Lechería

Brasil suspendió la importación de lácteos desde Uruguay

Buscan investigar una posible triangulación de productos.

PAQUETES DE LECHE EN POLVO.

Brasil suspendió las licencias de importación de productos lácteos desde Uruguay hasta que el país “consiga demostrar que el cien por ciento de la leche importada es de origen uruguayo”, confirmó en conferencia de prensa Blairo Maggi, ministro de Agricultura de Brasil.

La medida le va a permitir al país norteño investigar la comercialización de lácteos de Uruguay tras ser acusado de una posible triangulación de productos que perjudique gravemente a los productores lecheros de Rio Grande do Sul, expresó en Twitter Ernani Polo, diputado de Brasil y secretario estatal de Agricultura.

La investigación tendría un plazo de tres semanas y de no constatar lo denunciado, el mercado retomaría la operativa con normalidad. Actores privados entienden que se trata de una suspensión temporaria para “reacomodar el mercado interno” y “menguar las fuertes presiones de los productores de Brasil”, dado que legalmente no pueden “cuotificar” las importaciones de lácteos desde Uruguay.

La semana pasada, la Federación de Agricultura de Rio Grande do Sul (Farsul) envió un documento a los parlamentarios argumentando que Uruguay estaba haciendo dumping con los lácteos y recomendó ver los procesos de importación.

No es la primera vez que Brasil intenta frenar el ingreso de lácteos uruguayos, buscando defender a sus productores lecheros, en un año donde la producción local creció.

El presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo De Izaguirre, dijo a El País que las autoridades de Cancillería y el Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, ya se comunicaron con su par Blairo Maggi defendiendo a Uruguay de la acusación y aclarando que la triangulación de lácteos no existe.

“Es una acusación alevosa. En 2016 se vendió más leche de la que se produjo porque había stock de lácteos de 2015”, pero además, “no hay importaciones que justifiquen ese argumento. La triangulación implica importar leche de otro país —cosa que Uruguay no hace—, procesarla y venderla como producto terminado dentro del Mercosur. “No importamos leche de Nueva Zelanda, como se acusa, ni de ningún otro país”, aseguró De Izaguirre.

“Es una acusación lamentable”, afirmó el presidente del Inale.

Rurales EL PAIS