Publicidad

Los 3 millones se quedan cortos

Lo imprescindible es que se generen las condiciones para mantener lo más arriba posible el precio de los terneros

Rafael Tardáguila
Rafael Tardáguila

Los datos primarios de existencias ganaderas vacunas y ovinas dados a conocer por el Ministerio de Ganadería arrojaron algunas sorpresas y confirmaron tendencias muy positivas acerca de la evolución de la ganadería en los últimos años y las expectativas para los próximos. Lo más trascendente es que las señales están llegando de forma clara a la cría y esta reacciona. Por lo tanto, no es descabellado pensar en más de 3,1 millones de terneros contabilizados el año próximo, que son los que nacerán en esta parición que está empezando.

Entre las sorpresas, la primera es la velocidad con la que se dieron a conocer los primeros datos. Más allá de que luego haya que hacer correcciones (el año pasado sucedió así), es digno de felicitar de que a solo 10 días de cerrado el plazo para presentar las declaraciones juradas, ya haya habido datos. Se trata de una herramienta fundamental para la toma de decisiones y cuanto más se dilatara su anuncio, de menos servía.

La segunda gran sorpresa para quien escribe y para buena parte de los analistas del complejo ganadero es la virtual estabilidad del stock. Al 30 de junio había en el país, según estos datos, 11,89 millones de vacunos, unos 20 mil menos que a la misma fecha del año anterior, una caída de solo 0,2%. La expectativa, teniendo en cuenta la extracción récord de más de 2,9 millones de cabezas (entre faena y exportación en pie) era de una caída que, al menos de acuerdo con estos números primarios, no se estaría concretando.

Es factible que cuando se afine el lápiz y se den a conocer los datos finales, se produzca un descenso adicional, pero la magnitud no será importante. El año pasado sucedió eso: primero se divulgó una cifra primaria que era de más de 12 millones de vacunos y finalmente fueron 11,911 millones.

Imagen tartaglia_page-0001.jpg

Otra sorpresa es el crecimiento en la cantidad de ovinos. La extracción también fue alta para esta especie, por lo que el hecho de haber crecido 1% es una clara demostración de los buenos resultados de las señaladas. Fue un segundo año consecutivo de señaladas altas y no habrá dos sin tres; al menos así lo están indicando los datos del Taller de Gestación en Ovinos dados a conocer pocos días atrás en INIA Tacuarembó.

Entre las tendencias que se confirmaron con los datos del stock una de las más positivas es el rejuvenecimiento del rodeo vacuno. La altísima extracción vació los campos de animales más añosos (novillos de más de 3 años y vacas de invernada), en tanto que también hay una reducción de las vaquillonas de más de 2 años que, o fueron enviadas a corrales de engorde o ya forman parte del rodeo de cría. Este (vacas de cría más terneros) representa alrededor de 63% del total; en la década de los años 1990 eran poco más de 50%.

Otro hecho positivo, quizás el más saliente de todos, es que la cantidad de terneros contabilizados supera lo que se preveía. Son 2,98 millones de cabezas, lo que estaría determinando una tasa de destete de casi 69%, por encima de los niveles históricos y de lo que se podía prever teniendo en cuenta el dato de tasa de preñez del Taller de INIA Treinta y Tres el año pasado. Esto estaría indicando que los criadores no solamente están manteniendo la cantidad de vacas dentro del rodeo de cría, sino que además están tomando medidas, por un lado, para permitir que los vientres se preñen y, por otro, para disminuir la pérdida de terneros entre la preñez y el destete.

Por lo tanto, los criadores están respondiendo, vía medidas de manejo, a los incentivos que observan en los mercados con los altos precios de los terneros. Sale caro perder terneros o, visto desde el otro ángulo, vale el esfuerzo de intentar que se pierdan menos. Esos dos puntos porcentuales más de tasa de destete este año son unos 100 mil terneros más.

Pero lo de este año bien puede ser un paso en la senda de crecimiento que vuelva a ser superado el próximo. De acuerdo con el Taller de Gestación de INIA Treinta y Tres este año, las expectativas son favorables en cuanto a la cantidad de terneros de la parición que está comenzando. Las vacas gestantes eran 80% del total. El promedio de pérdida entre el dato de gestación y el destete es de 10%. Si se logra mantener pérdidas relativamente bajas y teniendo en cuenta que este invierno las vacas de cría son 4,36 millones, con una tasa de destete de 72% en 2023 se estarían destetando más de 3,1 millones de terneros. Aquella aspiración de los 3 millones de terneros empieza a quedarse corta.

Sería un hito que permitiría empezar a pensar en niveles de actividad superiores a los que se han registrado hasta ahora. Además, teniendo en cuenta lo que ya se ha mejorado en los siguientes eslabones de la cadena ganadera (recría y terminación) que redujo significativamente la edad a la que los animales llegan a peso de faena, esa generación podría comenzar a quedar disponible a partir del último tramo de 2024 y más claramente en 2025. A la vuelta de la esquina.

Con el contexto actual de demanda internacional, no debería haber problema para colocar de forma fluida todo lo que se produzca. Por lo tanto, no es esperable un impacto negativo significativo sobre los precios de los animales de esa generación como consecuencia del aumento de la oferta.

Mirando hacia adelante, se sabe que en la ganadería hay ciclos, por lo que no deberá llamar la atención que haya años de reducción. Lo que importa siempre, y más aun en el caso de la ganadería, es la tendencia en el largo plazo. Para eso, también se sabe, lo imprescindible es que se generen las condiciones para mantener lo más arriba posible el precio de los terneros.

Transitamos un momento del mercado donde los precios de la hacienda están en un proceso de reacomodamiento
Más allá de la raza que preferimos criar o del cruzamiento que queremos hacer, elegir bien por nuestros toros paga. Usemos la genética y los datos para seguir el proceso de más vacas, más toros y mejores terneros...”
Lo bueno de la ganadería es que se puede mirar lejos. Una decisión de hoy impacta en la oferta de tres años. Por eso, las señales de intensificación deberán llegar de forma más generalizada a la cría, el eslabón más complejo
Mercedes Gómez | Socia del estudio Nopitsch & Asoc. | [email protected]
Las cadenas agroindustriales responden por 21% del PBI del país, según un estudio reciente de Exante, presentado en la reciente Expo Prado. El agro no es el único sector de la economía, pero es tan importante como dinámico.
El mejor Prado en años, tuvo un punto opaco. La nula presencia de figuras del Frente Amplio el día de clausura. Algo agravado por una polémica sobre la invitación a Fernando Pereira (al parecersí, fue invitado), y hasta una campañita en redes apoyada por algún legislador opositor llamando a no visitar la Expo. ¿Por qué se dan estas cosas en momentos en que el agro es la locomotora que lidera la recuperación económica post pandemia?
Son 54 años de identificación y compromiso con un sector decisivo y vital de la economía de Uruguay. Un sector pujante y vigoroso que provee a la humanidad de carne de la más alta calidad surgida de la producción totalmente natural, que es valorada por los mercados más exigentes del mundo, así como diversos cultivos -de la soja al arroz- que encuentran gran demanda en diversidad de naciones. El 31 de mayo de 1968, El País estableció las bases de su Sección Agropecuaria, que se tradujo en páginas en sus ediciones cotidianas y un suplemento que reflejaron las opiniones, inquietudes, problemas y soluciones de los hombres y mujeres que son protagonistas, desde el amanecer de cada jornada, de la actividad agropecuaria, una labor que no admite pausa porque los tambos deben remitir todos los días la leche a las plantas elaboradoras, debe atenderse la alimentación y otros aspectos del ganado en los campos y cuidar los cultivos que siempre están sometidos al azar de las condiciones climáticas.
La gran cosecha de soja de este año impulsó con fuerza el PBI de la economía en el segundo trimestre, al tiempo que se sembró la mayor área de cultivos de invierno en décadas. Sembradoras y cosechadoras están a la cabeza del tren de la economía
Es un desafío importante, que el contacto entre el campo y la cuidad no sea solo durante la rural del Prado, debe ser todos los días pensando que sin dudas si al campo le va bien al país le va bien
Hay señales claras de retracción en el mercado chino -principal para la carne vacuna- pero la producción ganadera está fortalecida y se expresa con claridad en la Expo PRADO. Se suman inversiones para seguir creciendo, aún con precios menores
Es conveniente instrumentar la explotación a través de una SAS o SRL para poder aprovechar la exoneración de impuestos por las utilidades y la opción del Imeba, siempre que la superficie explotada y nivel de ingresos lo permita
El Criollo de La Pacífica ganó su Tercer Freno de Oro consecutivo y pasó a ser leyenda...

Publicidad

Publicidad