Agricultura

Cadena arrocera pidió al gobierno reabrir México

Cuatro mercados acaparan US$ 35 millones anuales en aranceles.

Productores arroceros se reunieron con el Canciller y el Ministro de Ganadería.

Pablo Antúnez

México continúa cerrado para el arroz uruguayo y la cadena arrocera pidió al gobierno acciones diplomáticas para reabrirlo.

En septiembre de 2019 se detectó gorgojo Khapra (Trogoderma granarium), una plaga cuarentenaria, debido a contaminación marítima. El problema afectó a un barco con 29 toneladas que estaba por llegar a puerto azteca.

La plaga se alimenta de diferentes cereales, tiene una capacidad de supervivencia muy grande y puede vivir dentro de un contenedor muchos años sin necesidad de comer. Desde septiembre y hasta ahora, el mercado mexicano permaneció cerrado para Uruguay.

Una misión oficial, encabezada por el entonces ministro Enzo Benech, logró que se descargara el arroz que iba en viaje, que eran alrededor de 50 toneladas y la llegada de una auditoría para revisar molinos y ver que no existe el vector de contaminación en Uruguay. Aún así, no se pudieron concretar más negocios.

“México se escuda en temas técnicos. Uruguay está libre de gorgojo Khapra, que fue la plaga que complicó el mercado. Fue contaminación marítima, pero lamentablemente, a través de la vía técnica no se pudo destrabar el mercado”, explicó a El País Alfredo Lago, presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA).

Lago comentó el problema al ministro de Ganadería, Carlos María Uriarte la semana pasada, durante una reunión que tuvo con las gremiales.

El secretario de Estado armó una reunión con el canciller Ernesto Talvi y su equipo. El encuentro de ayer, también incluyó a técnicos de Cancillería que trabajarán sobre este y otros temas, así como a la Gremial de Molinos Arroceros (la industria).

“Entendemos que debe haber una acción diplomática o política, porque para nosotros es fundamental retomar las exportaciones de arroz uruguayo a México, que es uno de los mayores en volumen y de los mejores en cuanto a precios”, destacó Lago. Más allá de destrabar México, la cadena arrocera planteó al gobierno la situación en Perú, las oportunidades en Colombia y Medio Oriente.

El titular de ACA dijo que tanto Talvi como Uriarte se comprometieron a hacer tratativas diplomáticas para eliminar las restricciones en México y otros países y generar una Cancillería de puertas abiertas, encausada no solo a través de la figura del canciller, sino también de su equipo técnico.

El planteo del sector también abarcó la rebaja arancelaria. Perú, Unión Europea y Turquía se llevan la mayor parte de los aranceles que paga el arroz.

Según un estudio de ACA, se pagan US$ 35 millones anuales de aranceles. “Es un 10% de las divisas generadas por todo lo que se exporta”, aportó Lago.

En Perú, tradicional mercado para el arroz Tacuarí, “se precisa trabajar a fondo. La franja de precios está en US$ 97 por tonelada que estamos hablando de 17% del valor de exportación”, explicó el titular de ACA.

Productores y molinos plantearon toda la estructuración de las ventas y cómo inciden los aranceles.

“A partir de eso, sin un plazo específico, se tendrá comunicación continúa a través de los técnicos”, dijo Lago.