Ganadería

Menor volumen complica ingreso de carne desde Brasil

China es la prioridad para la industria y paga mejor.

Reuters.

Pablo Antúnez

Con más plantas frigoríficas habilitadas para exportar carne bovina a China, Brasil reduce la oferta de cortes desosados y envasados al vacío para volcar al abasto uruguayo.

Hoy más del 95% de la carne vacuna que se vende en el mercado interno es importada de Brasil, principalmente de Rio Grande do Sul, aunque también llegan embarques desde algunos estados de Brasil central.

La demanda de carne brasileña se mantiene firme, pero el problema es que “no hay oferta”, aclararon a El País algunos importadores locales que habitualmente compran y distribuyen el producto en el mercado local, apuntando tanto al segmento de las carnicerías como a las grandes superficies.

El mes pasado, las autoridades sanitarias de China habilitaron otros 25 frigoríficos brasileños, entre los cuales 17 se dedican a la producción de carne bovina. Los precios que paga el gigante asiático por la carne vacuna, buscando suplantar parte del faltante de cerdo causado por la peste porcina africana, siguen altos y la prioridad de la industria brasileña, al igual que la uruguaya, es atender esa demanda alta de China.

Con un dólar a 4,17 reales, el precio del ganado brasileño queda un poco por abajo del valor del ganado gordo en Uruguay —el novillo gordo está entre US$ 4 y US$ 4,10 por kilo— y la oferta, de cara a la primavera, comienza a crecer. Por eso, los importadores uruguayos estiman que los frigoríficos brasileños pasarán precios más bajos al momento de negociar nuevos embarques para los meses venideros.

Hoy el volumen de carne vacuna importada desde Brasil se enlenteció, no sólo por una menor oferta, sino también debido a la demora de las licencias de importación desde Brasil, que incrementó los controles de las mercaderías que llegan a los pasos de frontera.

La misma demanda alta de China enfrentan los frigoríficos uruguayos, que también tienen a este mercado como prioridad, sumado a una faena semanal que cayó a 39.688 cabezas, un 1,4 % menos comparado con la anterior semana que se posicionó en 40.253 reses (datos de INAC a la semana cerrada el pasado 21). La otra noticia es que las empresas frigoríficas dedicadas a la venta y distribución de carnes en el mercado interno crearon la gremial de plantas importadoras de carne.