ovinos

Proyecto contra bichera está prácticamente listo

Gobierno reafirmó “confianza” en rubro ovino, ministro Uriarte detalló avances y desde el SUL sigue firme producir más y con mayor calidad.

Pablo Antúnez

El proyecto de Ley que impulsa el control y posterior erradicación del gusano barrenador (Cochliomyia hominivorax) está prácticamente terminado y se continúan dando pasos decisivos contra esta zoonosis.

Según confirmó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, en el marco de la Jornada del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) con la prensa agropecuaria, “se presentaría al Parlamento antes de que termine el año”, pero ya se presentó un adelanto en la Comisión de ganadería de Diputados”.

Uriarte dijo que “ya están las primeras estimaciones de costos”, pero sin dar cifra alguna, explicó que todavía hay que seguirlos afinando. Agregó que se ha venido avanzando también “en lo que consideramos el marco legal para el programa de erradicación. Se creará una figura para estatal, cuya administración será de los productores y la dirección también. Va a tener un marco legal que está avanzado”. Como adelanto, el secretario de estado contó que “se agregó la posibilidad de sumarle una evaluación del impacto ambiental que tendrá el programa”.

El proyecto financiamiento internacional y tendrá una ejecución de tres años y las moscas estériles que utilizarán para bajar las poblaciones del parásito, provendrán de la planta de irradiación y producción de moscas estériles de Panamá.

El proyecto estaría comenzando a ser ejecutado en 2022, por que el plan de trabajo tiene previsto un año de preparación, de capacitación de los técnicos y personal de campo, el armado de la infraestructura y dos años de largar moscas al campo. En tres años quedaría controlado el problema.

El secretario de Estado, que remarcó la confianza del gobierno en el sector ovino, porque genera empleo, abre oportunidades y genera divisas, anunció el envío de una misión técnica a la planta de producción de moscas en Panamá, para la capacitación de técnicos locales.

En 1996, según un relevamiento en Uruguay del MGAP, se estimó que el gusano barrenador del ganado ((Cochliomyia hominivorax) causaba pérdidas por US$ 24.596.000. Posteriormente, en 2006, otro relevamiento marcaba pérdidas por US$ 38.400.000 y mostraba que la mosca se había fortalecido, incidiendo más en las economías de los establecimientos agropecuarios por la mortandad de animales y por el gasto en “cura bicheras”.

En 2014, otro relevamiento mostró mayor cantidad de animales afectados. Previo a comenzar a avanzar en este proyecto se hizo un nuevo estudio y los números dieron cifras muy parecidas. Los números que hoy tiene la Comisión de Trabajo, conformada por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Instituto Plan Agropecuario e Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, son bastante similares a los daños anuales que causa el parásito.

En nombre del gobierno, también defendió los avances en la lucha contra el abigeato y buscó un mayor compromiso de los productores en el trabajo mancomunado con la Policía. La tercera limitante son las jaurías de perros que destrozan las majadas. Ahí también hay “avances”, según el secretario de Estado.

El titular del MGAP destacó el trabajo del Ministerio del Interior y remarcó que “hubo un claro cambio en el personal del MI que se percibe. A eso se sumó a la Dirección de Seguridad Rural que aumento presencia de la Policía en el interior y en el contralor de los caminos”.

Perros. En ese sentido Uriarte destacó el programa piloto que se está haciendo en Cerro Colorado, con identificación, castración y entrega a refugios de perros que no tienen responsable, para ser re-ubicados. La organización que lidera ese paso es Cero Callejeros.

“El plan general se aplicará cuando esté en marcha el Instituto de Bienestar Animal”, aclaró Uriarte. “Se aspira hacer 300.000 castraciones por año, identificación de los animales por chipiado. A partir de enero esperamos contar con todo para apoyar este programa. Hay que reducir la población canina en Uruguay y bajarla”, afirmó el ministro Uriarte.

En febrero estará pronto otro proyecto innovador

En el marco del balance anual, el gerente del SUL, Romeo Volonté, destacó la creación del proyecto: Sistema Integral del Rubro Ovino (SIRO), propuesta presentada a la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE). “Tiene dos productos y es una plataforma informática que tendrá la digitalización del proceso de esquila y acondicionamiento de lana”, detalló Volonté. “Esperamos que los usuarios tengan su lugar en un portal sin costo”.

Es un año difícil pero con un futuro “optimista”

El presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Miguel Sanguinetti, reconoció que el 2020 “no deja de ser un año difícil para la oveja y para la lana”, por más que “el rubro ovino está acostumbrado a esto. No digo que lo podamos superar rápido, pero ha pasado por crisis y salió adelante”.

Sanguinetti reconoció que los desafíos para el rubro ovino “son enormes”, pero siempre se mostró optimista en que se saldrá adelante.

“Esta todo dado para que cuando pase la pandemia podamos hacer lo que queremos, que es producir más ovinos, más lana, más fina, de mejor calidad y mucho mejor acondicionada”, remarcó el titular del SUL.

Respecto al rubro lanas, más allá de los golpes que recibió el textil, Sanguinetti reconoció que está claro que “los stock de las industrias en el mundo son muy bajos y ha pasado los últimos meses que se comenzó a mover, con sus altibajos y dependiendo de lo que pasa en Australia cada semana”.

En ese sentido, recordó que se hicieron muchos negocios, pero “no a los valores que esperábamos. Lo importante es poder colocar el producto. Las lanas finas en los últimos meses salieron al mercado y se vendieron”, reconoció el titular del SUL.

A su vez, aclaró que el crecimiento de la faena de ovinos no implica que Uruguay esté en liquidación. “Los 840.000 lanares que se vienen faenando, no son número malos”, dijo Sanguinetti.

“Con todos los desafíos somos optimistas, hay problemas, pero los problemas que tiene la oveja, muchas veces, también los tiene la vaca”, reconoció Sanguinetti.
Uruguay tiene vocación ovina, tiene una cultura arraigada y el rubro brinda oportunidades a todos, incluso a los pequeños productores, afincándolos en la tierra y generándoles ingresos. Por eso la oveja les gana…