Lechería

Analizan asistencia para un grupo de tamberos de Salto

Industria precisará más leche en el corto plazo.

Tambo  en Florida

Rurales – El País.

Pablo Antúnez

El presidente del Instituto Nacional de la Leche (Inale), Ricardo De Izaguirre aseguró que “en el mediano plazo la industria tendrá una necesidad de leche importante”, por lo que “las empresas deberían ir mejorando su posicionamiento en el mercado para ir captando más volúmenes”.

De Izaguirre se reunió ayer en Salto, en el marco del Consejo de Ministros, con un grupo de productores que conforman unos 60 tamberos remitentes a Indulacsa -propiedad del grupo francés Lactalis- que siguen muy preocupados por el precio que están recibiendo y por la crisis financiera que vive hoy la lechería.

“En Inale estamos buscando algunas soluciones financieras”, además de continuar trabajando con el grupo Lactalís “para ver si pude mejorar el precio. En general, todas las empresas van a precisar leche por las inversiones que están haciendo, incluso la misma Lactalis hizo inversiones”, explicó a El País el presidente del Inale.

En ese sentido, el jerarca comentó que tras algunos contactos mantenidos con Indulacsa se le manifestó al Inale que la empresa mantendría el precio que hoy le paga a sus remitentes para la leche enviada el mes pasado (unos $ 5,50 por litro).

Ayer los productores salteños le manifestaron a De Izaguirre la intensión de pasar a remitir a otras empresas lácteas, pero por diferentes razones no fueron absorbidos, quedando rehenes de esta situación en momentos en que la lechería mundial pasa por una crisis de precios que parece no tener fin.

En cuanto a posibles soluciones para paliar la crisis que vive este grupo de productores salteños, el titular del Inale dijo a El País que se analiza “la posibilidad de de concretar un crédito”, así como otras acciones -caso de aportarles semillas- para que puedan continuar produciendo en sus predios, pero prefirió no dar detalles. “La meta es buscar un mayor apoyo frente a las dificultades”, explicó De Izaguirre.

Con la problemática que viven, la lechería salteña se achica cada vez más y el volumen de vacas lecheras que se envía a las chacinerías sigue creciendo y está por encima del registrado el año pasado.

A nivel general, De Izaguirre confirmó que la mayoría de los tamberos cobró la segunda parte del Fideicomiso lechero y aclaró que “hubo algún productor individual que manifestó no cobrarlo porque se retira del sector o por otras razones”. Con los bajos precios las dificultades financieras se acentúan.

Rurales EL PAIS