Agricultura

Balance final de campaña de verano lo definirá el clima

Si bien mejoró la relación insumo/producto, porque subió la soja y la cuenta debería ser mejor, el balance final lo definirá el clima. Así lo expresó Tomas Molina, agricultor de Flores. 

Según dijo el punto de equilibrio hoy es bastante menor: “Sigue siendo pesado el punto de equilibrio en soja de primera -de 2.500 kilos por hectárea-, y la cuota es mejor en soja de segunda” -unos 1.800-, comentó. 

El agricultor señaló que la campaña de siembra de verano estuvo marcada por el déficit hídrico. En su caso, el área fue muy similar a la de un año atrás, pudiendo haber variado por las rotaciones básicas. 

En el departamento pasó lo mismo: más o menos el área se mantuvo. El precio de la soja es un factor que es visto con “muy buenos ojos”, aunque a la gente que le faltó el agua quizás no se haya animado a sembrar, aunque según dijo eso “no cambia demasiado”. 

“Yo voy vendiendo escalonado y planificado para tener un promedio anual. Empecé con US$ 340 la tonelada y llegué a vender a US$ 430. La idea es seguir vendiendo salvo que la condición climática ponga un freno. La idea es llegar a principios de abril con un 70% vendido”, comentó. 

Invierno. En cuanto a la campaña de cultivos de invierno, sostuvo que para él fue “histórica” sobre todo en gramíneas, no así en brassicas, tanto canola como carinata.  

“El trigo y la cebada fueron la nota alegre. La cebada me rindió 5.500 kilos, ni siquiera lo había soñado. El trigo estuvo un poco por debajo, y reafirma el concepto que tenemos mayor potencial de rendimiento en cebada”, dijo. 

De todas formas, valoró que cualquiera de los dos cultivos “dejaron una cuenta linda” que los productores la estaban porque llevan varios años malos. 

Escuchá la nota completa a Tomas Molina: