Ganadería

Países de Europa “preocupados” por eventual acuerdo con el Mercosur

El acuerdo comercial podría cerrarse a fines de junio.

Negociaciones Mercosur y la UE en Asunción, Paraguay. Foto: archivo Cancillería de Paraguay

Por Tardáguila Agromercados | Los líderes políticos de Irlanda, Francia, Polonia y Bélgica firmaron un documento que presentaron al presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, advirtiendo su “profunda preocupación” por un eventual acuerdo comercial con el Mercosur y su potencial efecto negativo sobre la producción agropecuaria de sus respectivos países.

El portal GlobalMeatNews informó que la carta fue enviada a principios de esta semana. En la misma se advierte sobre el “impacto negativo” que las cuotas ofrecidas para la carne vacuna de los países del bloque sudamericano tendrían sobre los mercados europeos. El portal agrega que un acuerdo con el Mercosur podría sellarse sobre fin de mes.

La misiva de los cuatro países dice que “las cuotas de importación actualmente negociadas para la carne vacuna pueden amenazar a estos frágiles sectores en nuestros países, en especial en estos momentos potencialmente dramáticos por un Brexit desordenado”. Agrega que “la acumulación de cuotas negociadas en varios tratados comerciales firmados por la UE puede desestabilizar la producción y el sector agropecuario” europeo.

Para ello, los cuatro países recomiendan a la UE que tome medidas para “preservar la actividad de los productores y proteger la economía rural”, así como garantizar la calidad de los productos importados. Entre las medidas exigidas se incluye que las cuotas actualmente manejadas para carne vacuna, de cerdo y de pollo, así como para azúcar y etanol, no sean elevadas; exigir garantías para que se cumpla con las exigencias sanitarias, fitosanitarias, de bienestar animal y ambientales de manera que las condiciones de producción sean “parejas” para todos los alimentos comercializados en la UE.

Además, solicitan que la certificación y el control de las cuotas sean ejercidos desde el lado de la importación y que se segmente a los productos de alto valor agregado, de manera que la importación de productos de alta calidad se mantenga en niveles mínimos.

Escuche en análisis de Rafael Tardáguila: