuesta algo más de USD 800
Dicotomía en ciclo del nutriente obliga a buscar soluciones
Se presentó el plan de comunicación para el próximo año
Su objetivo es difundir los beneficios de la semilla de calidad y los destinatarios principales son los productores agropecuarios
En Valor Agregado de radio Carve, Rino Mazzilli, productor agrícola ganadero de Soriano habló sobre la situación de la agricultura
Con una tercera Niña consecutiva, el déficit hídrico empeora la condición del cultivo. Ahora se juega la segunda fertilización del cereal.

Publicidad

Publicidad