Zafra de toros

En histórico remate, Las Anitas de Alfonso vendió los 81 toros Hereford PI a US$ 5.483

El Gran Campeón de Expo Durazno cotizó en US$ 39.600, compró “Loma Azul” de Federico Rubio. Los 88 toros promediaron US$ 5.324.

Pablo D. Mestre.

Hace unos años un reconocido cabañero le dijo a quien escribe que no le aburría ganar… “al contrario motiva a seguir…”.

Claro, ganar en una pista de calificación es porque a un jurado le gustó un reproductor… Pero ganar muchos años seguidos es sinónimo de hacer bien las cosas…

Y eso es lo que le pasa a cabaña “Las Anitas”. Porque ha ganado mucho en las pistas de calificación y este sábado ganó en la principal pista para el cabañero: en la de ventas.

Decir que vendió, en dos horas, los 88 Hereford y Polled Hereford ofertados a un valor promedio de US$ 5.324 ya es par destacar.

Pero lo es más, si se consideran los 81 toros de pedigree que hicieron un valor medio de US$ 5.483, convirtiéndose en el mejor promedio registrado hasta ahora en la zafra.

Pero es bueno que analicemos los números…

El remate empezó con la irrupción a la pista del local de la Rural de Durazno del RP 10267, que le hace honor al nombre que lleva: “El Padre”. Este toro (Forc Boomer en Redeem), que fuera Gran Campeón de la Expo Durazno era el único que se ofrecía el 50% en venta. Por algo será…

Y le hizo honor a los pergaminos pues cotizó en US$ 39.600 (19.800 el 50%), adquirido por cabaña “Loma Azul” de Federico Rubio.

Después se vendieron los otros 87 toros prácticamente en igual número de martillazos de Alejandro Dutra Lanza (de Escritorio Dutra que condujo las operaciones junto con Ramos & García).

El trámite fue tal que muchas veces el segundo o tercer toro del lote se vendía más caro que el primero, sin distinción entre mochos y astados.

A propósito, un toro astado, el RP 10232, un Catapult en la misma madre de Kamikaze, se comercializó en US$ 12.000, siendo adquirido por el Dr. Ruben Coito Pérez.

De esa forma se vendieron los 88 toros, que prácticamente entraban a la pista con oferta (en el toro 65 recién bajó el pique inicial de US$ 3.600, precio piso de los de pedigree).

Fueron 81 toros PI: 39.600, 3.600 y 5.483 y 7 toros PO: 3.840, 3.360 y 3.480.

Y por eso fue histórico…

Y al final los Alfonso festejaron. Un nuevo triunfo… Porque como dijo hace unos años el Dr. Fernando Alfonso Laurnaga a quien escribe: “no aburre ganar, sino que motiva…”.